Por Yossi Swchartz, Corriente Comunista Revolucionaria Internacional (CCRI), 19 de agosto de 2021, www.thecommunists.net

En una guerra entre las naciones oprimidas y las imperialistas, los marxistas revolucionarios apoyan la derrota militar de los imperialistas y la victoria de las naciones oprimidas sin importar la naturaleza política del movimiento y los partidos que lideran la lucha en contra del imperialismo. Eso no significa que apoyemos el liderazgo burgués o pequeño burgués de estos movimientos, ya sean seculares o religiosos.

Para estos “marxistas” que no logran comprender la diferencia entre el apoyo militar y el político, los remitimos a Lenin durante el intento de Kornilov de golpe de Estado en contra del gobierno de Kerensky. Lenin dijo “Lucharemos, luchamos en contra de Kornilov, al igual que las tropas de Kerenski, pero no apoyamos a Kerenski. Al contrario, expondremos su debilidad. Hay una diferencia. Es una sutil diferencia, pero es significativa y no debe olvidarse.” [1]

Esta es la posición de Trotsky y los revolucionarios cercanos durante la Guerra Civil española: la defensa militar del gobierno del frente popular sin ofrecerle ninguna clase de apoyo político. Una parodia de esta posición la llevó a cabo la organización sectaria League for the Revolutionary Party (LRP) estadounidense, que equiparó el slogan “Victoria de una nación oprimida enfrentando al imperialismo con apoyo político”. En otras palabras, la victoria para los oprimidos es una derrota para este grupo. No es sorpresa que terminaran como Max Shachtman, apoyando al Partido Demócrata imperialista bajo el liderazgo de Biden. Los sectarios no son más que reformistas que temen a sus propias sombras.

            Algunos otros centristas que se hacen llamar “trotskistas” se rehúsan a tomar el partido de los movimientos liderados por islamistas cuando luchan en contra del imperialismo. Lo observamos en Siria, en las guerras de Hamas y Hezbolá en contra del imperialismo israelí y lo vimos de nuevo en Afganistán. Su posición refleja la presión de su propia clase capitalista y la ideología imperialista con tintes reaccionarios de islamofobia.

La lucha anticolonial de la República islámica del Rif en la década de 1920

La Tercera Internacional Comunista, cuando era aún un partido mundial revolucionario, apoyó la República islámica del RIF:

En el 11 de septiembre de 1924, L’humanité publicó un telegrama enviado el día anterior por Pierre Sémard, Secretario General del Parti communiste français (PCF) y Jacques Doriot, líder de la organización Federation des jeunesses communistes, al líder de la república, Muhammad Ibn ‘Abd el-Karim El-Jattabi. Dice lo siguiente: “Esperamos que después de la victoria definitiva sobre el imperialismo español, ésta [la república] continúe, junto con el proletariado francés y europeo, la lucha en contra de todo el imperialismo, incluido el francés [français y comprise], hasta la completa liberación del suelo de Marruecos”. [2]

Muhhamad Ibn ‘Abd el-Karim El-Jattabi era el hijo de un Cadí (juez) de la tribu Aith Waryaghal. Se volvió un juez en Melilla en 1915. En 1917, El-Jattabi fue encarcelado por oponerse al colonialismo español. En 1919 escapó de prisión y regresó a Axdir donde, con ayuda de su hermano, comenzó la unificación de distintas tribus para demandar la independencia de la región. El-Jattabi proclamó la República Confederada de las Tribus del Rif en año de 1922. Fue la primera república que surgió de una revuelta anticolonial en el siglo XX. El-Jattabi fundó un parlamento que incluyó líderes de la tribu que apoyaron al gobierno y aplicó la ley Sharía. En 1926, el Rif fue derrotado por los imperialistas españoles y franceses que desplazaron una armada combinada de 450,000 soldados.

            El partido socialista francés, que ya había traicionado a la clase obrera internacional en agosto de 1914, apoyó a los imperialistas franceses en contra del Rif. El “Cartel des Gauches”, la alianza de los Radicals (un partido burgés) y los socialistas ganaron las elecciones en mayo de 1924. Ellos enviaron al ejército imperialista francés para aplastar la revuelta, aunque les tomó dos años conseguirlo. Para ellos, los bereberes del Rif eran musulmanes primitivos que se atrevieron a levantar sus cabezas en contra de sus dueños europeos, bárbaros que se atrevieron a atacar a la civilización.

            La posición de apoyar a las naciones oprimidas en una guerra en contra del imperialismo fue enterrada por los estalinistas que copiaron al “Cartel des Gauches”, en una política conocida como el “frente popular”. En España, el frente popular que se formó a través de la participación de los estalinistas y los socialistas con una sección de la burguesía, gobernó a Marruecos como colonia española. La política del frente popular de 1935 en adelante fue el fin de los estalinistas como centristas y los puso del lado opuesto del Rubicón de clase.

Trotsky acerca del antimperialismo

Trotsky explicó la actitud de los marxistas revolucionarios hacia las guerras anti-imperialistas lideradas por fuerzas reaccionarias en contra de los colonialistas y los imperialistas:

No ponemos y no hemos puesto a todas las guerras en el mismo nivel. Marx y Engels apoyaron la lucha revolucionaria irlandesa en contra de Gran Bretaña, de los polacos en contra del zar, incluso cuando en estas dos guerras nacionalistas sus líderes fueron, en su mayor parte, miembros de la burguesía e incluso de la aristocracia feudal […] en todo caso, reaccionarios católicos. Cuando Abd el-Karim se levantó en contra de Francia, los demócratas y los socialdemócratas hablaron con odio acerca de la lucha del “tirano salvaje” en contra de la “democracia”. El partido de León Blum también apoyó este punto de vista. Pero nosotros, marxistas y bolcheviques, consideramos la lucha del Rif en contra del dominio imperialista como una guerra progresista. Lenin escribió cientos de páginas demostrando la necesidad principal de distinguir entre las naciones imperialistas y las naciones coloniales/semicoloniales que conforman a la mayoría de la humanidad. Hablar del derrotismo revolucionario en general, sin distinguir entre países explotadores y explotados, es hacer una parodia miserable del bolchevismo y poner esa parodia al servicio del imperialismo.

            Tenemos un ejemplo clásico en el Lejano Oriente. China es un país semicolonial que está siendo transformado por Japón, bajo nuestros propios ojos, en un país colonial. La lucha de Japón es imperialista y reaccionaria. La lucha de China es emancipadora y progresiva.

            Pero, ¿Chiang Kai-Shek? No tenemos que ilusionarnos con Chiang Kai-shek, su partido y el resto de la clase dominante de China, así como Marx y Engels no se ilusionaron con las clases dominantes de Irlanda y Polonia. Chiang Kai-shek es el verdugo de los obreros y campesinos chinos. Pero hoy se encuentra en la posición, a pesar de su propia persona, de luchar en contra de Japón por lo que queda de la independencia de China. Mañana puede traicionar de nuevo, es posible, es probable, es incluso inevitable. Pero hoy está luchando. Solo cobardes, sinvergüenzas o completos imbéciles pueden rehusar a participar en esa lucha.” [3]

  También escribió: “Tomaré el ejemplo más simple y obvio. En Brasil reina un régimen semi fascista que todo revolucionario solo puede observar con odio. Asumamos, sin embargo, que mañana Inglaterra entra en un conflicto militar con Brasil. Les pregunto de que lado del conflicto la clase obrera deberá estar. Contestaré por mí – en este caso yo estaré del lado del Brasil “fascista” en contra de la “democrática” Gran Bretaña. ¿Por qué? Porque en el conflicto entre ellos no será una cuestión de democracia o fascismo. Si Inglaterra sale victoriosa, pondrá otro fascista en Río de Janeiro e impondrá el doble de cadenas de Brasil. Si, por el contrario, Brasil llegara a ser victorioso, le dará un gran impulso a la conciencia nacional y democrática del país, que terminará con el derrocamiento de la dictadura de Vargas. La derrota de Inglaterra, al mismo tiempo, habrá dado un duro golpe al imperialismo británico y un impulso al movimiento revolucionario del proletariado británico. Ciertamente, uno tendría la cabeza vacía si reduce los antagonismos internacionales y los conflictos militares a la lucha entre el fascismo y la democracia. ¡Bajo todas las máscaras, uno debe distinguir entre explotadores, dueños de esclavos y ladrones! [4]

Los inservibles centristas para la clase trabajadora y los oprimidos

En esta parte comparamos la posición revolucionaria de Trotsky y el partido comunista francés en 1924 con las posiciones de los centristas hoy.

La Corriente Marxista Internacional de Ted Grant y Alan Woods

En un artículo escrito por Hamid Alizadeh el 16 de agosto del 2021, dice: “La guerra más larga de los Estados Unidos terminó de manera humillante, miserable y vergonzosa para el imperialismo estadounidense. 20 años tras la invasión de Afganistán, la fuerza militar más grande que el mundo jamás haya visto ha sido totalmente derrotada por una banda de primitivos y fanáticos religiosos … en la última semana, se ha mostrado un fuerte contraste entre las bravas palabras de los comandantes militares y los políticos -que juraron luchar hasta el amargo final- y su total y traicionero fracaso para ofrecer cualquier tipo de resistencia cuando llegó el momento. En una ciudad tras otra, la misma gente que se había estado golpeando el pecho solo unos días antes, le entregó el poder al Talibán y escapó del país, o en otros casos, cambió de bando y ofreció sus servicios al nuevo régimen … Mientras que aquellos como Ghani y su grupo estaban demasiado ocupados cuidándose a ellos mismos, enjambres de tropas talibanes descendieron sobre la capital sin ninguna resistencia. Ahora, las masas afganas, que han sufrido tanto bajo la mano imperialista estadounidense, se preparan para regresar al régimen teocrático. El retorno del fundamentalismo islámico infunde terror en los corazones del pueblo afgano. Mientras se acercaban las fuerzas afganas a Kabul, el pánico hizo erupción en la capital.”

De esta manera, esta posición inservible para la clase trabajadora y los oprimidos puso en el mismo nivel al imperialismo con sus sirvientes, y a las tropas talibanes. ¿Acaso Alizadeh no se preguntó cómo un ejército pobremente armado de máximo 75 mil unidades, destruyó a 300 mil soldados entrenados que prefirieron huir y capitular antes que luchar? Para él, la derrota del imperialismo es un desastre y no una razón para celebrar. Solo hay que comparar sus líneas idiotas con las posiciones de Marx, Engels, Lenin, y Trotsky.

Vergonzosamente escribió: “A pesar de las proclamas oficiales del talibán de respetar los derechos de las mujeres y otorgar amnistía a todos aquellos que no los resistan, reportes están surgiendo de mujeres e intelectuales asesinados. Ayer, en Herāt, estudiantes mujeres fueron regresadas de su universidad y a empleadas de banco se les dijo que regresaran a casa”. En realidad, como se escribió en France 24: “las niñas afganas regresan a la escuela en Herāt después de la toma del talibán. Las escenas – que muchos esperaban serían censuradas por los talibanes – fueron filmadas por un camarógrafo de la Agence France-Presse esta semana, días antes de que las tropas del grupo islámico tomaran la ciudad, a lo que siguió un colapso de las fuerzas gubernamentales y la milicia local”. [5]

Hay una conocida canción de la clase obrera: “¿de qué lado estás?” Florence Reese de 30 años, esposa de un minero al este de Kentucky, la escribió durante las guerras del carbón a principios de 1930. Cantada la melodía tradicional de “Lay de Lily Low”, habla de las “buenas nuevas” del sindicato, la violencia de los matones armados, los problemas de los trabajadores con sus familias y de la necesidad de decidir “de qué lado estás”. [6] No es difícil imaginar el bando al que pertenece Alan Woods. [7]

            La Corriente Marxista Internacional está enferma de islamofobia. Su periódico, “Socialist Appeal” caracteriza el régimen reaccionario iraní, al que hemos llamado a derrocar por una revolución obrera, como “la más reaccionaria forma de contrarrevolución burguesa en la historia” [8]. ¿Qué hay de los nazis tomando el poder en Alemania? La insinuación de su posición es que, en una guerra entre el Estado imperialista de Israel en contra de Irán, se rehusaría a defender a Irán, que no es un Estado imperialista. Este es el mismo método que llevó a apoyar al imperialismo británico en la guerra de las Malvinas en 1982 en contra de la Argentina gobernada por los militares liderados por el teniente general Leopoldo Galtieri.

            Las raíces de sus posiciones se pueden encontrar durante la Segunda Guerra Mundial. En aquellos días, Ted Grant – el difunto fundador de la Corriente Marxista Internacional y su predecesor, el CWI (Comité por una Internacional de Trabajadores) – llamó al octavo ejército británico “nuestro ejército”. En su libro “Historia del trotskismo británico”, publicado en el 2002, Grant aún defendía su declaración social-chovinista de 1943, que reflejaba un total apoyo al ejército británico imperialista: “Tenemos un ejercito victorioso al Norte de África e Italia y digo sí”, como lo declaré en la Conferencia WIL. “Larga vida al octavo ejército, porque ese es nuestro ejército. Uno de nuestros camaradas ha hablado con un cierto número de personas que han tenido cartas de soldados del octavo ejército mostrando su completa insatisfacción. Sabemos de incidentes en el ejército, la armada y otras fuerzas que nunca han sido reportadas y es imposible para nosotros reportar. Nuestro octavo ejército está siendo golpeado, probado y organizado para el propósito de cambiar el rostro del mundo. Esto aplica de igual manera para todas las fuerzas.” [9]

El ISA

El ISA – media hermana de la Corriente Marxista Internacional pues se fraccionó con el CWI en el 2019– sigue la misma línea expresada en el artículo de Tom Crean. “Después de 20 años, el esfuerzo de los Estados Unidos en su “construcción de la nación” ha terminado en un fracaso total. Ninguna posible evidencia que mantenga a las fuerzas estadounidenses en Afganistán por otros 20 años cambiará el resultado. La administración de Biden ha sido forzada a aceptar la debilidad del imperialismo estadounidense en la región y está abandonando a Afganistán para perseguir sus intereses con mayor fuerza en Asia oriental. Una victoria talibana tendría implicaciones desastrosas para los derechos de la gente común en Afganistán, especialmente para las mujeres. El talibán no permitió a las niñas ir a las escuelas cuando estaban en el poder en la década de 1990 y su ideología busca la completa subordinación de las mujeres”. [10]

De la misma manera le hacemos la misma pregunta al ISA: ¿De qué lado estás? De acuerdo con este argumento, la vida de los afganos, especialmente de las mujeres, era mucho mejor bajo el régimen imperialista. Esto era cierto para los capitalistas, los traficantes de opio, la alta clase media, mientras que la mayor parte de las mujeres y hombres afganos vivían en pobreza y miseria.

El Partido Socialista de los Trabajadores británico y la tradición de Tony Cliff

El Partido Socialista de los Trabajadores es la sección “madre” de la Corriente Internacional Socialista cuya organización en Egipto – El Socialismo Revolucionario (¿?) – primero apoyó políticamente al entonces presidente Egipto, Morsi, en el 2012, y posteriormente se alió con el sangriento golpe militar en contra del presidente en julio del 2013. La organización escribió (imagino que actualmente en el 2021) un artículo interesante con algunos hechos verdaderos, pero sin la conclusión revolucionaria del apoyo para la victoria militar del talibán sin darles apoyo político: “el presidente Joe Biden rompió el lunes la mentira que duró varias décadas. Buscando la justificación hacia sus políticas, mencionó que la guerra brutal en Afganistán nunca fue para la “construcción nacional”. Eso es diametralmente opuesto a la afirmación de la función de la “guerra en contra del terrorismo” de George Bush y Tony Blair.

Tropas británicas, estadounidense y de otros países cometieron atrocidades que fluyen de la naturaleza de las guerras imperialistas. Usaron a los civiles afganos como práctica de tiro a plena luz del día, hicieron redadas en las noches para ejecutar personas y torturaron “sospechosos” de ser tropas talibanes. Fue la ocupación y las brutalidades que aumentaron el apoyo al talibán. Los soldados tomaron fotografías con víctimas asesinadas o recolectaron partes del cuerpo como “trofeos” – como en los asesinatos del distrito de Maywand de junio del 2009 a junio del 2010 … en la masacre de Kandahar en marzo del 2012, donde los soldados estadounidenses asesinaron de manera intencional a 16 civiles e hirieron a seis más. Nueve de las víctimas fueron niños. Y el ataque aéreo de Wech Bghtu que causó la muerte de 37 civiles y 27 heridos en una boda. Los soldados estadounidenses apoyaron a instigadores de guerra afganos con historiales de corrupción, asesinato, tortura y violaciones. Los números verdaderos de las muertes de civiles han sido cubiertos adrede. Un ataque aéreo en diciembre del 2001 mató a 65 civiles. La base aérea estadounidense de Begram era, hasta la última semana, una prisión llena de tortura y abuso para 5,000 personas. Gran Bretaña, por su parte, tenía en “Camp Bastion” una prisión – donde los cautivos eran detenidos de manera indefinida sin cargos. Es un resultado de una guerra que nunca debió ocurrir y que continuó por demasiado tiempo. [11]

¿Y si hubiera sido una guerra imperialista más corta? La guerra de Israel en 1967 fue corta – solo duró seis días. ¿Fue entonces una buena guerra, o una guerra imperialista de parte de Israel?

Acción Socialista (Estados Unidos)

Esta organización, la cual el jefe principal de su sitio incluye al estalinista Castro y a Hugo Chávez, es la fuerza más prominente en la llamada oposición de izquierda dentro de la “Cuarta Internacional” mandeliana. Condena la ocupación estadounidense de Afganistán y, aún así, caracterizan la ocupación del talibán como una catástrofe humanitaria en lugar de ser una victoria de los oprimidos: “No me da gusto decir que lo que ocurrió en Afganistán es exactamente lo que el movimiento antiguerra predijo en el 2001 y que la catástrofe humanitaria de hoy es un resultado directo de las decisiones políticas de Bush y Blair en su momento. Después de los ataques del 11 de septiembre, los Estados Unidos buscaron un cambio de régimen en Afganistán. Se relacionaron en una guerra civil de larga duración al apoyar la Alianza del Norte en contra del talibán e intentaron instalar un régimen títere. Pero no habían leído los libros de historia. Las fuerzas extranjeras con sus propios intereses buscando imponer un gobierno impopular en otro país nunca terminan bien, como ha sido demostrado por siglos de historia colonial. Todo pueblo busca determinar su propio destino y no ser decidido por los criminales de guerra de la Casa Blanca o del “10 Downing Street” (lugar de residencia del primer ministro británico), estos que se ven a sí mismos como dioses para decidir el destino de millones. Tal vez Blair no tomó un vistazo a la historia de la intervención del Reino Unido en Afganistán. Tal vez Bush no reflexionó acerca de las lecciones de la Guerra de Vietnam. Ahora, 20 años después, es hora de reconocer que los Estados Unidos y las fuerzas de la OTAN nunca debieron entrar a Afganistán. La nueva propaganda que se desarrolla en los medios, que el retiro de tropas fue un error y que llevará a próximos ataques terroristas en occidente, debe ser rechazada y condenada.” [12]

No hay diferencia sustancial entre estos centristas y la posición de la llamada ala progresista del Partido Demócrata, que muestra que los centristas autonombrados revolucionarios son oportunistas que se adaptan al reformismo.

Los legisladores progresistas llaman a los Estados Unidos a aceptar refugiados afganos mientras el talibán toma el control del país, forzando al menos miles de residentes a escapar.

Los Estados Unidos aún no mencionan planes para reubicar refugiados en masa. El presidente Joe Biden se ha mantenido relativamente callado y, el viernes, Reuters reportó que los Estados Unidos están buscando países que estén dispuestos a alojar de manera temporal a refugiados afganos que han trabajado para el gobierno de los Estados Unidos.

Los progresistas en Twitter dicen que los Estados Unidos debería abrir sus puertas para los refugiados de manera inmediata – no solo por una cuestión ética, sino también por el rol imperialista de los Estados Unidos en Afganistán y el asesinato de civiles, sumando al caos y la destrucción en el país en las últimas dos décadas.

“Después de 20 años de esfuerzos estadounidenses” escribió el senador Bernie Sanders (independiente de Vermont), “Afganistán fue dejado con un gobierno corrupto y una fuerza militar inefectiva. En este momento, debemos hacer todo lo que podamos para evacuar a nuestros aliados y abrir las puertas a los refugiados.

“Si no comenzamos a poner a la gente común primero, no importa el país en el que nacieron, esto continuará sucediendo” escribió la representante Rashida Tlaib (demócrata de Michigan) el domingo. “Comencemos por abrir nuestro país a los refugiados de las consecuencias de nuestras acciones.”

Tlaib también señaló que, mientras que los Estados Unidos ha llevado su guerra permanente en Afganistán, políticos y traficantes de armas han lucrado enormemente con este conflicto. “Gente inocente sufre los horrores de la guerra mientras que los líderes políticos y las corporaciones traficantes de armas se quedan sentados y generan miles de millones” mencionó.

La representante Barbara Lee (demócrata de California) rechazó aquella idea en el fin de semana. “Lo que está ocurriendo en Afganistán es una crisis humanitaria. Seamos claros: “nunca ha habido y nunca habrá una solución militar estadounidense en Afganistán” escribió. “Nuestra principal prioridad debe ser la de proveer ayuda humanitaria y asilo a los refugiados afganos, mujeres y niños”.

En efecto, muchos progresistas han dicho por décadas que los Estados Unidos nunca debieron iniciar una guerra en Afganistán, argumentando que una guerra hubiera hecho más daño que bien, especialmente a los ciudadanos de Afganistán.

La representante Ilhan Omar (demócrata de Minnesota) argumentó de esta manera el año pasado cuando introdujo una propuesta para acelerar la salida de las tropas estadounidenses del país y terminar la guerra. Pero fue rechazada por los Republicanos y por un increíble número de 103 demócratas que rechazaron su propuesta. [13]

¿De qué refugiados hablan? ¿Las ratas que sirvieron a la ocupación imperialista? Estas personas no son diferentes que los cubanos de derecha – los gusanos que escaparon a los Estados Unidos, los iraníes que apoyaron al Shah que escaparon a los Estados Unidos, o los vietnamitas de derecha que sirvieron en la invasión estadounidense. En Afganistán, hay 2.5 millones de refugiados internos causados por la guerra imperialista y Sanders junto con sus colegas, no tienen nada que decir de ellos. No es necesario decirlo, pero ellos tampoco llaman al regreso de los refugiados palestinos.

            Los imperialistas occidentales han presentado la Segunda Guerra Mundial como una guerra de democracia en contra del fascismo. Sin embargo, los miembros de la izquierda de las Brigadas Internacionales, que luchaban en contra de Franco y Hitler, fueron perseguidos por las imperialistas occidentales.

            Además, al final de la guerra, los Estados Unidos y otros Estados imperialistas como Canadá y Australia ayudaron a “refugiados” nazis a instalarse en los Estados Unidos, Canadá y Australia, además de países en América Latina. Estos “refugiados” eran elementos de derecha y anti-clase obrera que fueron ayudados por una razón: para ser usados en contra de los levantamientos obreros. Vimos su rol en Chile mientras estos expertos torturaban trabajadores y a los pobres después de que Pinochet, apoyado por la CIA, derrocó el Frente Popular de Allende en 1973. Estuvieron presentes en los centros de detención de la dictadura militar argentina. Algunos torturadores incluso reprodujeron discursos de Hitler mientras atormentaban a sus víctimas.

La Canadá Liberal que habló de una manera tan linda de los derechos humanos y la necesidad de aceptar a los pobres refugiados de Afganistán que escapan del talibán tienen una historia de colaborar con las inteligencias estadounidenses y británicas para abrir las puertas de Canadá a colaboradores nazis ucranianos. “Canadá recibió 165 mil refugiados políticos. Se les dio preferencia a los anticomunistas; polacos y ucranianos constituyeron el 39% de este grupo, mientras que un total de 25,772 refugiados de origen ucraniano llegaron a Canadá entre 1947 y 1951 a través de los esfuerzos de la Organización Internacional de los Refugiados (IRO). Seguidores de Stepan Bandera (1909-1959), el líder del ala radical de la organización de extrema derecha de nacionalistas ucranianos, llamada OUN(b), constituyó el partido político más grande. Otros fueron el ala paramilitar, el Ejército Insurgente Ucraniano (conocido por su acrónimo ucraniano UPA Ukrains’ka Povstans’ka Armiia). En 1950, la comunidad nacionalista ucraniana creció aún más, mientras Canadá admitía entre 1,200 y 2,00 veteranos de la 14th Waffen Grenadier Division de las SS (1st Galician).” [14] Estos son los “refugiados” que los imperialistas aman, cuyos medios masivos presentan como víctimas de cruel opresión.

Los falsos “trotskistas” que hablan del evento catastrófico, usan el lenguaje del sionismo. Hoy en el Time of Israel, podemos leer un artículo titulado: “Catástrofe en Afganistán – para Afganistán, Israel, la región… y para los Estados Unidos” [15], ¡lo que es una catástrofe para ellos debe ser una razón de celebración! 

Pies de página

[1] V. I. Lenin To the Central Committee of the R.S.D.L.P. August 30 (September 12), 1917 

[2] https://avalancheofdust.wordpress.com/2017/09/10/the-republic-of-the-rif-and-the-french-communist-party-part-i/

[3] Leon Trotsky: On the Sino-Japanese War (September 1937)

 [4] Leon Trotsky: Anti-Imperialist Struggle Is Key to Liberation. An Interview with Mateo Fossa (September 1938)

 [5] https://www.france24.com/en/live-news/20210818-afghan-girls-return-to-school-in-herat-after-taliban-takeover

 [6] https://workingclassstudies.wordpress.com/2012/04/09/which-side-are-you-on-the-life-and-travels-of-a-working-class-song/

 [7] https://www.marxist.com/afghanistan-the-cynical-betrayal-of-us-imperialism.htm

 [8 ] Socialist Appeal, 10 March 2009

 [9] Ted Grant: History of British Trotskyism, Wellred Publications, London 2002, p. 99, https://www.marxist.com/history-british-trotskyism-ted-grant/part-two-trotskyism-of-a-new-type.htm

 [10] https://internationalsocialist.net/en/2021/08/taliban-move-to-take-over-afghanisatan

 [11] https://socialistworker.co.uk/art/52265/Massacres+were+the+true+face+of+Afghan+war

 [12] http://www.socialistaction.net/2021/08/18/afghanistan-the-war-is-over/

 [13] https://truthout.org/articles/bernie-sanders-barbara-lee-call-for-opening-u-s-to-refugees-from-afghanistan/

 [14] Per A. Rudling: Long-Distance Nationalism: Ukrainian Monuments and Historical Memory in Multicultural Canada

 [15] https://www.timesofisrael.com/catastrophe-in-afghanistan-for-afghans-israel-the-region-and-for-america/

* * * * *

Dirigimos a los lectores del último comunicado de la CCRI sobre la derrota imperialista en Afganistán.

Afghanistan: The Rats Are Fleeing! The fall of Kabul is a historic defeat for Western imperialism and a victory for the oppressed peoples! 17 August 2021, https://www.thecommunists.net/worldwide/asia/afghanistan-the-rats-are-fleeing/

We have compiled a number of RCIT articles on this issue on a special sub-page on our webiste: https://www.thecommunists.net/worldwide/asia/collection-of-articles-on-us-defeat-in-afghanistan/