A la clase obrera nacional, latinoamericana y mundial.

Desde la Agrupación de Lucha Socialista (ALS) denunciamos y repudiamos la criminalización y persecución que nuestros hermanos centroamericanos y caribeños han recibido en los últimos años por parte de las fuerzas armadas de México y el gobierno de López Obrador

El día 12 de diciembre del año 2021, en la entrada de la autopista México-Puebla, aproximadamente 350 elementos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México (gobernada por MORENA) impidieron el paso a una caravana migrante, originándose un enfrentamiento entre policías y migrantes, que tenían la intención de llegar a la Basílica de Guadalupe en la capital del país, antes de continuar con su paso hacia los Estados Unidos y que se les fue negada de manera represiva. La cifra de lesionados fue de 17 personas.

                Argumentan los agentes de la capital y diarios proempresariales como El Financiero, que fue la caravana quien rompió el diálogo e inició las agresiones. Sin embargo, este ha sido el discurso xenófobo y racista que durante todo el gobierno actual se ha desarrollado en contra de los distintos grupos de migrantes centroamericanos que atraviesan México para pasar a los Estados Unidos, que busca presentar a los migrantes como rufianes que solo vienen a causar problemas en el país y ofender a sus habitantes; esta propaganda de odio se utiliza para justificar la represión que han recibido las caravanas de migrantes. Solo habrá que recordar el violento trato que la Guardia Nacional y el Instituto Nacional de Migración (INM) ejercen en contra de los migrantes en el sureste mexicano, que recuerda al trato de la Border Patrol, en el lado estadounidense, en contra de los migrantes mexicanos.

                Ejemplos sobran: el 29 de agosto del 2021, se reprimió a migrantes (principalmente haitianos) en el municipio de Huehuetán, Chiapas, después de que se les dejó durante meses sin respuesta alguna en la ciudad de Tapachula durante meses. El 25 de marzo del 2020, en la misma ciudad de Tapachula, aproximadamente 70 personas de origen centroamericano protestaron en contra de la detención indefinida en la que se encontraban. Posteriormente fueron reprimidos por elementos de la Policía Federal y la Guardia Nacional. El 24 de enero del 2020, elementos antimotines de la Guardia Nacional encapsularon una caravana de aproximadamente dos mil personas que cruzaron el río Suchiate, causando lesiones, crisis nerviosas en menores de edad, mujeres, personas de la tercera edad y sofocamientos, en un claro ejemplo de intimidación.

                Todos estos y más son ejemplos de la política migratoria del gobierno de López Obrador, que ha fungido como capataz de los intereses y los caprichos del gobierno estadounidense, criminalizando a los migrantes y utilizando a los aparatos represivos del Estado mexicano en contra de miles de personas que vienen huyendo de la pobreza, precariedad y violencia provocadas por décadas de despojo, políticas neoliberales, corrupción y autoritarismo por parte de sus Estados, títeres del gobierno y las trasnacionales estadounidenses, verdaderos responsables de la crónica situación que se vive en Centroamérica y el Caribe, la región con mayores rezagos y desigualdad de nuestro continente, bajo este sistema capitalista.

                La fuerte represión no solo tiene víctimas directas, sino que causa la búsqueda de vías alternas, mucho más peligrosas, para el paso a los Estados Unidos, por parte de los migrantes. El ejemplo más reciente, fue la tragedia que ocurrió el 9 de diciembre del 2021, donde un tráiler que transportaba 160 migrantes en condiciones inhumanas, chocó con un puente peatonal, causando la muerte aproximadamente 60 personas.

                Desde la Agrupación de Lucha Socialista (ALS), nos oponemos a las medidas represivas e inhumanas que el gobierno de López Obrador y sus instituciones aplican en contra de los migrantes centroamericanos, caribeños y sudamericanos y refrendamos el llamado que hicimos en un anterior pronunciamiento:

Desde la Corriente Comunista Revolucionaria Internacional (CCRI/RCIT) nos oponemos a estas medidas represivas e inhumanas de trato a los migrantes por parte de los gobiernos de México y EEUU. Nos pronunciamos por la apertura total de las fronteras de todos los países imperialistas para que los trabajadores, los campesinos pobres y sus familias de cualquier parte del mundo puedan entrar y repudiamos toda campaña xenofóbica y racista que pretenda criminalizarlos. Hacemos el llamado a todos los revolucionarios y activistas en América del Norte y Mesoamérica a unirnos en solidaridad con las caravanas de migrantes centroamericanos para presionar a nuestros gobiernos en romper la política anti migratoria del imperialismo de EEUU, al cese de la represión en los países de Centroamérica y a que realicemos todas las acciones que se encuentren a nuestro alcance para auxiliar el paso de nuestros hermanos y hermanas de clase en su camino hasta los Estados Unidos. De la misma forma llamamos a los revolucionarios y activistas en los Estados Unidos a combatir las políticas racistas y autoritarias de su gobierno que persiguen y criminalizan a los migrantes provenientes de todas las naciones oprimidas.

¡La CCRI/RCIT llama a todos los revolucionarios en América Latina y América del Norte a unirse sobre la base de un programa antiimperialista que promueva el internacionalismo de la clase trabajadora! ¡Adelante en la construcción de partidos revolucionarios como parte de un nuevo Partido Mundial de la Revolución Socialista!

* ¡Por un movimiento internacional de solidaridad para apoyar las caravanas de los migrantes!

* ¡Alto a la militarización de las fronteras de México tanto en el norte como en el sur!

* ¡Apertura total de todas las fronteras!, ¡Por la organización unificada de la clase obrera en ambos lados de la frontera!

*¡A echar abajo todos los esfuerzos del imperialismo estadounidense para detener las caravanas migrantes!

Agrupación de Lucha Socialista (sección mexicana de la CCRI/RCIT)