Declaración Conjunta de Convergencia Socialista (Argentina) y la Corriente Comunista Revolucionaria Internacional (RCIT), 4 de mayo de 2021, https://convergenciadecombate.blogspot.com/ y www.thecommunists.net

El movimiento de masas de Colombia salió a las calles, retomando la senda iniciada el año anterior, cuando los trabajadores y el pueblo cafeteros sintonizaron la misma frecuencia rebelde que explotó en Chile, Ecuador y Haití. Ahora, con mucha más fuerza y experiencia, los de abajo consiguieron un triunfo enorme, logrando que el presidente, Iván Duque, hiciera retroceder la reforma impositiva que pretendió imponer a fuerza de balas.

Iván Duque le comunicó ayer al país su decisión de solicitarle al Congreso de la República el retiro del proyecto de reforma tributaria –que él prefiere llamar “reforma de transformación social sostenible”–. Lo que se busca ahora, según indicó, es tramitar, “de manera urgente”, una nueva iniciativa que sea “fruto de los consensos y así evitar incertidumbre financiera”. (El Espectador, Bogotá, 3 de mayo)

Tan grande ha sido la movilización, que en las alturas del poder ya se habla del reemplazo del Ministro de Hacienda, Carrasquilla, quien formalmente presentó el proyecto. Esa situación no hace más que envalentonar a pueblo muy duro, que está cansado de los abusos de este y los anteriore gobiernos, acostumbrados a reprimir con dureza, no sólo a través de las fuerzas “oficiales”, sino también con irregulares que han asolado el país, asesinando a miles.

Un detalle –o una señal– a tener en cuenta, es que ayer, en el momento del anuncio de Duque del retiro de la iniciativa, entre quienes lo acompañaban no estaba Carrasquilla. Al cierre de esta edición se escuchaban rumores de su inminente renuncia. “El efecto político debería ser su renuncia, pero pareciera que eso no depende del presidente, lo cual es lamentable”, manifestó el analista Héctor Riveros. (El Espectador, 3 de mayo)

Sin embargo, el gobierno, en medio de su mayor debilidad, trata de mantenerse en pie, intensificando la represión y sacando las Fuerzas Armadas a la calle, lo cual, a su vez, ha sido contestado por una profundización de la lucha y la Huelga General. Por esa razón, desde el Comité de Enlace constituído por CS y la Corriente Comunista Revolucionaria Internacional, hacemos un llamado a los trabajadores y los pueblos de todo el mundo a solidarizarse con las masas colombianas. A estas les decimos que, ahora, más que nunca, la tarea debe ser acabar con el gobierno de Iván Duque e imponer una salida propia, que para los socialistas no es otra que la construcción de un gobierno de la clase trabajadora y el pueblo pobre, el único capaz de satisfacer las demandas elementales insatisfechas de las mayorías.

Días atrás, decíamos desde nuestro sitio, que el fantasma de la rebelión volvió a recorrer nuestro continente, empezando con la gran huelga portuaria en Chile, que igual que en Colombia hizo retroceder al gobierno de Piñera, quien tuvo que acceder a los reclamos de los huelguistas, que exigieron la posibilidad de efectuar un “tercer retiro” de los fondos de pensión, que pertenecen a empresas privadas.

Esa dinámica rebelde, que llegó para quedarse y extenderse, se expresó en Argentina, donde los trabajadores y las trabajadoras de la Salud de la provincia patagónica de Neuquén, vecina no casulmente de Chile, vienen de obtener una victoria fantástica, luego de realizar una huelga de más de dos meses, con piquetes y bloqueos de las principales rutas que transportan al petróleo en la región o que permiten acceder al vecino país.

Desde el Comité de Enlace, conformado por RCIT – Corriente Comunista Internacional Revolucionaria – y Convergencia Socialista de la Argentina, saludamos estos triunfos, convocando a las masas a seguir su ejemplo, asumiendo que forman parte de una tendencia a enfrentar los planes contrarrevolucionarios de la burguesía mundial, que aprovechándose del Covid-19 está tratando de desmovilizar a los trabajadores y al pueblo para imponer una feroz súper explotación al servicio de las multinacionales más concentradas del planeta.

Llamamos a la vanguardia obrera y popular y a la militancia de las organizaciones de izquierda, que están –de conjunto- atadas al carro de los gobiernos burgueses, aceptando mansamente sus políticas de confinamiento, o incluso alentándolas, a acercarse a nuestro Comité de Enlace, de manera de construir la dirección revolucionaria que se ubique a la altura de las actuales circunstancias, una nueva conducción que impulse las rebeliones para acabar con el Capitalismo e imponer gobiernos que inicien el camino hacia el Socialismo.