Tesis del Comité Ejecutivo Internacional de la Corriente Comunista Revolucionaria Internacional (CCRI), 22 de agosto de 2021, www.thecommunists.net

Nota del Comité Editorial: El siguiente capítulo contiene varias figuras. Debido a razones técnicas, estas solo pueden verse en la versión PFD del libro, el cual puede descargarse aquí: https://www.thecommunists.net/theory/world-perspectives-2021-22/#anker_1

Contenido

Introducción

I.             Gran Depresión, su génesis y su relevancia para la contrarrevolución del COVID

II.           Características peculiares de la crisis y perspectivas de la economía capitalista mundial

III.          Aceleración de la Guerra Fría entre las grandes potencias imperialistas

IV.          La contrarrevolución COVID entra en una nueva fase

V.           Una nueva ola global de luchas de masas

VI.          Entrar en una situación mundial prerrevolucionaria de polarización acelerada entre clases y Estados

Lista de Tablas y Figuras

Tabla 1. Volumen de producción industrial mundial, variaciones porcentuales (2018-2020)

Tabla 2. Comercio mundial de mercancías, variaciones porcentuales (2018-2020)

Tabla 3. El comienzo de la Gran Depresión: comercio mundial y producción industrial de marzo de 2019 a mayo de 2020 (mes a mes)

Tabla 4. China: Beneficios industriales, enero de 2019 – abril de 2020 (enero-abril de 2019 = 100)

Tabla 5. Proyecciones para el crecimiento del PIB mundial, 2019-2023 (basadas en los tipos de cambio del mercado)

Tabla 6. Saldo fiscal de las administraciones públicas y deuda bruta, 2018-21 (porcentaje del PIB)

Tabla 7. Economía de los Estados Unidos: Variación porcentual del período anterior en el PIB real, enero – junio de 2021 (en porcentaje)

Tabla 8. Los 10 principales países por proporción de la producción manufacturera mundial en 2019

Tabla 9. Top 5 Países con el Ranking de Empresas Fortune Global 500 (2020)

Tabla 10. Fuerzas Nucleares Mundiales, 2020

Tabla 11. Los 5 principales exportadores de armas del mundo, 2016-20

Figura 1. Tasa mundial de rendimiento del capital 1950-2019

Figura 2. Crecimiento mundial del PIB y del PIB per cápita 1871-2021

* * * * *

Introducción

1. Hay períodos en la historia que están dominados por desarrollos relativamente pacíficos y orgánicos. Hay períodos que están marcados por cambios importantes, pero uno puede reconocer su relevancia histórica solo más tarde. Y luego, hay períodos en los que cada militante, independientemente del número de años de actividad política, siente y sabe que estamos viviendo en medio de trastornos históricos. Tales períodos existieron en 1914-1923, en 1968 o en 1989-91. No cabe duda de que la fase actual que estamos soportando tiene un significado histórico similar.

2. El documento en cuestión no cubrirá todas las áreas de la política mundial ni todos los países. Más bien nos centraremos en los acontecimientos más importantes, en los ejes del desarrollo mundial, en las contradicciones y luchas que darán forma al período venidero. Es crucial que los revolucionarios entiendan estas dinámicas y contradicciones, ya que constituyen el trasfondo de la lucha en evolución entre los estados y entre las clases. Naturalmente, tal análisis de la situación mundial no es un fin en sí mismo. El trabajo teórico marxista debe ser una «guía para la acción«, como Engels escribió una vez. [1] El trabajo teórico debe informar la práctica y la práctica debe fertilizar la teoría. El comentario reflexivo de Trotsky no ha perdido nada de validez: «La fuerza del marxismo está en la unidad de la teoría científica con la lucha revolucionaria. Sobre estos dos carriles, la educación de la juventud comunista debe progresar. El estudio del marxismo fuera de la lucha revolucionaria puede crear ratones de biblioteca, pero no revolucionarios. La participación en la lucha revolucionaria sin el estudio del marxismo está inevitablemente llena de peligro, incertidumbre, ceguera a medias. Estudiar el marxismo como marxista sólo es posible participando en la vida y la lucha de la clase; la teoría revolucionaria es verificada por la práctica, y la práctica es aclarada por la teoría. Sólo las verdades del marxismo que se conquistan en la lucha entran en la mente y en la sangre«.[2]

I. La Gran Depresión, su génesis y su relevancia para la contrarrevolución del COVID

3. En los dos primeros capítulos nos centraremos en dos cuestiones. Primero, aclararemos nuevamente cuándo comenzó exactamente la Gran Depresión y cuáles han sido sus causas. Esta es, como veremos, una cuestión importante no sólo desde el punto de vista científico económico, sino también, y en particular, una cuestión de enorme importancia política e ideológica. En segundo lugar, analizaremos el estado actual de la crisis y las perspectivas de la economía mundial capitalista. Esto nos permitirá comprender las condiciones objetivas para las luchas de clases globales en los próximos 1-2 años.

4. A principios de marzo de 2019, la CCRI publicó un documento de Perspectivas Mundiales en el que advertíamos que se avecinaba una nueva recesión de la economía mundial capitalista. («También hemos llamado la atención sobre la próxima gran recesión que se avecina [3]). De hecho, parece que esta recesión está a punto de comenzar ahora». Unos meses más tarde, en octubre de 2019, teníamos claro que, de hecho, tal recesión definitivamente había comenzado. Analizamos el estado de la economía mundial capitalista con más detalle en un estudio en el que concluimos, como se expresa en el título de este documento, «Otra gran recesión de la economía mundial capitalista ha comenzado». [4]

5. Explicamos que el comienzo de un nuevo período de crisis profunda real fue un desarrollo profundo. Este fue aún más el caso, ya que este desarrollo fue de la mano, y no por accidente, con una ola global de levantamientos populares, desde Hong Kong hasta Chile, y la dramática aceleración de las tensiones entre las grandes potencias imperialistas (la Guerra Comercial Global). Todos estos acontecimientos, tomados en conjunto, destrozaron profundamente el orden burgués y abrieron una situación mundial prerrevolucionaria. (Esta situación llegó a un abrupto final en la primavera de 2020 por el shock global de la contrarrevolución COVID, aparentemente «saliendo de la nada»). En ese momento, en otoño de 2019, estábamos casi solos en afirmar el inicio de la Gran Depresión. Sin embargo, pronto quedó claro que un número creciente de economistas burgueses y expertos en políticas se pusieron cada vez más nerviosos.

6. Cuando la clase dominante lanzó la Contrarrevolución COVID en todo el mundo en el período comprendido entre finales de enero y mediados de marzo de 2020 (con China como pionera de esta política), enfatizamos que esta era una respuesta política de la burguesía motivada por su miedo a perder el control en una situación de crisis aguda de su sistema.

7. Como es bien sabido, los economistas burgueses de la corriente principal y la mayoría de las fuerzas políticas, desde la izquierda hasta la derecha, todavía argumentan que la recesión actual ha sido causada por el cierre global en la primavera de 2020. Objetivamente, esta posición sirve a dos objetivos. En primer lugar, permite a los defensores del orden capitalista sugerir que no es su sistema impulsado por las ganancias el responsable de la depresión, sino que fue provocado por una causa extraordinaria, no económica e imprevisible (la pandemia y la política de confinamiento). En segundo lugar, esta posición sirve como argumento de los partidarios de la Contrarrevolución COVID para refutar la caracterización marxista de este ataque como una respuesta política de los gobiernos a una depresión económica en curso (en combinación con la ola global asociada de levantamientos populares y las tensiones aceleradas entre las grandes potencias) que comenzó ya 6-9 meses antes. En ese momento, cuando publicamos nuestro análisis del comienzo de la recesión en octubre de 2019, tuvimos que derivar nuestras conclusiones de la cantidad limitada de material estadístico disponible. Hoy, casi dos años después, existen muchas más estadísticas económicas para verificar este tema. ¡Estos nuevos materiales disponibles confirman plenamente la corrección del análisis marxista!

8. La reconocida Oficina de Análisis de Política Económica (CPB) de los Países Bajos, cuyos estudios son utilizados regularmente por la Unión Europea o las principales instituciones económicas como JP Morgan, publica mensualmente una visión general del desarrollo de la producción industrial mundial y el comercio mundial. Sus estadísticas revelan el proceso cuando la economía mundial capitalista entró en recesión en el transcurso de 2019. En los cuadros 1 y 2 vemos que el comercio mundial de mercancías había disminuido en 2019 (-0,3% en volúmenes y -2,5% en precios en dólares estadounidenses). La producción industrial mundial, que es el principal sector que produce valor en las condiciones del modo de producción capitalista, casi se estancó en 2019 (+ 0,6%) si se toma el año en su conjunto. Si uno mira las regiones por separado, podemos ver que las economías de todas las viejas potencias imperialistas (América del Norte, Europa Occidental y Japón), así como de América Latina, África y Medio Oriente ya habían tropezado en crisis en 2019. Solo China y Rusia no habían entrado en recesión, mientras que el sur y el sudeste asiático estaban casi estancados.

Tabla 1. Volumen de producción industrial mundial, variaciones porcentuales (2018-2020) [5]

                                                                               2018                      2019                       2020

Mundo                                                                 3.0                          0.6                          -4.5

Economías avanzadas                                     2.2                          -0.8                         -6.6

                Zona del euro                                    1.0                          -1.5                         -8.7

                Estados Unidos                                 3.2                          -0.8                         -7.2

                Reino Unido                                      1.0                          -1.2                          -8.5

                Japón                                                   1.0                          -2.6                         -10.1

                Asia avanzada excl. Japón              2.1                          -0.7                          3.0

                Otras economías avanzadas         3.6                          1.4                          -3.3

Economías emergentes                                  3.9                          2.0                          -2.3

                China                                                   6.2                          5.7                           2.0

                Asia emergente excl. China           4.6                          0.5                          -5.3

Europa del este/CEI                                         3.4                          3.1                          -2.5

América Latina                                                 -2.1                         -5.0                         -8.9

África y el Medio Oriente                               1.0                          -3.5                         -9.6

Tabla 2. Comercio mundial de mercancías, variaciones porcentuales (2018-2020) [6]

                                                                               2018                      2019                      2020

Volúmenes                                                         3.4                          -0.3                         -5.4

Precios/valores unitarios en USD                 6.2                          -2.5                         -2.2

9. Una mirada más detallada al curso del desarrollo durante el período de marzo de 2019 a mayo de 2020, comparando las cifras mensualmente, revela que la recesión comenzó en verano y otoño de 2019. En el cuadro 3 se muestra la evolución de la producción industrial mundial y del comercio mundial de mercancías en ese período mes a mes. Vemos que desde el período marzo-mayo de 2019 tanto la producción industrial como el comercio habían disminuido. Con algunas excepciones, las cifras de cada mes son más bajas que los meses anteriores. En abril de 2020, cuando casi todos los gobiernos habían impuesto confinamientos drásticos, el declive económico se aceleró y se convirtió en un colapso masivo.

Tabla 3. El comienzo de la Gran Depresión: comercio mundial y producción industrial de marzo de 2019 a mayo de 2020 (mes a mes) [7]

Marzo-Diciembre de 2019                                                                                                              Enero-Mayo de 2020

03           04           05           06           07           08           09           10           11           12           01           02           03           04           05

Producción industrial mundial (Volumen, excepto Construcción, 2010=100)

Producción ponderada, ajustada estacionalmente

126.7     126.1     126.2      125.4     125.5     125.3     125.2     124.9      125.5     126.0     120.3     120.8     120.8      110.2     111.2

Comercio mundial (2010=100)

Comercio mundial en volúmenes

125.3     124.6     125.8      123.5     125.1     125.3     124.3     124.9      123.5     123.6     121.1     121.3     118.7      104.9     104.6

Comercio mundial de precios (en dólares estadounidenses)

100.6     100.6     99.9        100.1     99.6        98.4        98.3        98.3        98.4        98.9        99.4        97.7        95.2        91.1        92.6

10. Nuestro argumento se ve reforzado por el hecho de que, si bien China no había entrado en una recesión en el transcurso de 2019, claramente se dirigía hacia ella. En la Tabla 4 vemos que las ganancias de sus empresas industriales estaban disminuyendo un 10,1% en el período comprendido entre mayo-agosto y septiembre-diciembre de 2019, es decir, claramente antes de que comenzara la política de confinamiento. Como es bien sabido entre los marxistas (e incluso la categoría más inteligente de economistas burgueses lo reconoce), las ganancias siempre disminuyen antes del comienzo real de una recesión.

Tabla 4. China: Beneficios industriales, enero de 2019 – abril de 2020 (enero-abril de 2019 = 100) [8]

Fecha                                     Ganancias

Ene-abr 2019                      100,0

May-ago 2019                    100,8

Sep-dic 2019                        90,9

Ene-abr 2020                       69,2

11. Concluyamos que, a partir del verano de 2019, la clase capitalista de todo el mundo experimentó los signos inequívocos de una recesión inminente de la economía mundial. Combinado con la aceleración de las tensiones entre las grandes potencias y la propagación masiva de levantamientos populares, no puede haber duda de que el miedo a las explosiones sociales y los levantamientos revolucionarios se estaba extendiendo en las filas de la clase dominante. No es de extrañar que fuera exactamente en ese momento que varios institutos burgueses publicaron estudios sobre el desarrollo de las luchas de masas y las guerras civiles en el período histórico actual (informamos sobre varios de estos). [9] No se necesita un Einstein para entender que la clase dominante, enfrentada a tales desarrollos explosivos y cada vez más consciente de ellos, estaba buscando desesperadamente un pretexto para lograr una contrarrevolución preventiva (como caracterizamos la ofensiva del Confinamiento en la primavera de 2020). ¡Es solo la izquierda reformista y centrista la que ignora tontamente tal contexto para justificar su aferramiento oportunista a las colas de la burguesía liberal y la burocracia laboral y para seguir su política de contrarrevolución COVID!

II. Características peculiares de la crisis y perspectivas de la economía capitalista mundial

12. ¿Cuáles son las perspectivas de la economía mundial capitalista? En los últimos 6 meses, los economistas burgueses dominantes y las instituciones capitalistas globales (como el FMI, el Banco Mundial, etc.) han difundido el optimismo y han hablado sobre el comienzo de un nuevo repunte. Presentan el colapso económico del año pasado como un fenómeno excepcional a corto plazo que se ha convertido a estas alturas en un nuevo y masivo repunte empresarial. En la Tabla 5 presentamos proyecciones que el FMI respectivamente el Banco Mundial han publicado en las últimas actualizaciones de su análisis de la economía mundial (en junio y. julio 2021). Muestran que los economistas burgueses esperan, después de la recesión económica del año pasado (la peor desde 1929), un fuerte repunte del ciclo económico.

Tabla 5. Proyecciones para el crecimiento del PIB mundial, 2019-2023 (basadas en los tipos de cambio del mercado) [10]

                                               2019      2020      2021      2022      2023

FMI                                        2.4%      -3.6%     6.0%      4.6%      –

Banco Mundial                   2.5%      -3.5%     5.6%      4.3%      3.1%

13. Pensamos que estos economistas están básicamente equivocados y mezclados por su apego ideológico al sistema capitalista de ganancias. Si bien no es posible hacer una predicción concreta del curso del ciclo económico, uno de los siguientes desarrollos nos parece mucho más probable:

a) o bien la economía mundial experimentará una segunda recesión (similar a la racha de la recesión en 1980-1982);

 b) o habrá un pseudo-repunte bastante estancado (similar al desarrollo después de la Gran Recesión en 2008-2009).

14. Comencemos señalando una característica importante de la depresión actual que ha sido crucial para su curso real. Como se mencionó anteriormente, el ciclo económico se dirigió ya en 2019 hacia la recesión que comenzó en verano/otoño de ese año. Sin embargo, el cierre global en la primavera de 2020, es decir, una decisión política de los gobiernos, aceleró «artificialmente» la caída dramáticamente. Como demuestran las cifras anteriores, tanto la producción como el comercio experimentaron un desplome gigantesco cuando comenzaron los confinamientos. En respuesta, los gobiernos inyectaron gigantescas sumas de dinero en la economía para detener la recesión (más sobre esto a continuación). Como resultado, no es sorprendente que la caída extremadamente pronunciada en la primera mitad de 2020 haya sido seguida por un repunte relativamente fuerte. En resumen, la naturaleza extrema en zig-zag de la recesión del año pasado ha sido fuertemente influenciada por la decisión política de lanzar la Contrarrevolución COVID. Sin embargo, sería absurdo suponer que tal curso de repunte podría continuar por mucho tiempo. La política burguesa no puede superar las leyes de la economía capitalista. ¡Son más bien las últimas leyes las que determinan la política burguesa!

15.         Como se mencionó, los gobiernos de los estados imperialistas gastaron sumas gigantescas para frenar la recesión y reactivar la economía (los gobiernos de los países semicoloniales no cuentan con los recursos financieros necesarios). En el Cuadro 6 vemos que los déficits fiscales y la deuda pública (como porcentaje del PIB) en los países imperialistas explotaron literalmente en un solo año. En los EE. UU. la deuda pública acumulada aumentó en 2020 en casi una cuarta parte, lo mismo en el Reino Unido. En China, la deuda pública aumentó de 2018 a 2021 en un tercio. Una intervención tan masiva de los gobiernos en la economía es otra demostración de que la llamada era del neoliberalismo ha terminado hace mucho tiempo, contrariamente a las afirmaciones de muchas fuerzas reformistas y centristas (que siguen haciendo tales afirmaciones para justificar su orientación de frente popular a un sector de la burguesía). De hecho, como hemos señalado desde la Gran Recesión en 2008-2009, las clases dominantes recurren cada vez más hacia la política keynesiana, capitalista de Estado.

Tabla 6. Saldo fiscal de las administraciones públicas y deuda bruta, 2018-21 (porcentaje del PIB) [11]

                                                               Balance Fiscal General                                      Deuda Bruta

                                               2018      2019      2020      2021                      2018      2019      2020      2021

Mundo                                 -3,0%     -3,7%     -10,3%   -8,8%                      82,3%    83,7%    98,7%    98,8%

Estados Unidos                 -5,4%     -5,7%     -14,7%   -13,3%                   106,6%  108,2%  133,6%  134,5%

Zona del euro                    -0,5%     -0,6%     -7,2%     -7,9%                       85,8%    84,0%    98,0%    100,1%

Japón                                    -2,7%     -3,1%     -10,7%   -9,2%                     232,5%  235,5%  254,6%  256,5%

Reino Unido                       -2,2%     -2,3%     -13,5%   -11,7%                    85,8%    85,2%    103,7%  107,0%

China                                   -4,7%     -6,3%     -11,2%   -8,3%                      53,8%    57,1%    66,3%    70,3%

16. Naturalmente, un aumento tan dramático de la deuda pública tendrá consecuencias masivas a largo plazo. Limitará el espacio de los gobiernos para una futura intervención capitalista de estado. Obligará a los gobiernos a atraer capital financiero (para cubrir las deudas) mediante el aumento de las tasas de interés, lo que a su vez reducirá aún más la motivación de los capitalistas para invertir en la producción, ya que pondrán su dinero en esferas improductivas (como los bonos del tesoro).

17. La razón básica por la que no vemos motivos para confiar en un fuerte repunte empresarial es que la principal causa de la Gran Depresión ha sido la crisis de las ganancias y la acumulación de capital. Como hemos abordado repetidamente la relevancia real de la ley de Marx de la tendencia a la baja de la tasa de ganancia, no entraremos en detalles en este punto. [12] A continuación, reimprimimos un gráfico publicado por el renombrado economista marxista Michael Roberts. (Figura 1) Como los lectores pueden ver, existe una clara tendencia a largo plazo de la tasa de ganancia a caer.

Figura 1. Tasa mundial de rendimiento del capital 1950-2019 [13]

Leyenda: el G20 son los 20 estados «más importantes», incluidas todas las grandes potencias (EE.UU., China, UE, Japón y Rusia), así como otros estados (como Corea del Sur, India, Brasil, Argentina, México, Sudáfrica, Indonesia y Turquía). El G7 son las antiguas grandes potencias imperialistas (Estados Unidos, Reino Unido, Canadá, Francia, Alemania, Italia y Japón). Los ME son los llamados Mercados Emergentes que incluyen a China, India, Brasil, Argentina, México, Sudáfrica, Indonesia, Turquía y países similares.

18. Dado que la tasa de ganancia tiende a caer, resulta cada vez menos atractivo para el capital invertir en producción. Como resultado, tanto la producción como la acumulación de capital experimentan bajas tasas de crecimiento o un estancamiento absoluto. Demostremos esto con un gráfico publicado por el Banco Mundial. En la Figura 2 vemos la disminución a largo plazo de las tasas de crecimiento de la producción mundial desde la década de 1950. Cada recesión es más profunda que la anterior (con la excepción de 1990-91) y la fase ascendente del ciclo tiende a ser más baja que la anterior.

Figura 2. Crecimiento mundial del PIB y del PIB per cápita 1871-2021 [14]

19. Por lo tanto, si bien la intervención masiva del capitalismo de estado ha permitido una recuperación a corto plazo de la producción después de la caída sin precedentes en la primera mitad de 2020, no hay base para un repunte a largo plazo. De hecho, los economistas burgueses más críticos se están dando cuenta de este peligro. Demostremos esto con algunos ejemplos. El crecimiento en los EE. UU. En la primera mitad de 2021 fue impulsado por un aumento masivo del consumo privado. Al mismo tiempo, los capitalistas no están dispuestos a invertir en la expansión del aparato de producción. De hecho, la Inversión Privada Interna Bruta en los EE. UU. incluso disminuyó en el mismo período. (Ver Tabla 7)

Tabla 7. Economía de los Estados Unidos: Variación porcentual del período anterior en el PIB real, enero – junio de 2021 (en porcentaje) [15]

Ajustado estacional a tasas anuales

                                                                                                             Q1 2021                                 Q2 2021

Producto Interno Bruto                                                                  6.3%                                      6.5%

Gastos de consumo personal                                                      11.4%                                    11.8%

Inversión Interna Privada Bruta                                                 -2.3%                                     -3.5%

20. ¿Qué significa esto? Significa que la creciente demanda de los consumidores estadounidenses (financiada por gigantescos programas de deuda de la Administración Biden o la Administración Trump antes) no se satisface a través de una expansión de la capacidad de producción nacional, sino a través de importaciones del extranjero (principalmente de China). Un economista burgués comenta: “La capacidad de las fábricas estadounidenses no puede comenzar a satisfacer la demanda creada por alrededor de $5 billones de estímulos al consumidor, y los consumidores estadounidenses recurrieron a la sólida cadena de suministro de China para productos electrónicos de consumo y casi todo lo demás. Estados Unidos necesita importaciones chinas, y también necesita que China reinvierta sus ganancias de exportación en los mercados de capital estadounidenses (…) La dependencia de Estados Unidos de las importaciones chinas es asombrosa. Los estadounidenses gastan alrededor de $2 billones al año en bienes de consumo duraderos y $500 mil millones en prendas de vestir, por lo que sus importaciones de China representan aproximadamente una quinta parte del gasto total en estos artículos.” [16] Este desarrollo contribuyó al hecho de que la posición de China en el mercado mundial ha seguido aumentando. En los últimos dos años, la posición de activos externos netos de China aumentó en un billón de dólares.

21. Según una encuesta de Bloomberg, los principales monopolios de EE.UU. Han reducido enormemente sus inversiones productivas. Los gastos de capital “para el subsector industrial del índice S&P 500 estarán aproximadamente un 30% por debajo del nivel de 2019, el proyecto de los analistas, y aún estarán un 20% por debajo de la marca de agua máxima de 2019 en 2022”. es un fenómeno a largo plazo del capitalismo en decadencia. “Después de ajustar por inflación utilizando el Índice de Precios al Productor para bienes de capital, los pedidos de equipos de Estados Unidos están un 30% por debajo del pico de 1999 y un 20% por debajo del pico de 2008. En general, los pedidos de bienes de capital han caído a niveles vistos por última vez en 1995”. Un economista estadounidense relaciona correctamente este hecho con la crisis de beneficios. “Parte del problema es que las empresas industriales estadounidenses no están ganando suficiente dinero. Se espera que el retorno de los activos para el sector caiga al 2,75% este año, en comparación con el 5,5% en 2019, y aumente solo ligeramente al 3,5% en 2022, según los datos de Bloomberg.” [17]

22. Los economistas burgueses de la corriente principal pusieron algo de esperanza en China para actuar nuevamente como una locomotora de la economía mundial capitalista (como fue el caso hasta cierto punto después de la recesión en 2008-2009). Es cierto que China tiene tasas de crecimiento superiores al promedio mundial desde la restauración del capitalismo hace tres décadas. Esto se debe básicamente a que esta restauración se llevó a cabo en condiciones de protección relativa por parte de un estado capitalista fuerte que evitó la inestabilidad interna y la subordinación al capital extranjero (como ha sido el caso en Europa del Este y Rusia durante la década de 1990). Por lo tanto, China ha experimentado un proceso de acumulación primitiva de capital durante un período prolongado. Como hemos señalado en otro lugar, las tasas dinámicas de crecimiento a largo plazo de China no son excepcionales en la historia del capitalismo moderno. Japón, Corea del Sur, Taiwán y Vietnam han experimentado tasas de crecimiento similares. [18] No obstante, el crecimiento económico de China ha disminuido en comparación con los años anteriores, aunque todavía son más altos que los de otros países.

23. Varios partidarios de la política de encierro han afirmado que China experimenta un crecimiento económico debido a su drástica imposición de toques de queda masivos. Siempre hemos refutado tales afirmaciones. Como se dijo antes, China tiene tasas de crecimiento más altas porque se encuentra en un ciclo diferente de acumulación de capital. Sin embargo, China ha experimentado una reducción sustancial del crecimiento como todas las demás economías. Esto se ha vuelto aún más evidente en las últimas semanas a medida que los economistas reducen drásticamente las proyecciones de crecimiento para la economía de China. “JPMorgan redujo su estimación de crecimiento intertrimestral para los terceros tres meses del año a 2.0% desde 4.3%, y recortó su pronóstico para todo el año a 8.9% desde 9.1%. Morgan Stanley redujo su pronóstico trimestral al 1,6%, mientras que Goldman redujo su estimación al 2,3% desde el 5,8% y al 8,3% frente al 8,6% para todo el año. «Los desarrollos recientes apuntan a mayores riesgos a la baja para los pronósticos de crecimiento del 3T que ya son débiles, relacionados con la propagación de la variante Delta, una serie de cambios regulatorios en los sectores de la nueva economía y la erosión de la confianza del mercado», dijeron los analistas de JPMorgan«. [19] Observemos de pasada que, si los economistas reducen a la mitad o más sus proyecciones de crecimiento para el tercer trimestre de 2021, nos parece muy optimista mantener más o menos las proyecciones para el año en su conjunto. De todos modos, es suficiente señalar en este punto que las proyecciones muy optimistas de los economistas burgueses dominantes sobre un repunte fuerte y sostenible del ciclo económico se esfuman cada vez más.

24. Como se mencionó anteriormente, no es posible predecir el curso exacto del ciclo económico en los próximos 6 a 12 meses. No son sólo los factores económicos sino también los políticos los que determinarán si habrá una segunda recesión o más bien un “alza” estancada. Esto también podría estar influenciado por la cuestión de si la clase dominante en los principales países capitalistas impondrá nuevamente confinamientos drásticos (que podrían desencadenar otra recesión) o no. Otros posibles eventos políticos que podrían provocar una nueva depresión podrían ser una ruptura repentina en el comercio mundial como resultado de un deterioro de la Guerra Fría entre los EE. UU. Y China o una escalada militar, por ejemplo, en el Mar Negro o el Mar de China Meridional. que podría destrozar los mercados bursátiles mundiales. En resumen, no conocemos el curso exacto de la economía mundial en los próximos 6 a 12 meses.

III. Aceleración de la Guerra Fría entre las grandes potencias imperialistas

25. La rivalidad interimperialista entre las grandes potencias (EE.UU., China [20], UE, Rusia [21] y Japón) es uno de los rasgos clave del período histórico actual. Si bien Estados Unidos fue el hegemón absoluto en el campo imperialista después de 1945 durante muchas décadas, este ya no es el caso. En la esfera económica, política y militar, ninguna Gran Potencia es lo suficientemente fuerte como para dominar a todas las demás. (Consulte las Tablas 8, 9, 10 y 11 al final de este capítulo para ilustrar este punto). Como resultado, cada Gran Potencia está compitiendo para aumentar su influencia a costa de sus rivales. La CCRI ha publicado varios estudios teóricos sobre este tema, así como numerosas declaraciones y artículos que cubren los desarrollos en curso. [22] Por lo tanto, nos limitaremos en este punto a un resumen de las características más importantes de los desarrollos actuales.

26. Los últimos siete meses, desde el comienzo de la Administración Biden, han confirmado completamente nuestro análisis de que la aceleración de la Guerra Fría entre Estados Unidos y China no ha sido producto de un “presidente loco” Trump. Más bien fue causado por el antagonismo fundamental entre una potencia hegemónica en declive y una nueva potencia emergente. Seguramente, el tono de la Casa Blanca ha cambiado (¡esto fue sin duda un duro golpe para el negocio de los comediantes!). Pero la esencia de la rivalidad interimperialista se mantuvo. Casi ninguno de los aranceles punitivos que caracterizaron la Guerra Comercial Global ha sido abolido. (Esto no pudo evitar el hecho de que China, una vez más, tiene un gran superávit comercial ya que los capitalistas estadounidenses ¡producen muy poco en su propio país para satisfacer la demanda de los consumidores estadounidenses!). De igual manera, los EE.UU. continúan enviando su armada a navegaciones provocativas por encima del Mar de China Meridional. Y Gran Bretaña, el sirviente siempre leal de Washington, envía a su armada para viajes similares que resultaron recientemente en un tiroteo en el Mar Negro con las fuerzas rusas. [23]

27. Es evidente que ambas partes finalmente han reconocido que la Guerra Fría llegó para quedarse. No se puede eliminar con una buena diplomacia. Por lo tanto, tanto Washington como Beijing están avanzando sistemáticamente en el proceso del llamado «desacoplamiento». Este desacoplamiento no afecta tanto al intercambio de productos básicos sino al acceso a productos de alta tecnología. Washington intenta evitar que Pekín adquiera valiosos elementos de tecnología informática (que son importantes para utilizar plenamente las nuevas tecnologías 5G que actualmente está dominada por la corporación china Huawei). Beijing, a su vez, toma medidas enérgicas contra los monopolios chinos (Jack’s Ma Ant Group, Didi, Tencent, etc.) para evitar que las potencias occidentales tengan acceso a su información de datos (que es crucial para el avance de la Inteligencia Artificial). [24]

28. Al mismo tiempo, todas las partes están actualizando sus fuerzas militares y ampliando sus alianzas. Estados Unidos ha formado el llamado “Quad” (con Japón, India y Australia) para contener a China [25], envía regularmente a la marina, a veces junto con fuerzas aliadas, a las llamadas «Operaciones de libertad de navegación«. (lo que básicamente significa enviar barcos de guerra a zonas marítimas controladas o reclamadas por Beijing o Moscú [26]), Rusia ha inventado los llamados misiles hipersónicos[27], China actualmente construye cientos de silos para nuevos misiles nucleares [28], Irán ha firmó un acuerdo de cooperación de 25 años con China [29] y se une ahora a la Organización de Cooperación de Shanghai (una alianza político-militar liderada por China y Rusia) [30], China, Rusia e Irán realizaron ejercicios marítimos conjuntos en el Océano Índico a principios de este año y lo harán nuevamente en el Golfo a fines de este año [31], etc.

29. El imperialismo de Europa occidental se encuentra en una posición sándwich dada la aceleración de la Guerra Fría entre Estados Unidos y China. No es lo suficientemente fuerte como para desempeñar el papel de un jugador dominante e independiente. En primer lugar, las grandes potencias europeas no están completamente unidas. El Reino Unido acaba de salir de la UE y se inclina más hacia los Estados Unidos que hacia Bruselas. Alemania y Francia, las potencias líderes de la UE, están mucho más cerca, pero siempre tienen que negociar y llegar a un compromiso entre ellos y con otros (como España o Italia) antes de poder tomar una posición definitiva sobre cuestiones de política mundial. Además, carecen del poder militar para tratar seriamente con Rusia y China (esto es aún más cierto para Japón). Los monopolios de Europa occidental están ansiosos por tener acceso al mercado chino y también quieren hacer tratos con Rusia. Por tanto, a la UE no le entusiasma seguir el ejemplo de Washington en la Guerra Fría. Por otro lado, necesitan a Estados Unidos para presionar y hacer cumplir las concesiones de los rivales del Este. El presidente de Estados Unidos, Biden, abandonó recientemente su oposición a la «Gasoducto North Stream 2” entre Alemania y Rusia con la esperanza de obtener el apoyo de Europa contra China. Como explicamos en el pasado, la UE -esto significa ante todo Berlín y París- debe dar un paso decisivo en la construcción de una formación estatal paneuropea para convertirse en una Gran Potencia independiente en la arena mundial. Si no tienen éxito en esto, la UE se escindirá o tomará una posición bastante subordinada a otra Gran Potencia.

30.  La posición del Japón entre las grandes potencias sigue estando marcada por las condiciones geopolíticas resultantes de su derrota en la Segunda Guerra Mundial. Si bien es una potencia económica muy fuerte, su ejército es bastante pequeño y no está autorizado (por su constitución) a unirse a ninguna operación extranjera. Su defensa militar sigue dependiendo fuertemente de Estados Unidos. Desde hace algunos años intenta convertirse en una Gran Potencia más “segura de sí misma” y agresiva, pero hasta ahora sigue atrapada en su constitución “pacifista”. El actual gobierno del primer ministro Yoshihide Suga intenta abordar este problema uniéndose a la política de la Guerra Fría de Washington contra China y Rusia (por ejemplo, Tokio anunció por primera vez que acudiría en ayuda de Taiwán en caso de una invasión china [32]; las tensiones con Moscú se han acelerado recientemente en relación con el control de Rusia sobre las Kuriles del Sur. [33])

31. La aceleración de la rivalidad entre las grandes potencias imperialistas no solo es causada por la decadencia del capitalismo y la decadencia de los Estados Unidos, o el surgimiento de nuevas potencias. También tiene profundas razones domésticas. La clase dominante de todas las potencias capitalistas se enfrenta inevitablemente -como resultado de la profundización de la crisis de la formación social capitalista- una erosión de su base de clase social y política (sectores de la pequeña burguesía y capas medias urbanas, aristocracia obrera, sectores atrasados de las masas, etc.). Como hemos señalado en repetidas ocasiones, este desarrollo plagado de crisis ha sido un factor crucial para la decisión de despertar e instrumentalizar el miedo público a la pandemia de COVID y lanzar una gigantesca ofensiva antidemocrática para expandir el aparato policial y de vigilancia. El chovinismo, que agita el sentimiento público contra los rivales extranjeros (así como contra los migrantes y las minorías en el país), es otro instrumento ideológico de la clase dominante para contrarrestar la pérdida de su base de clase social y política. Por cierto, esta es la razón por la que la CCRI habla del bonapartismo de Estado chovinista como modelo político hacia el que la mayoría de las clases dominantes están cambiando cada vez más. Como resultado, vemos un creciente chovinismo en los países occidentales contra China y Rusia “que no comparten nuestros ideales democráticos”, “que nos espían e interfieren en nuestras elecciones”, etc. Al mismo tiempo, el público de China (y Rusia) es bombardeado con propaganda patriótica, referencias a la naturaleza incompetente e hipercrítica de Occidente, etc. De hecho, por supuesto, se trata de una pelea a gritos entre dos ladrones, ¡uno peor que el otro! Sin embargo, lo que es importante que los marxistas tengan en cuenta es que tal clima político e ideológico interno crea una presión pública masiva sobre cada gobierno para que no parezca débil y apaciguador contra «el enemigo extranjero”. En resumen, además de los conflictos reales sobre esferas de influencia, las clases dominantes de todas las grandes potencias también tienen fuertes razones internas para acelerar la Guerra Fría interimperialista.

32. Es la combinación de estos acontecimientos: una formación social en decadencia, una economía global en depresión, un orden político mundial desestabilizado, una rivalidad acelerada entre las grandes potencias, las clases dominantes que pierden el apoyo interno y la construcción del bonapartismo estatal chovinista, un proceso simultáneo de belicismo ideológico por parte de todas las grandes potencias, lo que hace que los conflictos armados y el estallido de una guerra sean cada vez más probables. El reciente tiroteo en el Mar Negro y las siguientes amenazas del Kremlin (“La próxima vez daremos en el blanco”) Es una señal de lo que vendrá en los próximos años. En un momento, habrá un enfrentamiento armado. Esto no significa necesariamente que todas las partes estén planificando activamente una guerra mundial. Pero es un hecho que todas las partes están aumentando sus preparativos militares, el número de sus juegos de guerra, etc. y se están preparando para tal confrontación. Es un hecho que los principales generales estadounidenses como James G. Stavridis están especulando públicamente sobre una guerra con China en 2034, 2026 o incluso en 2024.[34] Es un hecho que Wu Qian, portavoz del Ministerio de China de Defensa Nacional, advirtió que la declaración de independencia de Taiwán “significa guerra”, es decir, guerra con un país con el que Estados Unidos y Japón tienen estrechas relaciones.[35] Recordemos que la Primera Guerra Mundial tampoco fue planeada por todas las partes. Algunos querían la guerra, pero otros, a pesar del armamento y la militarización durante años, habían esperado retrasarla y más bien tropezaron con la guerra en el verano de 1914.[36]

33. En este contexto, el análisis del carácter de clase de todas las grandes potencias no es sólo una tarea teórica para los marxistas, sino una obligación política suprema con consecuencias prácticas. Quienes niegan el carácter imperialista de alguna de estas Grandes Potencias abren la puerta para ponerse de su lado, es decir, para convertirse en servidores socialimperialistas de la burguesía de tal o cual país. En otras palabras, ¡el hecho de no reconocer el carácter imperialista de todas las grandes potencias hace que haya una fuerza «socialista» en el campo del enemigo de clase!

34. Existen numerosos ejemplos que corroboran este punto. Varias fuerzas reformistas, (post) estalinistas y populistas de izquierda han servido en los gobiernos de las potencias imperialistas europeas y, por lo tanto, han demostrado su profundo carácter socialpatriótico. Este fue el caso, por ejemplo, del PCF francés que formó parte del gobierno de Jospin en 1997-2002 y que prestó apoyo al gobierno de Holanda en 2012-17. Lo mismo sucedió en Grecia, donde SYRIZA dirigió el gobierno en 2015-19. Y en España PODEMOS, IU y el PCE forman parte actualmente del gobierno socialdemócrata de Sánchez.[37] Si bien el PCJ estalinista nunca ha sido parte de un gobierno japonés, su apoyo social-patriótico a los reclamos territoriales de Japón contra países vecinos como China y Corea del Sur es bien conocido y revela su naturaleza reaccionaria.[38] Muchas fuerzas estalinistas, bolivarianas y centristas son defensores de Rusia y China respectivamente del lado de ellos, en conflictos con las potencias occidentales, es decir, son partidarios social-patrióticos de las potencias orientales. Las dos últimas declaraciones conjuntas sobre la Guerra Fría, firmadas por decenas de partidos estalinistas de todos los continentes, muestran que el socialimperialismo pro-oriental es una corriente muy influyente dentro de los movimientos obreros y populares internacionales.[39]

35. La CCRI repite que los revolucionarios deben oponerse a todas las grandes potencias imperialistas, tanto las de Occidente como las de Oriente. Están obligados a denunciar todas las formas de militarismo, chovinismo, así como sanciones y aranceles punitivos. No deben prestar apoyo de ninguna manera a su propia clase dominante ni a las potencias imperialistas rivales. Basado en el famoso principio de los comunistas “el principal enemigo está en casa”, Los revolucionarios pretenden utilizar cualquier conflicto para debilitar y eventualmente derrocar a la clase dominante. Los socialistas tienen que apoyar las luchas de liberación de los pueblos oprimidos contra las grandes potencias y sus representantes, contra los levantamientos tanto contra las potencias occidentales como contra las orientales. A raíz de esto, los auténticos marxistas deben luchar enérgicamente contra la influencia de esas fuerzas “progresistas” que apoyan de alguna manera a la propia Gran Potencia imperialista o a cualquier otra. La lucha por construir un Partido Revolucionario Mundial es inseparable de la lucha internacional contra todas las Grandes Potencias y por el apoyo de todas las luchas de los pueblos oprimidos.

Tabla 8. Los 10 principales países por proporción de la producción manufacturera mundial en 2019 [40]

                                               Participación en la producción manufacturera mundial

China                                   28.7%

EE.UU.                                 16.8%

Japón                                    7.5%

Alemania                             5.3%

India                                     3.1%

Corea del Sur                     3.0%

Italia                                     2.1%

Francia                                 1.9%

Reino Unido                       1.8%

Indonesia                            1.6%

Tabla 9. Top 5 Países con el Ranking de Empresas Fortune Global 500 (2020) [41]

Lugar                     País                                                       Compañías                           Participación (%)

1                             China (sin Taiwan)                           124                                         24.8%

2                             Estados Unidos                                121                                         24.2%

3                             Japón                                                    53                                           10.6%

4                             Francia                                                 31                                           6.2%

5                             Alemania                                             27                                           5.4%

Tabla 10. Fuerzas Nucleares Mundiales, 2020 [42]

País                                        Misiles Desplegadas          Otros Misiles                       Inventario Total

EE.UU.                                  1,800                                     3,750                                     5,550

Rusia                                    1,625                                     4,630                                     6,255

Reino Unido                          120                                        105                                        225

Francia                                   280                                        10                                           290

China                                      –                                             350                                        350

Tabla 11. Los 5 principales exportadores de armas del mundo, 2016-20 [43]

Lugar                     Exportador                           Participación Global (%)

1                             EE.UU                                  37%

2                             Rusia                                    20%

3                             Francia                                 8.2%

4                             Alemania                            5.5%

5                             China                                   5.2%

IV. La contrarrevolución de COVID entra en una nueva fase

36. Hemos enfatizado en numerosas ocasiones que la Contrarrevolución COVID es uno de los eventos más importantes de la historia moderna. Representa un gigantesco ataque reaccionario de la clase dominante en todo el mundo contra los derechos democráticos fundamentales de las masas populares y un intento de construir y expandir un estado chovinista-bonapartista. La CCRI [44] y nuestros compañeros argentinos en Convergencia Socialista [45] (con quienes nos hemos fusionado recientemente) tenemos un largo y orgulloso historial de oponernos a esta ofensiva reaccionaria desde el comienzo mismo en enero-marzo de 2020. Hemos colocado este evento al mismo nivel que el comienzo de la Primera Guerra Mundial en 1914, que fue un similar golpe contrarrevolucionario repentino y gigantesco. El inicio de esta guerra, similar a la Contrarrevolución COVID, provocó una confusión devastadora en la conciencia de los trabajadores y las masas populares y provocó una traición masiva a los líderes burocráticos y la llamada izquierda.

37. Como hemos elaborado en nuestros trabajos el carácter y el desarrollo de la Contrarrevolución COVID con mucho detalle, nos abstendremos de tratar este tema de manera extensa en este lugar. Observemos, en resumen, que a estas alturas debería estar claro para todos que, si bien la pandemia no es un «engaño» sino una realidad, su peligro es deliberadamente exagerado por la clase dominante. Además, el hecho de que el 80-90% de los muertos sean mayores de 70 años muestra que la pandemia representa un peligro principalmente para las personas mayores (y aquellas con enfermedades preexistentes). Sin embargo, no es particularmente peligroso para la masa de la población. La burguesía monopolista está instrumentalizando deliberadamente la pandemia para justificar políticamente un cambio histórico en la sociedad caracterizado por ataques sin precedentes a los derechos democráticos y los logros sociales y la formación de un estado chovinista-bonapartista. Además, la “lucha contra la pandemia” ofrece extraordinarias oportunidades de negocio para varios sectores (farmacéutico, biotecnológico, informático, de seguridad, etc.), ¡algo que el capital monopolista necesita desesperadamente en tiempos de depresión económica! ¡Y de hecho, 2020 fue el año en el que las 500 personas más ricas del mundo agregaron $1.8 billones a su patrimonio neto combinado! [46]

38. En nuestro nuevo Manifiesto, la CCRI caracterizó la ofensiva actual de la clase dominante con su enfoque en el “Pase Verde” y las vacunas obligatorias como una nueva etapa en la Contrarrevolución del COVID. [47] Esto no significa que los gobiernos ya no utilizarán los métodos de toques de queda masivos, como se puede ver actualmente en los países favoritos de los Zero-COVIDiotas: China, Australia y Nueva Zelanda. Sin embargo, como ya pronosticamos en la primavera de 2020, la clase dominante se esfuerza por lograr un régimen de control y vigilancia más permanente. Este modelo, que la clase dominante en muchos países intenta imponer en la actualidad, es el régimen del “Pase Verde” del que la vacunación obligatoria es un componente necesario y altamente rentable para las grandes farmacéuticas.

39.  En este punto, no repetiremos nuestro análisis integral y respuesta programática al régimen del “Pase Verde” y remitiremos al lector a nuestro Manifiesto antes mencionado. Aquí, nos limitaremos a unas pocas observaciones. Somos una organización política, no un equipo de expertos médicos. Llamamos a las organizaciones de la clase trabajadora y los oprimidos a luchar por las mejores condiciones para permitir la respuesta médica más óptima con el fin de reducir y finalmente eliminar la pandemia. Como organización política desenmascararemos las mentiras obvias de la clase dominante disfrazada de «ciencia médica» (como “si la gente se vacunara, la gente recuperaría la libertad personal» o que tal «la vacunación masiva podría eliminar la pandemia pronto”). Otro mito que difunden los medios de comunicación dominantes es el lema de que “la gente debe confiar en la ciencia”. Por supuesto, la ciencia es grandiosa… pero muchos científicos son remunerados o dependen de las grandes farmacéuticas y/o de la maquinaria estatal. Por lo tanto, una mirada crítica al análisis de los científicos no solo es legítima, sino un requisito previo para cualquier enfoque serio, ya ni decir marxista. Por supuesto, al mismo tiempo, los socialistas también deben advertir contra los oscurantistas reaccionarios que intentan explotar la desconfianza generalizada contra la política gubernamental. Sin embargo, en la mayoría de los países no es el oscurantismo el principal peligro, sino los propagandistas de los que están en el poder: ¡las grandes farmacéuticas y el bonapartismo con sus complacientes servidores también conocidos como “expertos médicos”!

40. Reiteramos que no estamos en contra de la vacunación en principio ni en el caso de COVID. Todas las personas que quieran vacunarse deberían poder hacerlo de forma gratuita. Sin embargo, es importante señalar que la política de vacunación masiva no es solo políticamente peligrosa, ya que es parte del régimen bonapartista del Green Pass. También resulta cada vez más claro que las vacunas actualmente en circulación no reducen (o lo hacen solo por un período limitado) la propagación de la infección. Esto es evidente en los países que han vacunado a una gran parte de la población (por ejemplo, Israel, Inglaterra, Chile, Islandia). Se ha demostrado que un gran número de los infectados recientemente ya habían sido vacunados. Por tanto, la política de vacunación masiva no elimina la pandemia, sino que provoca una mutación más rápida del virus que, en consecuencia, se vuelve cada vez más peligrosa. Objetiva, deliberadamente o no, el empuje de las grandes farmacéuticas para imponer rápidamente vacunas poco efectivas no elimina la pandemia, pero agrava el peligro del virus al que la respuesta de los gobiernos y las grandes farmacéuticas es… más vacunación. ¡Es un círculo vicioso!

41. Agreguemos brevemente en este punto que nuestra advertencia sobre el trasfondo de lucro de la política de vacunación obligatoria también ha sido totalmente confirmada por el tratado recientemente filtrado del gigante farmacéutico Pfizer con los estados. Se ha revelado que gobiernos de todo el mundo han firmado tratados con Pfizer que, por un lado, garantizan a esta corporación no solo altos precios por unidad. Los gobiernos también reconocen que «los esfuerzos de Pfizer para desarrollar y fabricar el producto» están «sujetos a riesgos e incertidumbres importantes«. Si resulta que la vacuna COVID-19 de Pfizer conlleva algún riesgo, la corporación no enfrentará consecuencias. Los gobiernos deben «indemnizar, defender y mantener indemne a Pfizer … de y contra todas y cada una de las demandas, reclamos, acciones, demandas, pérdidas, daños, responsabilidades, acuerdos, sanciones, multas, costos y gastos … que surjan de, se relacionen o resulten de la Vacuna.” Además, en caso de que salga un medicamento u otro tratamiento que pueda prevenir, tratar o curar el COVID-19, el acuerdo se mantiene y el país debe cumplir con su orden de vacunación. En resumen, las corporaciones farmacéuticas obtienen ganancias gigantescas, sin riesgos y a largo plazo. ¡No es de extrañar que estos tratados hayan permanecido en secreto durante 10 años (y en el caso de Israel incluso 30 años)! [48]

42. Por lo tanto, los gobiernos tienen un incentivo muy fuerte para impulsar la vacunación obligatoria. Por un lado, la vacunación masiva es un requisito necesario para imponer el sistema de control y vigilancia “Green Pass”. Y, por otro lado, los gobiernos están obligados por contrato opresivo a largo plazo a utilizar la vacunación de esta o aquella corporación farmacéutica. Por estas razones, es lógico que todos estos gobiernos desacrediten y repriman cualquier fármaco o tratamiento alternativo contra el COVID.

43. El sistema de “Pase Verde” es crucial para la clase dominante, ya que permite un refinamiento e individualización del sistema policial y de vigilancia y hace que el estado chovinista-bonapartista sea más práctico. Los comfinamientos pueden imponerse en situaciones específicas, pero no son, en sí mismos, una forma sostenible de régimen. El sistema «Green Pass» permite una forma más sostenible de control de la población.

44. ¡Exigimos que los gobiernos eliminen inmediatamente los contratos opresivos a largo plazo con las grandes farmacéuticas! Todas las corporaciones farmacéuticas deben ser nacionalizadas bajo el control de los trabajadores y expropiadas sin compensación. Hacemos un llamado a la movilización de recursos financieros masivos y al desarrollo de un plan social para encontrar y producir el mejor tratamiento médico posible contra el virus. Esto debería incluir la prueba y elaboración de vacunas, pero también de medicamentos alternativos.

45. Es muy alentador que las protestas masivas contra el régimen de «pase verde» y la vacunación obligatoria han comenzado en varios países. El movimiento de protesta más importante existe en Francia, donde varios cientos de miles marchan cada fin de semana, y esto en medio del período de vacaciones de verano, que siempre ha sido un período políticamente muerto. (¡Ya Trotsky bromeaba sobre los franceses que nunca iniciarían una lucha de masas durante el período sagrado del verano sino esperarían el otoño!). Si bien este movimiento es profundamente espontáneo y popular, la traición de la izquierda reformista y la burocracia laboral, ¡que han apoyado la política bonapartista de encierro desde el primer minuto en marzo de 2020! – ha dado lugar a la situación en la que las fuerzas de derecha (en particular los «Patriotes de Philippot») Podría desempeñar un papel influyente. Sin embargo, el carácter profundo de las protestas masivas está empujando a los burócratas de los sindicatos y partidos como el LFI de Mélenchon a denunciar cada vez más la política del Pase Verde y unirse a las protestas. Obviamente, este es un desarrollo muy bienvenido que los revolucionarios deben alentar promoviendo la táctica del frente único de llamar a las organizaciones de masas reformistas a unirse a la lucha.

46. Es notable lo poco que los llamados partidos de “izquierda” se han posicionado públicamente sobre este tema del régimen del “Pase Verde” y la vacunación obligatoria. Algunos han expresado su apoyo (como el PO (T) de Altamira en Argentina) mientras que otros han tomado una postura crítica (como Gabriel Solano del PO “oficial” en Argentina). Pero, en general, es evidente que la izquierda reformista y centrista se encuentra en un callejón sin salida. Casi todos ellos han compartido la propaganda estatal oficial de la pandemia como el “peor peligro de la historia para la civilización” y apoyan la política de cierre (generalmente combinada con demandas económicas como el salario completo pagado durante las cuarentenas). Los sectores más reaccionarios de la Izquierda del Encierro incluso se unieron a la notoria campaña “ZeroCOVID” pidiendo “Encierros indefinidos hasta que el virus sea completamente eliminado”. Sin embargo, el régimen del “Pase Verde” es un ataque obvio y provocador a los derechos democráticos – y uno que definitivamente está aquí para quedarse (en oposición a los cierres supuestamente a corto plazo y temporales). Por lo tanto, podemos esperar que una serie de izquierdistas reformistas y centristas, al menos verbalmente y con vacilación, se opongan al régimen del «Pase Verde». Ya vemos en Francia que varios de esos izquierdistas ahora se ven obligados a unirse a las manifestaciones.

47. Sin embargo, consideramos probable que la segunda fase de la Contrarrevolución COVID (la fase del Pase Verde, se podría decir) acelere las contradicciones internas, las tensiones y la crisis entre varias de estas organizaciones reformistas y centristas. Están en un callejón sin salida. Si la pandemia es tan terrible como ellos mismos han afirmado desde hace un año y medio, ¿por qué no apoyar todas las medidas desesperadas posibles para permitir la supervivencia de la humanidad? Si es una pandemia tan peligrosa, ¿por qué debería uno oponerse a la eliminación de todos los riesgos (como poner a las personas en contacto con personas no vacunadas)? ¿Por qué no seguir usando máscaras, mantener el distanciamiento social, prohibir grandes reuniones de personas, etc. solo para asegurarnos de que no todos seamos asesinados por el virus? Y si la vacunación es la única respuesta (que la mayoría de ellos creen) ¿por qué no obligar a las personas a recibir una inyección (¡o mejor como varias inyecciones!)? Se pueden ver las contradicciones en el caso del FT «trotskista» con el PTS en Argentina como la sección más grande. Este último ha apoyado la política de confinamiento desde la primavera de 2020, solo agregando la demanda de salarios completos pagados durante la cuarentena. ¡Ha cancelado todos los grandes mítines y manifestaciones en este período alegando que esto sería necesario debido a la pandemia! Su sección alemana denunció histéricamente recientemente a la UEFA por permitir que la gente siga los partidos de fútbol de la Eurocopa en los estadios, ya que esto socavaría el necesario «distanciamiento social» y, por lo tanto, «destruiría nuestros éxitos contra la pandemia».[49]  Sin embargo, su sección francesa ahora ha estado bajo presión para apoyar el movimiento de masas contra el régimen del «Pase Verde». ¡El resto de su internacional obviamente se siente incómodo con esto y no promueve mucho la nueva posición de sus camaradas franceses!

48. Los revolucionarios deben apoyar cada paso progresista de los partidos reformistas y centristas de izquierda. Si se oponen al régimen del “Pase Verde”, deberíamos pedir actividades conjuntas sin exigir que primero tengan que renunciar a su apoyo a la política de encierro. Sin embargo, es importante explicar a tales compañeros las contradicciones internas de sus posiciones y el vínculo necesario y claro entre la primera y la segunda etapa de la Contrarrevolución del COVID, entre la política de encierro y la prohibición de las asambleas masivas, entre la política de «Pase Verde» y de vacunación obligatoria. ¡Todos los elementos sanos de estos partidos deben romper con la política de social-bonapartismo que ha marcado a estas organizaciones desde la primavera de 2020!

49. Por último, queremos señalar una característica destacable del desarrollo actual de la Contrarrevolución COVID que tiene un paralelismo histórico. Como fenómeno global, esta ofensiva reaccionaria no es implementada solo por un tipo específico de gobierno, sino por varios. Los confinamientos, el Pase Verde, la vacunación obligatoria, etc. han sido impuestos por regímenes capitalistas estalinistas (por ejemplo, China, Vietnam), monarquías y dictaduras (por ejemplo, Arabia Saudita). Emiratos Árabes Unidos, Egipto), regímenes bonapartistas con elementos de parlamentarismo (por ejemplo, Rusia, Filipinas, Irán, varios estados de África y el sudeste asiático), gobiernos reaccionarios de derecha (por ejemplo, India, Australia, Hungría), gobiernos liberales burgueses (por ejemplo, Francia, Alemania, Italia, Estados Unidos bajo Biden), así como gobiernos de «izquierda» – en realidad frente popular burgués – (por ejemplo, España, Sudáfrica). Hay una fuerte similitud con la Primera Guerra Mundial. En ese momento, todas las grandes potencias, independientemente de la fisonomía política específica de sus gobiernos, se unieron a la masacre imperialista: monarquías absolutistas (como Rusia y Japón), monarquías con elementos de parlamentarismo (Alemania, Austria-Hungría e Italia), gobiernos democráticos burgueses con socialdemócratas como ministros en sus filas (Gran Bretaña, Francia) y gobiernos liberales (por ejemplo, Estados Unidos). Por lo tanto, apoyar la guerra imperialista no era una característica específica de una sola corriente política, sino de casi todas, desde la derecha hasta la «izquierda».

50.También hay otro paralelo interesante. El pionero de la política del Pase Verde con su componente necesario de vacunación obligatoria, al menos entre los países «democráticos» occidentales, es el gobierno francés del presidente Macron, es decir, una figura liberal burguesa, no un populista de derecha. Es interesante recordar que el gobierno alemán, que fue el motor que provocó la guerra en julio/agosto de 1914, estaba encabezado por el canciller Bethmann Hollweg. Al igual que Macron, no fue un chovinista de derecha sino un liberal que estableció buenas conexiones con los líderes del partido socialdemócrata (que fue crucial para ganar su apoyo a la guerra). [50] Finalmente fue derrocado en el verano de 1917 y reemplazado por los chovinistas archirreaccionarios Paul von Hindenburg und Erich Ludendorff. En otras palabras, la historia ha demostrado que no necesita fuerzas ultrarreaccionarias de derecha para lanzar ataques contrarrevolucionarios de proporciones históricas. Esto también lo pueden hacer los representantes liberales «moderados» de la burguesía. De hecho, esas personas tienen la ventaja de que parecen más inocentes e integradoras y, por lo tanto, pueden confundir más fácilmente a las masas y conquistar el campo reformista.

51. En conclusión, resumiremos algunas consignas cruciales que la CCRI considera centrales en el período actual en relación con el tema COVID.

¡Expansión masiva del sector de la salud pública bajo control obrero y popular!

¡Recuperación del control sobre nuestro cuerpo y nuestros datos!

Derribemos del «Pase Verde» – ¡un gigantesco ataque a la democracia!

Dejemos que la gente elija por sí misma: ¡vacunación gratuita para quienes lo deseen, no vacunación para quienes no quieran!

¡Abajo todos los poderes de emergencia para el estado en relación con la pandemia!

¡No a todas las restricciones al derecho de reunión de las personas!

¡Obliguemos a los gobiernos a echar abajo inmediatamente los acuerdos con las grandes farmacéuticas!

¡Nacionalización sin compensación de todas las corporaciones farmacéuticas bajo el control de los trabajadores!

¡Por un plan público para producir el mejor tratamiento médico posible contra el virus (incluidas vacunas y medicamentos alternativos)!

Apoyo financiero completo para los grupos vulnerables que así lo deseen (por ejemplo, licencia con salario completo, apoyo social y financiero integral para aquellos que deseen aislarse, etc.).

¡Preparémonos para un levantamiento popular contra los regímenes de COVID!

¡Por un gobierno de emergencia de los trabajadores y masas populares!

Además, abogamos firmemente por acciones conjuntas con otros trabajadores y fuerzas populares en objetivos limitados. Por ejemplo, las actividades conjuntas contra la política del Pase Verde a pesar de los desacuerdos sobre el tema de las vacunas son legítimas.

V. Una nueva ola global de luchas de masas

52. Hemos señalado en nuestro análisis de la evolución de la situación mundial que la combinación del inicio de la Gran Depresión, la aceleración de la rivalidad entre las grandes potencias y la ola mundial de levantamientos populares habían abierto una nueva etapa en el otoño de 2019. Caracterizamos esta situación mundial como prerrevolucionaria. Esta situación terminó en la primavera de 2020 con el inicio de la Contrarrevolución COVID global. Sin embargo, ya unos meses después vimos que las masas populares habían comenzado a recuperarse del susto y volvían a luchar. [51] The Black Live Matters El levantamiento en los EE. UU. En el verano de 2020 jugó un papel particularmente importante en este cambio, ya que provocó una situación prerrevolucionaria en el estado imperialista más grande. [52]

53. En este documento no trataremos en detalle la lucha de clases en países individuales y remitiremos a los lectores a las declaraciones y artículos respectivos. En este punto, más bien queremos centrarnos en una caracterización de la dinámica general de la lucha de clases global y discutir las conclusiones más importantes para las perspectivas revolucionarias.

54. En general, es muy probable que las movilizaciones contra la Contrarrevolución del COVID aumenten en número en un futuro muy cercano. Otros eventos de lucha de clases pueden desarrollarse menos rápido, pero con más gravedad. Podríamos ver más luchas de liberación nacional a medida que la aceleración de la rivalidad entre las grandes potencias abre más espacio para la lucha de los pueblos oprimidos. Además, la Gran Depresión provocará inevitablemente una nueva ola de revueltas por hambre. También sentará las bases para futuros levantamientos revolucionarios. Por último, la enorme crisis ambiental podría provocar una ola de catástrofes sin precedentes que conduzca a la migración masiva y la intervención violenta del aparato represivo en una escala completamente nueva. Esto en consecuencia, provocará nuevas luchas de masas.

55. El cambio climático, el calentamiento global y el colapso de la extracción de materias primas abrirán una era en la que la barbarie es palpable. La generación actual de niños y jóvenes entiende la urgencia de salvar el planeta tierra, ya que incluso las reformas más radicales implementadas dentro del sistema capitalista no pueden evitar un aumento de más de 2 grados en la temperatura general. Tales cambios drásticos en el clima ya ocurrieron en la historia del planeta. El resultado siempre fue la extinción de la mayoría de las especies en ese momento. Nadie debería hacerse ilusiones: es el modo de producción capitalista el que ha provocado el proceso destructivo en primer lugar. La forma en que opera el sistema de clases capitalista no permite el rescate de la humanidad del apocalipsis ambiental, incluso si pasaría por una reforma radical (que es una ilusión en sí misma). A medida que el mundo capitalista se dirige hacia un colapso ambiental a un ritmo impresionante, el reloj corre para que los socialistas de todo el mundo construyan un partido mundial revolucionario. Una revolución socialista mundial exitosa es la única manera de evitar la destrucción de nuestro planeta. Por ahora, la lucha para detener el colapso ambiental parece estar menos al frente y al centro que muchas otras movilizaciones. Sin embargo, los auténticos marxistas tendrán que prepararse y adaptarse. Más que nunca, el futuro partido mundial por el socialismo será un partido de la juventud revolucionaria.

56. En Asia, vimos una serie de luchas de clases muy importantes. El evento más crucial (¡al menos en el momento de redactar este documento, ya que vivimos en tiempos tan tumultuosos!) Es la victoriosa guerra de guerrillas del pueblo afgano contra los ocupantes de Estados Unidos / OTAN y su régimen títere. Naturalmente, no nos hacemos ilusiones sobre el liderazgo reaccionario de los talibanes y no les prestamos apoyo político. Pero desde un punto de vista marxista, los últimos 20 años no vieron una batalla entre las ideologías del “islamismo” y el “liberalismo” (como afirman los idiotas pro-occidentales y sus cotorras de “izquierda”), sino una guerra de clases. entre las potencias imperialistas occidentales y sus títeres locales contra las masas populares (compuestas mayoritariamente por trabajadores, campesinos pobres, pequeña burguesía urbana, etc.). En tal guerra de liberación nacional, Los marxistas no podían dejar de apoyar la lucha militar de la resistencia afgana como lo hemos hecho desde 2001. [53]

57. Si bien todavía es demasiado pronto para hacer pronósticos detallados sobre la evolución futura, es evidente que se trata de una victoria histórica por varias razones. Primero, los acontecimientos recientes en Afganistán representan una guerra de liberación exitosa de un pueblo relativamente pequeño en un país extremadamente pobre y «atrasado» contra los imperialistas occidentales más poderosos. Ya vemos que esta victoria es recibida con entusiasmo por las partes beligerantes de los pueblos oprimidos (por ejemplo, en Gaza, Siria, etc.) En segundo lugar, esta victoria supone un golpe extraordinario y severo para el Occidente imperialista, y en particular para los Estados Unidos Hace solo unos meses, Biden anunció “¡América ha vuelto!” ¡Hoy, todos pueden ver que Estados Unidos no ha regresado sino que está retrocediendo! Como ya hemos señalado en un comunicado, esta derrota debilita el papel de Estados Unidos como potencia líder mundial. Socava enormemente la confianza de los aliados en el apoyo de Washington en horas críticas. Taiwán, Arabia Saudita e incluso Israel podrían pensárselo dos veces antes de comenzar una guerra con sus rivales. E incluso las potencias europeas podrían ver su política global bajo una nueva luz ahora. Además, no cabe duda de que Pekín y Moscú no pueden dejar de sentirse alentados por tal humillación pública del ex «policía mundial».

58. La India, el segundo país más grande del mundo, vio una huelga general de más de 250 millones de trabajadores en noviembre de 2020. Al mismo tiempo, comenzó una gigantesca lucha de masas campesina, el Levantamiento de Dilli Chalo, que duró varios meses y que ha debilitado gravemente al gobierno de derecha de Modi. [54]

59.  Birmania-Myanmar – un país estratégicamente situado entre China, India, Bangladesh, Tailandia y Laos – ha visto una de la revuelta más importante actual como consecuencia del golpe militar el 1 de febrero. La heroica resistencia de las masas populares y la extraordinaria brutalidad de la dictadura han dado como resultado una militarización del levantamiento y su transformación en una guerra civil. Birmania-Myanmar está a punto de convertirse en la Siria del sudeste asiático. La intervención de las grandes potencias imperialistas – Rusia y China con apoyo económico, militar y diplomático al régimen, Estados Unidos y la UE con sanciones contra el régimen – significa que este levantamiento pronto puede tener consecuencias regionales y globales. Naturalmente, los revolucionarios apoyan plenamente este levantamiento popular y se oponen a todas las formas de injerencia imperialista. [55]

60. Sin embargo, también ha habido una derrota importante en la lucha de clases en Asia. El régimen capitalista estalinista de China parece haber logrado aplastar el levantamiento prodemocracia en Hong Kong. Utilizaron hábilmente la pandemia para paralizar las protestas masivas y luego reprimir a los activistas. Muchos han sido arrestados o se vieron obligados a huir del país. [56]

61. El Oriente Medio– el epicentro de la lucha de clases global en la última década – continúa experimentando una serie de importantes luchas de masas. No es casualidad que auténticos revolucionarios hicieran del apoyo a estas luchas un criterio clave para juzgar políticamente a todas y cada una de las tendencias socialistas. Una de las dos luchas más importantes de la región es la lucha de liberación nacional en curso del pueblo palestino contra el opresor sionista. Es de suma relevancia no solo porque es una lucha estratégicamente crucial que se lleva a cabo desde hace muchas décadas, sino también porque ha entrado en una nueva fase con la defensa victoriosa de Gaza en la cuarta guerra en junio de 2021 y el comienzo simultáneo de la Tercera Intifada. Añádase a esto que el declive de EE. UU. el imperialismo también debilita a su aliado estratégico en la región: el estado sionista del apartheid. (Al mismo tiempo, este proceso también fortalece a las fuerzas fascistas más racistas dentro de Israel). [57]

62. Esta dinámica tiene que resultar, de una forma u otra, en nuevos levantamientos y guerras. Esta puede ser otra guerra de Gaza, una guerra israelí contra Hezbollah o incluso un ataque israelí contra Irán. [58] Cada uno de estos escenarios tiene consecuencias explosivas para toda la región y puede desestabilizar al propio Israel, así como a varios regímenes árabes. Naturalmente, en cada uno de esos conflictos, la CCRI se pondrá del lado del pueblo oprimido resp. países semicoloniales y piden la derrota del agresor sionista. [59]

63. La segunda lucha de liberación crucial en el Oriente Medio es la revolución siria en curso contra la tiranía de Assad respaldada por el imperialismo ruso y las milicias iraníes. Más de 10 años después del inicio, las masas sirias continúan su lucha a pesar de estar acorraladas en las áreas liberadas del noroeste del país. Sin embargo, el reciente levantamiento en la región de Daraa, en el sur, es una señal de que las energías revolucionarias siguen presentes incluso entre las masas de álamos que se ven obligadas a vivir bajo la podrida dictadura. Apoyar esta lucha de liberación y pedir su vinculación con otras luchas en la región es una prueba de fuego para los auténticos marxistas. [60]

64. El último levantamiento en Irán, en particular en el sur, donde vive la minoría árabe, así como la huelga de los trabajadores del petróleo han demostrado que la situación en este país está lejos de ser estable. Este es aún más el caso, ya que este ya ha sido el tercer levantamiento en los últimos 3,5 años. La naturaleza peculiar del estado iraní, un régimen mullah capitalista reaccionario que también es una prisión de minorías nacionales (solo una pequeña mayoría de la población es persa), así como los inevitables problemas económicos y ecológicos a raíz de la Gran Depresión. y la crisis climática hace muy probable que se produzcan revueltas similares en los próximos años. [61]

65. La legítima guerra nacional de defensa del pueblo yemení contra la reaccionaria agresión liderada por Arabia Saudita continúa desde hace más de seis años. A pesar de la enorme superioridad militar y tecnológica (más el apoyo occidental), Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos han demostrado ser incapaces de derrotar a la resistencia nacional liderada por los hutíes. Los revolucionarios continúan apoyando esta lucha sin prestar ningún apoyo político a los pequeños burgueses islamistas hutíes ni a sus partidarios iraníes. [62]

66. Otros países también han visto un resurgimiento de las protestas masivas después de los reveses como resultado de la Contrarrevolución de COVID. Entre ellos se encuentran Irak y Líbano y, en menor grado, Argelia. [63] Tanto las luchas en Irak como en el Líbano son de importancia regional. Irak, en sí mismo un país con diversidad étnica y religiosa, conecta al Irán dominado por los chiítas con Siria y otras partes del mundo árabe (en su mayoría sunita). Además, todavía hay varios miles de soldados estadounidenses estacionados, aunque regularmente son atacados por las milicias.

67. El sistema político corrupto del Líbano está totalmente desacreditado; su economía capitalista está en quiebra y depende financieramente de la ayuda financiera extranjera. Además, es un país con diversidad religiosa que experimentó una larga guerra civil en las décadas de 1970 y 1980 (además de una invasión israelí y siria). Dado que es un vecino de Siria (donde todavía está en curso un proceso revolucionario), así como de Israel (con el que tiene tensiones militares habituales), el levantamiento popular en el Líbano podría tener consecuencias dramáticas. Si el pueblo no derroca al gobierno para imponer un gobierno obrero y campesino, el conflicto podría transformarse en una guerra civil de tipo político- “religioso” con consecuencias regionales. La minoría sunita, que domina la segunda ciudad más grande de Trípoli, el epicentro de las protestas masivas en el período reciente, podría unirse a las masas revolucionarias en Siria. Hezbollah defendió legítimamente al Líbano contra el agresor sionista en 2006, pero ha desempeñado un papel reaccionario en Siria, donde apoya a Assad. ¿Qué papel jugarán en una situación de colapso del Líbano? Si Israel decide intervenir en tal escenario, esto complicaría aún más el panorama. ¿Qué papel jugarán en una situación de colapso del Líbano? Si Israel decide intervenir en tal escenario, esto complicaría aún más el panorama. ¿Qué papel jugarán en una situación de colapso del Líbano? Si Israel decide intervenir en tal escenario, esto complicaría aún más el panorama.

68. También ha habido una serie de luchas importantes, especialmente dirigidas por los jóvenes, en Túnez. Las protestas se dirigieron principalmente contra la miseria económica, el desempleo y la brutalidad policial. [64] Sin embargo, recientemente el presidente Kais Saied ha iniciado un golpe de estado con el respaldo de los Emiratos, Arabia Saudita y Egipto. Su objetivo es repetir el escenario egipcio donde el general Sisi construyó una dictadura después del golpe de julio de 2013. Si bien Saied apunta a disolver el parlamento y reprimir a todos los oponentes potenciales, la lucha aún no está decidida. [65]

69. Como en otros continentes, la lucha de clases en América Latina también ha experimentado un nuevo auge en el período reciente. Colombia atravesó una de las mayores rebeliones de su historia, dirigida contra el gobierno corrupto y neoliberal de Iván Duque. Las masas formaron asambleas populares y también unidades de autodefensa para luchar contra la brutal policía. En Cali, uno de los principales centros económicos e industriales de Colombia, la gente incluso pudo crear una situación de poder dual local. Sin embargo, debido a la fuerte represión y la política pacificadora de las fuerzas reformistas, la lucha ha disminuido en el período reciente. [66]

70. Chile, que fue un centro de la lucha de clases latinoamericana en 2019, ha vuelto a ver una serie de importantes movilizaciones en el período reciente. Entre ellos se encuentran las huelgas tanto de mineros como de estibadores, sectores estratégicos del proletariado del país. Además, la juventud ha librado repetidas batallas contra la policía, una fuerza ultrarreaccionaria en la tradición de la dictadura de Pinochet. Además, varias elecciones reflejan un giro importante hacia la izquierda en la conciencia de las masas, ya que resultaron en importantes derrotas para las fuerzas de derecha y un fortalecimiento de las fuerzas de izquierda reformistas e independientes. Un candidato del Partido Comunista, una fuerza estalinista pero todavía un partido asociado con la resistencia de izquierda contra la dictadura, se convirtió en el nuevo alcalde de la ciudad capital, Santiago. [67]

71. Cuba fue testigo de la primera rebelión popular contra el régimen capitalista estalinista desde hace casi dos décadas. Fue una reacción tanto a las condiciones de la dictadura como a las consecuencias de la política de austeridad que impuso el gobierno de Díaz Canel a principios de 2020. [68] Similar a otros focos de inflamación de la política mundial (por ejemplo, la Revolución Siria, la Revolución libia en 2011, las protestas masivas en Hong Kong, la opresión de los musulmanes uigures en China), este es un tema en el que importantes sectores de la izquierda estalinista, populista y centrista se unen al campo de la contrarrevolución mientras varios centristas adoptan una postura cautelosa. apoyo a la reforma del régimen (en lugar de revolución).

72. En Brasil hemos visto un resurgimiento de las protestas masivas contra el gobierno reaccionario de Bolsonaro. Este es un acontecimiento muy bienvenido ya que tales protestas disminuyeron como consecuencia de la política desmovilizadora de la burocracia reformista bajo el pretexto de la pandemia. El principal peligro es que estas protestas permanezcan bajo el control de la burocracia del PT, la CUT y sus aliados que quieren utilizarlas como apoyo subordinado a la campaña de Lula para las elecciones presidenciales del próximo año. Dado que Lula y el PT están decididos a continuar su frente popular con fuerzas clave de la burguesía (como el MDB), esto significa que el proyecto de los burócratas reformistas es transformar las protestas en un instrumento para un frente popular con similitudes con la política del Partido democrática de Biden. De ahí que sea urgente luchar dentro de este movimiento de masas por la independencia de clase y por la ruptura con todas las fuerzas abiertamente capitalistas. [69]

73. Si bien la lucha de clases en Argentina no ha alcanzado proporciones similares a las de los países mencionados anteriormente, las próximas elecciones de otoño serán una prueba importante para el populista burgués (la “izquierda” kirchnerista) así como para las fuerzas centristas (FITu y otros). El éxito o la derrota electoral pueden tener repercusiones importantes dentro de estas fuerzas. Dado que Argentina es el hogar de las fuerzas autoproclamadas trotskistas más grandes e influyentes del mundo, esta elección también puede tener consecuencias significativas para las organizaciones internacionales de las que algunos partidos argentinos son la sección «madre». Convergencia Socialista (la sección argentina de la CCRI) participa en esta elección como parte de la alianza FITu con sus propios candidatos y con su programa independiente. Nuestros camaradas llamarán a votar por FITu ya que representa, en contraste con el populismo peronista, la independencia de la clase obrera de las fuerzas burguesas. [70]

74. El evento de lucha de clases más importante de los últimos tiempos en el África subsahariana ha sido la revuelta de hambre de una semana en Sudáfrica. Si bien inicialmente reflejó más bien la lucha por el poder dentro del partido de gobierno ANC (entre la facción dominante del presidente Ramaphosa y la facción del ex presidente Zuma que ahora está en la cárcel), pronto se convirtió en una revuelta generalizada de las masas negras pobres. Grandes sectores de la burocracia laboral se alinearon con el partido de la ley y el orden y denunciaron estas protestas. La mayoría de los centristas adoptaron una posición pasiva de «entender» las protestas, pero sin ninguna estrategia activa para transformar tales protestas en un levantamiento organizado. Sin embargo, este ha sido el mayor levantamiento popular en Sudáfrica desde el fin (formal) del Apartheid en 1994; ¡es un presagio de futuras luchas de masas! [71]

75. Nigeria, el segundo país clave del África Negra, ha visto una importante intensificación de la lucha de resistencia (en parte en forma de acciones armadas) de las nacionalidades oprimidas en el sur, en particular de la población indígena de Biafra. Las recientes detenciones de líderes de sus movimientos independentistas han provocado cierto revés y desmoralización. Sin embargo, está claro que la opresión provocará nuevos resentimientos e insurrecciones. Este es aún más el caso cuando el gobierno de Buhari, dominado por el norte, y las fuerzas ultrarreaccionarias basadas en Fulani (sobre todo Boko Haram e ISWAP) están instigando campañas chovinistas contra la gente del sur para, por un lado, expandir su influencia y poderes contra las masas y otras facciones de la clase dominante. Por otra parte, lo hacen para desviar la atención pública de la profunda crisis socialista y política del capitalismo nigeriano. La huelga en curso de la Asociación Nacional de Médicos Residentes (NARD) es un testimonio de esto. [72]

76. Etiopía actualmente se asemeja a la versión africana del Imperio Austro-Hungría en el final del siglo XIX. Es el segundo país más grande de África con una población de 110 millones de personas, pero está profundamente dividido a medida que facciones políticas reaccionarias instigan tensiones entre sus numerosos grupos étnicos y tribales (se hablan alrededor de 90 idiomas). Los últimos meses vieron una guerra civil devastadora cuando el primer ministro Abiy Ahmed ordenó al ejército atacarTigray cuyo liderazgo regional jugó un papel dominante en el país hasta hace poco. El resultado ha sido asesinatos en masa, violaciones sistemáticas de mujeres, destrucción masiva y cientos de miles de refugiados. Como las fuerzas regionales de Tigray lograron librar una lucha guerrillera muy hábil y eficaz, recientemente lograron expulsar al ejército de su región. Sin embargo, parece que el gobierno intenta superar sus derrotas con un odio más chovinista y belicista. [73]

77.  Los dirigentes de ambos campamentos en la guerra civil de Etiopía han desempeñado un papel destacado en la denominada Misión de la Unión Africana en Somalia (AMISOM), una fuerza proimperialista que ocupa Somalia desde 2007. La misión de esta misión era para poner este país estratégicamente ubicado (en el Cuerno de África) bajo el control de las Grandes Potencias. Sin embargo, las fuerzas de ocupación se enfrentan a una resistencia popular masiva liderada por las fuerzas pequeñoburguesas de Al-Shabaab. A pesar de la superioridad numérica y militar, así como del apoyo de las fuerzas especiales estadounidenses y francesas, no han logrado aplastar estas fuerzas de resistencia. [74]

78. El foco de la lucha de clases en Europa Occidental en otoño de 2019 fueron Francia y España (Catalunya). La Contrarrevolución de COVID resultó en un revés. Sin embargo, desde entonces, muchos países experimentaron protestas espontáneas, conflictivas y a menudo confusas contra los ataques bonapartistas antidemocráticos de los gobiernos al amparo de la pandemia. En parte, estas protestas fueron dominadas por fuerzas de derecha, pero en parte fueron auténticas protestas espontáneas y democrático-progresistas. En otros casos, estas manifestaciones fueron tan grandes que las fuerzas reaccionarias simplemente no pudieron dominarlas y simplemente se perdieron entre las masas.

79. Como se mencionó anteriormente, Francia es actualmente el país europeo con el movimiento de masas más importante con cientos de miles de personas en las calles todos los fines de semana, ¡y esto en medio del período de vacaciones! El presidente Macron se encuentra en una situación incómoda. Es muy impopular y se acercan las elecciones presidenciales (abril de 2022). Si se retira de su plan de «Pase Verde», tiene la imagen de un perdedor; si se apega a su plan, sigue siendo ampliamente despreciado. A esto se suma la presión no solo de las fuerzas de extrema derecha en torno a la RN de Le Pen sino también las amenazas de sectores del aparato represivo que han lanzado dos “Cartas Abiertas” en los últimos meses en las que amenazan implícitamente con un golpe militar. Si el actual movimiento de protesta continúa hasta septiembre / octubre, esto podría provocar una transformación radical y abrir una situación (pre) revolucionaria. Auténticos revolucionarios han participado en la protesta anti-Pase Verde desde sus inicios y convocan a las organizaciones obreras y populares a unirse al movimiento y darle un claro carácter de independencia de clase.

VI. Entrando en una situación mundial prerrevolucionaria de acelerada polarización entre clases y estados

80. En resumen, podemos caracterizar la situación mundial como una de acelerada polarización entre clases y estados. Todo el sistema funciona en un plano inclinado, ya que el capitalismo está en decadencia irreversible. En un período tan histórico, las contradicciones entre la burguesía y la clase obrera, entre los opresores y los oprimidos, entre las grandes potencias y entre los estados en general, no pueden sino acelerarse y volverse más explosivas. Bajo pena de ruina, la clase dominante tiene que hacer avanzar sus ataques reaccionarios y antidemocráticos para mantener la situación bajo control. Bajo pena de ruina, los imperialistas deben intentar mantener o expandir su esfera de influencia a costa de sus rivales. Bajo pena de ruina, las masas oprimidas – enfrentadas a la creciente miseria, opresión nacional, olas de calor, falta de agua, etc. – deben luchar contra sus gobernantes, resistir a los ocupantes, huir de sus países y asaltar las fortalezas imperialistas, etc. Toda la situación se caracteriza por la imposibilidad de permanecer como está. Todas las partes deben esforzarse por cambiarlo y transformar fundamentalmente las condiciones políticas y sociales actuales. Es tal imposibilidad de un orden mundial inalterado lo que confiere a la situación actual un carácter prerrevolucionario altamente volátil, explosivo.

81. Sin embargo, es importante reconocer que esta polarización tiene lugar en ambos lados, tanto en el campo de los oprimidos como en el de los opresores. Lo que vemos es un aumento de la lucha de clases y los levantamientos populares de las masas y, al mismo tiempo, un avance de los esfuerzos contrarrevolucionarios de la clase dominante. De hecho, estos dos desarrollos se influyen mutuamente. Las masas se rebelan en gran medida porque son provocadas por los ataques reaccionarios de la burguesía. Y, al mismo tiempo, la clase dominante teme la lucha de clases desde abajo y por tanto expande el estado chovinista-bonapartista, se prepara o realiza golpes de Estado, etc. En ese sentido podemos hablar de una situación mundial global prerrevolucionaria entretejida con ataques contrarrevolucionarios.

82. Como hemos señalado en nuestros documentos, el estado de la lucha de clases se caracteriza por el estado avanzado de las masas y el estado atrasado de su dirección oficial. Muchos partidos reformistas, populistas y centristas de “izquierda” apoyan el campo de la contrarrevolución y una u otra Gran Potencia imperialista. Otros no van tan lejos, pero adoptan una posición «neutral» en las luchas de clases importantes o se niegan a sacar conclusiones claras sobre los acontecimientos mundiales cruciales. No es casualidad que, en tales condiciones, otras fuerzas, que parecen tomar una posición clara, hayan podido tomar una posición de liderazgo (por ejemplo, las fuerzas nacionalistas e islamistas).

83. Repetimos lo que hemos destacado en numerosas ocasiones y, más recientemente, en nuestros documentos “Carta abierta Llamado a construir un nuevo Partido Mundial de la Revolución” [75] y “Guerra e Intifada en Palestina: Un punto de inflexión en la situación mundial”: [76] La tarea urgente de los auténticos revolucionarios es unir fuerzas y avanzar en la construcción de un Partido Revolucionario Mundial. Es imposible construir un partido así sin unirse a las luchas de liberación de las masas como se desarrollan hoy (y no boicotearlas con la excusa de la “dirección atrasada” o la “conciencia”), aplicar la táctica del frente único (y no negar la colaboración con otras fuerzas no revolucionarias porque no aceptan nuestro programa), y promover enérgicamente la colaboración con fuerzas sinceras de movimiento de izquierda.

84. Como hemos señalado en este documento, vivimos en un período lleno de contradicciones explosivas y luchas de clases masivas. No tenemos ninguna duda de que el número de estos eventos aumentará en los años venideros. Veremos aún más rupturas y trastornos revolucionarios de dimensiones históricas que en los últimos años. Muchos de estos levantamientos tendrán un carácter (relativamente) espontáneo y se caracterizarán por diversas formas de autoorganización (asambleas populares, comités vecinales, unidades de autodefensa, etc.). Sin embargo, el carácter espontáneo de este proceso también tiene sus limitaciones. Para superar tales limitaciones, una forma altamente organizada, un colectivo de cuadros revolucionarios, es necesaria para cumplir con las tareas objetivamente necesarias: la coordinación y colaboración de varios movimientos progresistas, fusionarlos en una lucha revolucionaria conjunta; utilizar las plataformas electorales como tribuna de la política revolucionaria pero manteniendo el foco en las movilizaciones en las calles; combatiendo políticamente a los reformistas, pequeñoburgueses, respectivamente a todas las demás fuerzas no revolucionarias de los movimientos, pero combinando esto con la táctica del frente único; apoyo y liderazgo de estructuras autoorganizadas como unidades de autodefensa y órganos similares de masas; desarrollo de programas concretos de acción revolucionaria como guía para la lucha de vanguardia; organizar y decidir el momento adecuado para hacer frente a la insurrección armada; luchando por un gobierno obrero y popular basado en consejos de trabajadores y oprimidos. Todos estos pasos son cruciales en la lucha revolucionaria por el socialismo y ninguno de ellos puede ocurrir sin una vanguardia revolucionaria organizada. Ocurren levantamientos revolucionarios, sin embargo, se organizan revoluciones exitosas.

85. El verdadero carácter de la política se muestra en su práctica. Todos y cada uno de los enfrentamientos entre clases (ya sean de naturaleza revolucionaria o reaccionaria) es una prueba práctica para todas las fuerzas políticas que se proclaman marxistas. Esto es aún más cierto en la actual situación mundial prerrevolucionaria, ya que las contradicciones son más explosivas y la pérdida potencial, así como la ganancia potencial es más significativa para las clases oprimidas. La prueba práctica decisiva puede cambiar y cambiará el carácter de varias fuerzas políticas. Los auténticos marxistas desafían las direcciones no revolucionarias de los movimientos progresistas, pero implementan tácticas de colaboración práctica donde es posible. Tenemos en cuenta que, en tiempos convulsos, las organizaciones progresistas pueden cambiar y de hecho cambian. Esto hace que sea importante implementar tácticas como el frente único antiimperialista y el frente único de los trabajadores. Los bloques electorales, las unidades conjuntas de autodefensa y formas similares de colaboración práctica deben ir de la mano con la promoción de un programa revolucionario coherente. La situación mundial prerrevolucionaria significa que, si bien las fuerzas de los auténticos marxistas pueden ser limitadas hoy, sus posibilidades de crecimiento son abundantes.

86. Camaradas, hermanos y hermanas, la tarea que tenemos por delante es enorme. Tenemos que ganar a la vanguardia de los trabajadores y oprimidos y organizarlos en un partido revolucionario a nivel nacional e internacional. Sin tal partido, será imposible organizar la revolución socialista internacional, ¡la única forma de liberar a la humanidad de la miseria del capitalismo! ¡La CCRI llama a todos los revolucionarios a unirse a nosotros en esta gran tarea!