El 19 de septiembre se ha convertido en una fecha de doble luto para los mexicanos producto de los terremotos y de la ambición del gobierno e inmobiliarias. Treinta y dos años después del terremoto de 1985, la CDMX, ahora, junto a Morelos, Puebla y el Edomex se cimbraron con un temblor de 7.1 grados, cuyos resultados hasta ahora son de 295 personas fallecidas, la mayoría en la capital del país, más miles de casas y edificios devastados en todos los estados afectados.

Aunque el sismo de este año fue 10 veces menos fuerte que el del ´85 y causó menos afectaciones que aquél, nos sigue mostrando que no estamos preparados en términos de infraestructura para soportar este tipo de desastres debido, principalmente, a la corrupción de las autoridades que permitieron que las edificaciones dañadas en el ´85 se ocuparan sin la restauración adecuada o ésta se realizó sin cumplir las normas. Actualmente, vemos cómo crece el grado de corrupción de los funcionarios de todos los niveles que en contubernio con las grandes inmobiliarias, construyen con dinero del pueblo obras que ponen en peligro a la población como la Guardería ABC, el socavón en el Paso Exprés de Cuernavaca y, ahora, la Primaria Enrique Rebsamen.

El cinismo ha llegado a tal punto que el gobernador de Morelos, Graco Ramírez, declaró en Jojutla, que la fase de rescate de personas había terminado e iniciaba la fase de remoción de escombros y de reconstrucción, ¡a menos de 24 horas del sismo! Seguramente ya tienen negocios apalabrados con las inmobiliarias -a quienes les urge cobrar los seguros y no dejar huella de sus corruptelas. El jefe de gobierno, M. Ángel Mancera junto con el gobierno federal, está haciendo lo mismo en la CDMX; a tres días del sismo amenaza con meter maquinaria para la remoción de escombros sin importarle las declaraciones de rescatistas y familiares de que todavía hay gente bajo los escombros y que probablemente, muchas de ellas puedan estar con vida. El gobierno federal en vez de ayudar a los damnificados solo se ha dedicado a reprimir la solidaridad del pueblo a través de la marina, el ejército y la policía local para acordonar las zonas afectadas, desalojar a los voluntarios, incluso por la fuerza, como pretendió hacerlo en la colonia Obrera donde se derrumbó una textilera donde laboraban mujeres -en su mayoría migrantes- pero donde los voluntarios lograron frenar a las fuerzas represivas y continuar con la labor de rescate ¡Llamamos a resistir reforzando las guardias,  plantones y vallas humanas en todos los puntos de desastre en donde la policía y demás cuerpos represivos de las autoridades están tratando de desplazar a los voluntarios civiles e imponer “orden” por la fuerza e, incluso, meter la maquinaria pesada en lugares donde aún hay posibilidades de encontrar gente viva, o es necesario sacar los cuerpos, asimismo, donde pretenden demoler edificios sin el consentimiento de sus habitantes!

En la Escuela Rebsamen, la presión de los rescatistas, voluntarios y de la población en general, logró también que el gobierno diera marcha atrás a las máquinas para que se continuara con las labores de rescate. Sin embargo, en la colonia Roma y otros puntos de la ciudad, el gobierno metió ya sus máquinas frente a los ojos atónitos de familiares y amigos de las víctimas atrapadas. ¡Es un acto asesino de estos gobiernos al limpiar las zonas afectadas para las inmobiliarias que pretenden levantar sus edificios sobre los cuerpos de las víctimas!

Al unísono con el gobierno, las televisoras han tenido un papel deplorable primero con llamados a quedarse en casa el día del temblor, mensaje que, afortunadamente, no fue acatado por la población y, después, armando un show con la inexistente niña Frida en la primaria Rebsamen para distraer a la población, ocultar las muestras solidarias de la población y tratar de recomponer la imagen nefasta del gobierno y sus militares. Ello no logró calmar la rabia de la población contra de los funcionarios de todos los niveles que no les están dando ningún apoyo, o por el contrario, se la apropian como es el caso de la presidenta del DIF en Morelos que retuvo el acopio solidario que iba hacia las comunidades de la entidad pero que el pueblo se organizó ¡para rescatar dicho acopio y retomar el control de su distribución!

En varios lugares, los voluntarios y vecinos afectados, han corrido a las autoridades cuando llegan solo a tomarse la foto, desde el mismo Secretario de Gobernación, Osorio Chong, en la colonia Obrera, hasta el delegado de Xochimilco por MORENA, Avelino Méndez.  En su voraz ambición, el gobierno está provocando aún más la cólera de la gente que, de por sí, ya desconfía del gobierno y de sus partidos. Sin lugar a dudas, la cínica actuación de los gobernantes y los partidos están poniendo todas las condiciones para que las elecciones del 2018 se den en un ambiente de alta tensión, inestabilidad y completo descrédito hacia el régimen y sus instituciones. La gente está pidiendo que el dinero presupuestado a los partidos e instituciones electorales para las campañas se destine a las miles de familias de los damnificados, de lo contrario, el costo político será alto ¡Que se cancelen las campañas electorales, pues la ciudadanía ya ha conocido en carne propia el actuar de cada uno de los partidos ante esta tragedia!

En resumen: lo que reveló de inmediato este desastre fueron dos cosas: a) una vez más la enorme incapacidad y desinterés de las instituciones gubernamentales para atender el desastre y b) la masiva y firme solidaridad de la población que se convirtió en millones de voluntarios para las labores de rescate, de recolección y distribución de acopio, la mayoría de estos, jóvenes entusiastas que desde los minutos posteriores al sismo y durante ya 4 días, continúan en las labores de apoyo. ¡Juventud ejemplar y combativa luchando por su pueblo!

Sin embargo, reina también una gran desorganización y desinformación resultado principalmente de la ineficacia y hermetismo del gobierno y que, incluso, ellos mismos han promovido mediante mensajes falsos y el desvío o retención de apoyo a través de Protección Civil en las cabeceras municipales. Por otro lado, debido a que no existe un referente que centralice la información y la organización para una mejor distribución de las brigadas de apoyo, según las necesidades específicas de cada zona de desastre. Contrario al caso de Oaxaca donde la sección 22 ha tenido un papel fundamental debido a su peso moral y a la presencia estratégica de los maestros que les ha permitido una mejor atención del sismo del 7 de septiembre. Por ejemplo, hay lugares como el centro de la CDMX que se desbordaron de manos de ayuda y víveres; mientras otras zonas más alejadas o en los estados como Morelos y Puebla les falta apoyo. ¡La magnitud del desastre nos exige pasar de la solidaridad espontánea al apoyo organizado y continuado pues las labores de reconstrucción tomarán semanas o meses!

Es preciso convocar a una Coordinación General de Brigadistas y Colonos Afectados del área metropolitana que elabore un diagnóstico general por colonia, municipio y estado afectado para detectar las necesidades primordiales y distribuya así las brigadas específicas. Se requiere la formación de comités o asambleas vecinales en las zonas afectadas que participen en ese diagnóstico que administren los alimentos y recursos para la contingencia y participen en la reconstrucción de sus comunidades.

En medio del desastre,el gobierno pretende regresar a la “normalidad” y ya está llamando al regreso a clases a partir del próximo lunes 25 de septiembre, así como, muchas empresas cuyos establecimientos presentan daños visibles han obligado de manera irresponsable a sus trabajadores a laborar en esos inmuebles, so pena de despido, violando claramente condiciones de seguridad mínimas. Ante ello como Agrupación de Lucha Socialista exigimos que no haya vuelta a clases hasta que todas las escuelas en todos los niveles hayan sido revisadas por comisiones independientes de expertos y se garantice la seguridad de las comunidades escolares. De igual forma, ¡que los trabajadores formen asambleas en sus centros de trabajo para oponerse al regreso de labores hasta que se garanticen las condiciones de seguridad en sus centros de trabajo y para oponerse a los despidos injustificados por ausentismo!

Asimismo, a tres años de la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa, convirtamos la movilización de este 26 de septiembre  en una gran protesta por el desastre humanitario, social y económico provocado por este régimen político-económico neoliberal así como el conjunto de sus instituciones y partidos que han quedado rebasados y han dado muestras de parálisis, ineptitud y desvergüenza ante la tragedia que enfrenta nuestro país; extendamos el reclamo al gobierno

¡FUERA EPN Y LOS GOBERNADORES INCOMPETENTES DE CDMX, MORELOS, EDOMEX Y PUEBLA ASÍ COMO SUS DELEGADOS Y PRESIDENTES MUNICIPALES!

¡CÁRCEL A TODOS LOS FUNCIONARIOS, DUEÑOS DE COMPLEJOS INMOBILIARIOS Y COMPAÑÍAS CONSTRUCTORAS CORRUPTAS CULPABLES DE ESTA TRAGEDIA!

¡TODO EL DINERO DE LAS CAMPAÑAS HACIA LA REPARACIÓN DEL DAÑO Y RECONSTRUCCIÓN COMPLETA DE SUS CASAS A TODAS A LAS FAMILIAS DAMNIFICADAS!

¡POR LA CONSTRUCCIÓN DE UN GOBIERNO DE LOS TRABAJADORES DEL CAMPO Y LA CIUDAD QUE VERDADERAMENTE ATIENDA Y RESUELVA LAS NECESIDADES DEL PUEBLO MEXICANO!

 

AGRUPACIÓN DE LUCHA SOCIALISTA – ALS

Anuncios