Una epidemia manejable se convirtió en el enemigo público número uno que distrae de los verdaderos asesinos

Artículo de Almedina Gunić, Corriente Comunista Revolucionaria Internacional (CCRI/RCIT), 16 de marzo de 2020, http://www.thecommunists.net

Un médico anónimo del Servicio Nacional de Salud (NHS) en Gran Bretaña formuló la situación de la siguiente manera: “No es exagerado, de hecho, es proporcional, pensar en esto como una guerra, una crisis nacional con una enorme pérdida potencial de vidas. Nuestro ejército está mal provisto después de años de negligencia, nuestros líderes están lamentablemente mal preparados.”(1)

La verdad en estas palabras se refleja cuando vemos la situación en Italia. En pocas semanas, los médicos y las enfermeras llegaron al punto en el que tuvieron que descuidar el tratamiento intensivo de los pacientes y dejarlos morir porque las instalaciones se utilizan preferiblemente para los más jóvenes. (2) Sin embargo, es más que ridículo que los políticos burgueses también utilicen la terminología de la guerra para la epidemia y la pandemia que enfrentamos ahora.

Si bien el médico del NHS citado anteriormente señala que es la negligencia del sistema de salud lo que provocará una gran cantidad de muertes, los políticos burgueses usan la comparación con la guerra para justificar ataques masivos contra los derechos democráticos bajo el control de la pandemia. Pero, ¿qué tan efectivo es un bloqueo de todos modos? ¿Realmente necesitamos aceptar toques de queda y cuarentenas para detener la pandemia? Alerta con la revelación: No. Pero echemos un vistazo más de cerca al caso.

No necesitas renunciar a tus derechos democráticos

Italia ha alcanzado más de 24,700 infecciones y un número de muertes de 1,809 personas, lo que representa un 7-8%. (3) El bloqueo en Italia se implementó por primera vez en el Norte, pero ahora es efectivo para todo el país, que tiene una población de casi 60,5 millones de personas. Aun así, la proporción de nuevas infecciones está aumentando en lugar de reducirse y los decesos alcanzan nuevos niveles cada día.

Curiosamente, los números en todo el mundo son menos dramáticos en comparación con Italia. 156,000 personas se infectaron y 5,800 murieron en todo el mundo hasta ahora, lo que significa 3-4% en lugar del 7-8% de Italia. (4) Se podría argumentar que la razón de esto es el hecho de que en todo el mundo muchos países acaban de comenzar a enfrentar sus primeras infecciones y que pasará algún tiempo antes de que aumente la tasa de mortalidad, como sucedió en Italia. Sin embargo, la primera infección en Italia se informó el 30 de enero cuando dos turistas dieron positivo en el virus. (5).

Corea del Sur, con una población de casi 51.5 millones de personas, por otro lado, tiene más de 8,162 infecciones con un número de muertos de 75, lo que representa 0.9%. (6) Se tuvo su primer caso en el 20 de enero, diez días antes que Italia. Hoy se informa que el número diario de quienes se recuperaron del virus en Corea del Sur excedió el de los casos nuevos. (7) Refleja que la epidemia está bajo control, aunque Corea del Sur no ha implementado un bloqueo, respectivamente, una cuarentena general. La razón de ese alto grado de control sobre la epidemia es que Corea del Sur comenzó a realizar una detección gratuita del virus muy pronto. Incluso cuentan con “Drive-Throughs” para realizar pruebas en personas que, hasta ahora, llevan en promedio 20,000 cada día. Los resultados están listos en 7 horas y las medidas como la cuarentena solo se aplican en los casos confirmados mientras que, en el peor de los casos, para ciertos bloques de apartamentos (8). Este enfoque proactivo fue la clave para limitar el brote del virus sin limitaciones drásticas de los derechos democráticos.

Como CCRI hemos declarado en nuestro primer artículo sobre el coronavirus del 2 febrero: “(…) la cuarentena general para todas las personas en Wuhan y otros lugares tiene que ser levantada y reemplazada por un examen de salud sistemático y completo de todas las personas que pudieron haber tenido contacto con el virus. Esta evaluación debe ser gratuita para todas las personas, pero debe ser obligatoria. Lo mismo es necesario para cualquier tratamiento potencial que debe incluir la cuarentena si es necesario. Sin embargo, estos resultados solo deberán ser accesibles para el personal de salud y dichos pacientes. Toda esta información debe estar protegida por el movimiento de trabajadores para evitar cualquier trato indignante contra las personas infectadas.”(9)

La experiencia concreta con la epidemia en Corea del Sur ha confirmado plenamente nuestro enfoque. Para repetir la importante lección en estos tiempos de histeria: No, realmente NO necesitas obedecer una limitación de tus derechos democráticos para detener el virus. Simplemente lavarse las manos adecuadamente, realizarse el examen si sospecha que hay una infección y manténgase alejado de los demás si sus resultados son positivos para el virus. La gente seguirá muriendo por la infección, pero será un “paseo por el parque” (y se le permitirá realmente caminar por el parque) en comparación con una situación como la de Italia hoy.

En realidad, el capitalismo te mata: el virus, no tanto

Corea del Sur es una potencia imperialista emergente que ha invertido en su sistema de salud desde hace décadas. (10) El número de camas de hospital, médicos y enfermeras ha aumentado sistemáticamente independientemente de la crisis capitalista mundial que comenzó en 2008. (11) Italia es un excelente ejemplo para un país imperialista occidental en decadencia, altamente afectado por la crisis económica y brutal en sus recortes sanitarios. Esto no significa que el sistema de salud en Corea del Sur no se vea abrumado por la cantidad de infecciones y pacientes de cuidados intensivos que enfrenta Italia.

Simplemente no ha llegado a este punto porque la prevención, en especial la detección temprana, fue posible en el caso de este virus específico. La experiencia concreta que Corea del Sur hizo con el llamado Síndrome respiratorio del Medio Oriente (MERS) fue una lección importante sobre la necesidad del control de la epidemia para los estados imperialistas orientales, por lo que invirtió en kits de prueba. Esta coincidencia salvó al país de cometer los mismos errores que Italia.

Sin embargo, en el caso de una enfermedad más compleja que el COVID-19, todos los sistemas de salud del mundo capitalista se verían abrumados porque ninguno está preparado para tratar con decenas de miles de pacientes de cuidados intensivos recién infectados. Un nuevo virus que sea similar en su agresividad y peligro al Orthopoxvirus variolae, o a las viruelas -enfermedades que conocemos desde hace milenios y que podemos prevenir mediante vacunas-, serían una grave amenaza para la existencia de la humanidad, mientras vivamos en una sociedad capitalista. Las mutaciones de virus que se volvieron peligrosas son una amenaza permanente y, aunque el conocimiento médico está en su apogeo en la historia, es el sistema de clases el que limita su efectividad.

La explotación de la clase trabajadora y la súper explotación de las personas en los países semicoloniales ya han matado a miles de millones de personas, mucho más de lo que podría un virus como COVID-19. En promedio, 9 millones de personas mueren de hambre cada año, 36 millones han muerto de VIH/SIDA entre 2005 y 2012, las dos guerras mundiales han matado a más de 115 millones de personas y la lista sigue y sigue.

Incluso el cambio climático (también resultado del capitalismo) mata al menos a 300,000 personas (¡!) cada Año.

Si hay una sola lección que aprender del COVID-19, es que el dominio de las ganancias hace que cada nuevo virus sea más letal de lo que debe ser y que mientras no hayamos destruido el capitalismo, la humanidad no podrá sobrevivir. Al final, podría ser incluso peor que la famosa cita de Rosa Luxemburgo. Puede que no sea “socialismo o barbarie” sino más bien “socialismo… o extinción”.

Notas al pie

(1) “I’m an NHS doctor treating coronavirus – you have no idea how bad things could get”, by Anonymous, The Independant, 13 de marzo 2020, https://www.independent.co.uk/voices/coronavirus-uk-doctor-nhs-hospital-symptoms-italy-china-a9397736.html
(2) “Inside Italy’s most infected province: ‘To see an entire generation of residents taken is unthinkable’. Doctors forced to choose who to save amid chronic lack of resources”, by Andrea Vogt, The Telegraph, 15 de marzo 2020, https://www.telegraph.co.uk/news/2020/03/14/elderly-left-isolated-abandoned-italy-death-rate-soars/
(3) “Coronavirus in Italy: Outbreak, measures and impact”, by Praveen Duddu, Pharmaceutical Technology, 15 de marzo 2020, https://www.pharmaceutical-technology.com/features/covid-19-italy-coronavirus-deaths-measures-airports-tourism/
(4) “France Holds Local Elections Despite COVID-19 Outbreak Fears”, by Sylvie Corbet, TIME, 15 de marzo 2020, https://time.com/5803469/france-local-elections-coronavirus/
(5) “COVID-19: What Can the World Learn From Italy?”, by Daniela Ovadia ,Medscape, 13 de marzo 2020, https://www.medscape.com/viewarticle/926777
(6) “South Korea designates regions hit hardest by coronavirus as disaster zones”, by Reuters Seoul, India Times 16 de marzo 2020, https://www.indiatoday.in/world/story/south-korea-coronavirus-disaster-zones-1655859-2020-03-16
(7) “New infections in South Korea drop to double digits; disaster zones declared”, The Straits Times, 16 de marzo 2020, https://www.straitstimes.com/asia/east-asia/new-infections-in-south-korea-drop-to-double-digits-disaster-zones-declared
(8) “Coronavirus in South Korea: How ‘trace, test and treat’ may be saving lives”, by Laura Bicker, BBC News, 12 de marzo 2020, https://www.bbc.com/news/world-asia-51836898
(9) “Coronavirus: “No soy un virus”… ¡pero seremos la cura! La campaña chauvinista detrás de la histeria” Coronavirus de Wuhan ” y la respuesta revolucionaria”, por Almedina Gunić, Revolutionary Corriente Comunista Revolucionaria Internacional (CCRI/RCIT), 02 de febrero 2020, https://www.thecommunists.net/home/espa%C3%B1ol/coronavirus-no-soy-un-virus-pero-seremos-la-cura/
(10) En el análisis de RCIT de Corea del Sur, ver p. nuestro folleto por Michael Pröbsting: South Korea as an Imperialist Power. On the nature of South Korean monopoly capital and the ensuing programmatic tasks of the workers vanguard, diciembre de 2019, https://www.thecommunists.net/theory/study-on-south-korea-as-an-imperialist-power/
(11) Ver estadísticas sobre el aumento de las camas de hospital en Corea del Sur aquí: https://www.statista.com/statistics/647213/hospital-bed-density-south-korea/, el aumento del número de doctores aquí: https://www.statista.com/statistics/647235/doctor-density-south-korea/ y el creciente número de enfermeras aquí: https://www.statista.com/statistics/647249/nurse-density-south-korea/