El empirismo ecléctico y la falla del PTS/FT en reconocer el carácter imperialista de China

por Michael Pröbsting, Secretario Internacional de la Corriente Comunista Revolucionaria Internacional (CCRI/RCIT), 13 de agosto de 2020,  www.thecommunists.net

La Izquierda Diario, la publicación diaria en Internet que ha lanzado Fracción Trotskista, ha publicado recientemente un interesante artículo sobre China. [1] La Fracción Trotskista es una organización internacional cuya sección más fuerte es el PTS en Argentina, donde tiene varios diputados en los parlamentos nacionales y regionales. Esteban Mercatante, autor del extenso artículo, es un destacado intelectual del PTS y coeditor de la sección de Economía de La Izquierda Diario. En otras palabras, su artículo es representativo para el análisis del PTS/FT.

A continuación, analizaremos críticamente el artículo de Mercatante principalmente por dos razones. Primero, el ascenso de China y la creciente rivalidad entre Washington y Beijing, las dos grandes potencias imperialistas más grandes, es una de las características clave del período histórico actual. Una organización marxista solo puede encontrar una orientación correcta en el período histórico actual si comprende con precisión la cuestión de China.

Y, en segundo lugar, el PTS/FT, una de las organizaciones más grandes que afirma estar en la tradición de León Trotsky y la Cuarta Internacional, no logra elaborar una comprensión tan adecuada de la cuestión de China. Rechaza la noción de que China es una potencia imperialista sin proporcionar ninguna caracterización de clase alternativa clara. Elude la claridad que se esconde detrás de un empirismo ecléctico que los hace vulnerables al peligro de la adaptación oportunista al socialimperialismo pro-chino, una posición anunciada con entusiasmo por el Partido Obrero [2], otra organización trotskista autoproclamada en Argentina que es un socio cercano del PTS dentro de su alianza FIT-U.[3]

El análisis marxista del imperialismo chino

Como han señalado los marxistas desde hace varios años, la rivalidad entre las grandes potencias se ha convertido en un tema clave de la situación mundial. Desde el comienzo del nuevo período histórico de decadencia capitalista en 2008, China y Rusia han surgido como nuevas potencias imperialistas que desafían la dominación de larga data del imperialismo occidental con Estados Unidos como la hegemonía absoluta. Como resultado, la rivalidad interimperialista es una de las líneas de contradicción más importantes del capitalismo en decadencia a principios del siglo XXI.

En la última década, la CCRI/RCIT ha analizado estos desarrollos cruciales en varios libros, folletos y artículos. Hemos elaborado en detalle no solo el declive del imperialismo estadounidense, sino también el ascenso de China como la segunda potencia imperialista más grande. Esto se refleja en la fuerte posición de China en las áreas más relevantes como producción y producción de valor capitalista, comercio, acumulación de capital, inversión extranjera, corporaciones líderes mundiales, número de multimillonarios, fuerza militar, etc. [4] Como resultado, la característica más importante de la rivalidad interimperialista es el conflicto entre Estados Unidos y China, las dos grandes potencias más grandes de este planeta. Desde el comienzo de la guerra comercial en 2018, este conflicto se ha ido intensificando y se ha transformado en una Guerra Fría en toda regla con medidas proteccionistas, sanciones, tensiones militares, etc. [5]

En este punto, no repetiremos nuestro análisis de estos desarrollos, sino que nos limitaremos a resumir brevemente las consecuencias programáticas. La claridad en el análisis del carácter de clase de China no es únicamente una tarea teórica. Tiene profundas consecuencias programáticas, ya que los marxistas lo consideran inadmisible para ponerse del lado de cualquier Gran Potencia. Por lo tanto, es de suma importancia reconocer el carácter imperialista de todas las grandes potencias involucradas, es decir, no solo de los «viejos» estados imperialistas en Occidente sino también de los «nuevos» imperialistas en Oriente. Por lo tanto, los revolucionarios de hoy no deben estar del lado de Estados Unidos, la UE y Japón, ni con China y Rusia.

La única estrategia legítima de los marxistas es el programa antiimperialista del derrotismo revolucionario. Esta política fue inicialmente elaborada por Lenin y los bolcheviques y luego fue defendida por Trotsky y la Cuarta Internacional contra la distorsión revisionista del estalinismo y el centrismo oportunista. [6] Los principios básicos de este programa se han resumido en los lemas «¡El enemigo principal está en casa!» y “la transformación de la guerra imperialista en guerra civil”. Esto básicamente significa que los revolucionarios deben oponerse a cualquier forma de chovinismo, militarismo y agresión de todos los estados imperialistas, que deben negarse a ponerse del lado de cualquier Gran Potencia y que deben utilizar todas las dificultades de “su” gobierno imperialista para hacer avanzar la lucha de clases hacia el derrocamiento de la clase dominante. [7]

La CCRI/RCIT ha enfatizado reiteradamente que sin un análisis adecuado de la naturaleza imperialista no solo de la Gran Potencia Occidental sino también de la Oriental, es imposible encontrar una orientación correcta en la compleja y convulsa situación mundial que es característica del período histórico actual. Sin tal análisis correcto, los socialistas están condenados a vacilar y adaptarse de manera oportunista a tal o cual Gran Potencia, es decir, a caer en la trampa de la política socialimperialista.

Desafortunadamente, muchos autoproclamados socialistas no han reconocido el surgimiento de China y Rusia como nuevas grandes potencias en la última década. En consecuencia, son incapaces de comprender la naturaleza imperialista de la rivalidad global entre Estados Unidos, China, Rusia, la UE y Japón. Como hemos demostrado en nuestros trabajos, la mayoría de estalinistas, socialdemócratas de izquierda, bolivarianos y varios centristas apoyan -abiertamente o disfrazados- a una u otra Gran Potencia. PODEMOS y el PCE en España, SYRIZA en Grecia o el PCF francés son ejemplos de partidos “socialistas” que sirven al imperialismo de la UE como parte de gobiernos de coalición. [8] El KPRF ruso, el PSUV venezolano, varios partidos del régimen estalinista en Cuba y Asia Oriental, etc., elogian a China y Rusia como una especie de “polo antiimperialista”. [9] En resumen, estos partidos son socialimperialistas pro-occidentales o pro-orientales. También hay varias organizaciones “trotskistas” -como el PO argentino- que se adaptan a tales posiciones reformistas.[10]

Otros, la mayoría de los cuales son fuerzas centristas que se consideran “trotskistas”, no llegan a tales conclusiones tácticas. Sin embargo, no reconocen el carácter imperialista de China y Rusia y evitan exponer las conclusiones estratégicas necesarias para su programa. [11] ¿Qué posición tomarán en el conflicto entre las grandes potencias imperialistas? ¿Qué dicen sobre las sanciones, la guerra comercial, etc.? ¿Qué dirán en caso de un conflicto militar, digamos en el Mar de China Meridional? La respuesta de estos centristas a estas preguntas más importantes del período histórico actual es… el silencio.

Problemas del análisis PTS/FT

El artículo de Esteban Mercatante proporciona una serie de hechos que demuestran el rápido ascenso de China en las últimas dos décadas. Muestra, entre otros, que la participación de China en la producción mundial, en la inversión extranjera o en el número de corporaciones chinas que operan a nivel mundial ha aumentado dramáticamente. También analiza varios problemas de China, en particular la menor productividad en comparación con sus rivales occidentales y está rezagada en áreas clave de alta tecnología.

Todo esto está bien en sí mismo. ¿Pero, cuáles son las conclusiones? El título del extenso artículo (más de 4.000 palabras) es «China en el desorden mundial«. Por lo tanto, uno podría esperar obtener una respuesta a la pregunta de cuál es exactamente el lugar de China en este (des)orden mundial. ¿Cuál es el carácter de la relación de China con las otras grandes potencias, cuál es el carácter de su relación con los países del Sur? Sin embargo, el autor escribe muchas palabras, pero no da una respuesta clara a esta pregunta que obviamente es de suma importancia para cualquier marxista. En cambio, el artículo se limita a descripciones vagas. El autor afirma: “Esto permitió que China fuera un caso excepcional de ‘desarrollo desigual y combinado exacerbado’”. Esto es cierto. [12] Pero, ¿cuál ha sido el resultado de este “desarrollo desigual y combinado”? ¿Cuál es el carácter de clase de China hoy? ¿Es imperialista, es una semicolonia o es “subimperialista”? No hay respuesta.

A veces, el autor sugiere que China juega un papel que se asemeja a las potencias imperialistas, pero se niega a sacar tales conclusiones de manera explícita. “Desde la década de 2000, el gigante asiático ha hecho todo lo posible por fortalecer el crecimiento de sus empresas “campeonas nacionales”. Al apoyar la expansión de estas empresas en todo el mundo, China busca cada vez más jugar el mismo juego que han jugado las potencias imperialistas en las últimas décadas: la concentración y centralización de capital en todo el mundo, lo que permitió a las empresas multinacionales consolidar su dominio de las cadenas de valor. y aprovechar las diferencias salariales y la competencia entre países para atraer capital mediante la reducción de impuestos y otorgando otras concesiones, y así apropiarse de una mayor participación de la plusvalía generada en todo el mundo”.

La conclusión del artículo de PTS/FT es que «China todavía tiene un largo camino por recorrer». “Hoy, cuando Estados Unidos ha estado desafiando varios aspectos del orden capitalista transnacional que construyó después del final de la Segunda Guerra Mundial (mientras que al mismo tiempo conserva las prerrogativas que podrían beneficiar a las empresas estadounidenses) como una forma de luchar de manera más agresiva para sostener su liderazgo, el desafío no es que China atacará este orden sino que representa una amenaza para la posición de Estados Unidos y otras potencias. El objetivo de China de seguir aumentando su influencia y ventajas dentro de ese orden implica cada vez más cuestionar los «privilegios exorbitantes» de la principal potencia, atacando especialmente las desproporcionadas prerrogativas monetarias y financieras que mantiene Estados Unidos. (…) Sin duda, China todavía tiene un largo camino por recorrer y enfrentará más resistencia de las grandes potencias a cualquier cambio en el status quo. Si hay alguna duda al respecto, los últimos años muestran que este camino estará plagado de trastornos internos e internacionales e inevitablemente no será pacífico. Ha sido una de las mayores fuentes de tensiones geopolíticas en los últimos tiempos, y seguirá siéndolo incluso si Trump (el otro gran disruptor) abandona la escena si es derrotado en noviembre«.

Esta conclusión no está clara y no es accidental. El artículo confunde dos cuestiones que están relacionadas entre sí pero que definitivamente no son idénticas. Una pregunta es si China puede reemplazar a Estados Unidos como potencia hegemónica. La otra pregunta es si China ya se ha convertido en una gran potencia imperialista. Como hemos señalado repetidamente, China podría reemplazar a Estados Unidos solo si se hubiera convertido en la potencia imperialista más fuerte al derrotar a la vieja hegemonía. En otras palabras, China podría convertirse en la hegemonía solo a través de otra Guerra Mundial con consecuencias devastadoras para la humanidad. Ese escenario está, de hecho, todavía muy lejos.

Sin embargo, como también hemos enfatizado, los marxistas no consideramos que Estados Unidos sea la única gran potencia imperialista. Asimismo, rechazamos la noción kautskyiana de que los estados imperialistas occidentales constituirían una especie de bloque “ultraimperialista” unido. No, siempre ha habido varias potencias imperialistas en las últimas décadas (por ejemplo, Japón, Alemania, Francia, Reino Unido, etc.). Más recientemente, han surgido nuevas grandes potencias como China y Rusia. (Observamos de pasada que Corea del Sur también se ha convertido recientemente en un estado imperialista [13]).

De hecho, nunca ha habido una sola potencia imperialista. Siempre existieron varias grandes potencias, más fuertes y más débiles, más modernas y más atrasadas. Antes de 1917 estaban Gran Bretaña, Alemania, Estados Unidos, pero también Rusia como potencia atrasada, etc. En la década de 1930, Japón, otra potencia imperialista «atrasada», desafió la hegemonía de Estados Unidos y Reino Unido en Asia. Dado que el PTS/FT sugiere que la menor productividad laboral de China sería un argumento en contra de su carácter imperialista, nos referimos al hecho de que en la primera mitad del siglo XX también existían varios estados imperialistas con una productividad laboral sustancialmente menor (por ejemplo, Rusia antes de 1917, Imperio Austriaco-Húngaro hasta 1918, Italia o Japón). [14]

Observamos, como acotación al margen, que el PTS/FT no parece ni siquiera estar completamente convencido de que el capitalismo como tal haya sido restaurado en China. Al menos esto es lo que uno tiene que concluir de un comentario en un artículo del balance general sobre los debates sobre la situación mundial en la reciente conferencia FIT-U sobre América Latina y los Estados Unidos. En este artículo, dos camaradas destacados del PTS -Christian Castillo y Claudia Cinatti- notan: “En la FT-CI estamos desarrollando una discusión acerca del carácter específico de la formación social china en la actualidad, partiendo que no nos parece, en principio, que el proceso de restauración capitalista siga inconcluso”. [15]

No podemos ocultar nuestro asombro ante tal discusión. Primero, es notable (para usar una palabra diplomática) que el PTS/FT haya anunciado ahora después de varios años que “está discutiendo el carácter de China”. En otras palabras, ha estado debatiendo y debatiendo durante años, ¡pero aún no ha podido llegar a conclusiones definitivas! Uno se pregunta, ¡si toda la cuestión de China es una piedra filosofal para el PTS/FT que está buscando desde hace años, pero nunca ha descubierto!

De todos modos, como hemos demostrado en nuestros trabajos, China se caracteriza desde hace muchos años por las relaciones capitalistas de propiedad, las formas de explotación del trabajo, la creación de valor capitalista y la formación de una gran burguesía con numerosos monopolios en la cúspide. Su carácter capitalista puede permanecer oscuro solo para aquellos que identifican al capitalismo como una formación social con el modelo específico del neoliberalismo. Pero el neoliberalismo es solo una de varias formas del modo de producción capitalista. Los marxistas, sin embargo, siempre han reconocido que el capitalismo de estado es también una forma de capitalismo. De hecho, el capitalismo de estado (o capitalismo monopolista de estado como también lo llamó Lenin) ha jugado un papel central en la década de 1930 durante el período de depresión. Asimismo, vemos actualmente un número creciente de economistas burgueses en Occidente que, impresionados por el éxito de China, abogan por el abandono del neoliberalismo y un giro hacia formas de estatismo capitalista de Estado. [16]

«¿China nunca podrá volverse imperialista antes de una guerra mundial?» ¿De Verdad?

La evasión del PTS/FT no es accidental sino deliberada. Lo vemos en varios documentos de esa organización que tratan este tema. Una y otra vez, el PTS/FT niega no solo el carácter imperialista de China (así como de Rusia). Incluso niega que Rusia y China hayan “visto todavía la consolidación de una clase capitalista”. Lo más importante es que excluye la posibilidad de que China se vuelva imperialista sin antes derrotar a Estados Unidos en una confrontación militar. Esta es la posición adoptada en el último congreso internacional del FT en 2018:

En los últimos años, las tendencias imperialistas de China se han profundizado (…) En definitiva, China no está disputando actualmente el liderazgo global de Estados Unidos, que seguirá siendo la principal potencia imperialista en los próximos años. El PIB per cápita de China sigue siendo muy bajo (…) A nivel militar, aunque China está modernizando sus fuerzas armadas, la disparidad sigue siendo abrumadora, incluso en el ámbito tecnológico. Además, debido a las particularidades de la restauración capitalista, ni China ni Rusia han visto aún la consolidación de una clase capitalista, y el papel del estado sigue prevaleciendo en ambos países. Sin embargo, China es demasiado grande, demasiado autosuficiente y está demasiado bien financiada para sucumbir a la presión económica directa de Estados Unidos o de un grupo de potencias imperialistas. Las tensiones en la relación actual entre Estados Unidos y China surgen, por un lado, de las dificultades que enfrenta China para liberarse de las limitaciones impuestas por sus intentos de extender la dominación imperialista a escala mundial; y, por otro lado, las dificultades que enfrenta Estados Unidos para intentar subyugar al Estado chino, que se ha fortalecido significativamente desde que sufrió la brutal opresión imperialista de mediados del siglo XIX hasta mediados del siglo XX. Esta tensa relación de codependencia se encuentra en el corazón del consenso neoliberal y globalizador, que se está agotando. (…) Esto ha demostrado que una «ruta pacífica» hacia el desarrollo imperialista de China es imposible «. [17]

Las conclusiones esenciales de este documento son simplemente erróneas y carecen de lógica. De hecho, como hemos demostrado muchas veces, China tiene el mayor o el segundo mayor número de multimillonarios, dependiendo de los métodos de conteo, como nosotros de las corporaciones capitalistas del mundo. Bueno, ¡no se puede “consolidar” mucho más como clase capitalista! (Ver Tabla 1 y 2).

Tabla 1. Los 10 países principales con más empresas de Fortune Global 500 (2020) [18]

Lugar                     País                                                       Compañías                          Aporte (in %)

1                              China (sin Taiwan)                          124                                         24.8%

2                              Estados Unidos                                 121                                         24.2%

3                              Japón                                                     53                                           10.6%

4                              Francia                                                 31                                           6.2%

5                              Alemania                                             27                                           5.4%

6                              Reino Unido                                       22                                           4.4%

7                              Corea del Sur                                      14                                           2.8%

8                              Suiza                                                     14                                           2.8%

9                              Canadá                                                 13                                           2.6%

10                           Países Bajos                                        13                                           2.6%

Tabla 2. Millonarios y multimillonarios por país, 2018 [19]

País                                                                              Rango de Riqueza (en Millones de Dólares)

                                                      1-5m                      5–10m                   10–50m                 50–100m              100–500m            500+m

Estados Unidos                        14,520,885           1,855,679              902,736                 50,144                   19,253                   1,144

China                                          3,094,768              235,858                 132,701                 10,113                   5,690                      708

Japón                                           2,627,845              125,377                 51,947                   2,478                      1,027                      71

Reino Unido                              2,247,529              124,244                 56,535                   3,125                      1,422                      117

Alemania                                   1,985,627              127,157                 63,678                   4,078                      2,042                      203

Francia                                        2,002,967              99,252                   42,117                   2,087                      886                         64

Aún más errónea es la afirmación de que China no podría volverse imperialista antes de emprender la guerra contra la Gran Potencia más grande del planeta. ¡¿Por qué debería ser este el caso?! Ni Alemania, Japón ni ningún otro país tuvieron que librar primero una guerra importante contra Gran Bretaña o Estados Unidos antes de convertirse en imperialistas. De hecho, cualquier nueva potencia difícilmente se arriesgaría a una guerra contra la hegemonía imperialista si no hubiera desarrollado ya antes suficiente fuerza como potencia económica y militar.

Al mismo tiempo, los líderes de PTS/FT son empiristas inteligentes, por lo que reconocen que China está surgiendo como potencia. Por tanto, están dispuestos a aceptar los datos empíricos que documentan el ascenso de China. Incluso están dispuestos a aceptar que existen ciertas «tendencias imperialistas» en China. Sin embargo, se niegan a sacar las conclusiones necesarias. Dicen que China no es una potencia imperialista. ¿Pero, qué es? ¿Es una semicolonia? ¿Es una potencia subimperialista (como afirman erróneamente otras organizaciones socialistas)? [20] ¡El PTS / FT guarda silencio sobre este tema crucial! ¡Reconocen los árboles, pero no ven el bosque!

¿Por qué este silencio es tan peligroso? Como mencionamos anteriormente, la claridad teórica en el análisis del carácter de clase de China es la condición previa para elaborar un enfoque programático correcto frente a la rivalidad de las Grandes Potencias. El reconocimiento de la CCRI/RCIT del carácter imperialista de las grandes potencias en Occidente y en Oriente nos permite avanzar en la posición leninista de derrotismo revolucionario contra todos estos rivales imperialistas. Reconociendo el carácter imperialista sólo de las “viejas” Grandes Potencias (EE.UU., UE y Japón) pero no de las nuevas en el Este, inevitablemente empuja a los socialistas objetivamente al campo del socialimperialismo pro chino y ruso. Es cierto que el PTS/FT no ha explicado esta consecuencia (a diferencia del PO, su socio dentro del FIT-U). Pero su peligroso silencio sobre la cuestión del carácter de clase de China abre la puerta a tal capitulación.

En este punto, vale la pena referirse a una discusión interesante en la reciente conferencia FIT-U. En el debate Miguel Sorans -líder central de la UIT-CI- explicó que su organización levanta la consigna «Abajo la dictadura capitalista china«. Señaló que, por el contrario, el PTS y el PO no plantean tal lema. Pidió a los líderes actuales del PO y del PTS que explicaran por qué no lo hacen. Evitaron dar una respuesta. [21] En el caso del PO, la razón es bastante obvia. Como hemos demostrado en varios documentos antes mencionados, son socialimperialistas pro chinos y rusos orgullosos y sin disfraz. Por el contrario, y afortunadamente, el PTS no lo es. Pero su negativa a levantar la consigna «Abajo la dictadura capitalista china» podría ser una indicación de que están abiertos a seguir el vergonzoso camino del PO hacia el socialimperialismo.

También hay otros indicios que reflejan el peligro potencial del socialimperialismo pro chino en la lógica de la posición del PTS/FT. Jimena Vergara, una de sus líderes, dijo lo siguiente en un discurso en la conferencia FIT-U que tuvo lugar recientemente. Ella (con razón) reconoció la importancia de la Guerra Fría entre Estados Unidos y China: “El aspecto más estratégico de esta agenda desde el punto de vista de los intereses del imperialismo estadounidense es el enfrentamiento con China que está siendo aclamado como una ‘nueva guerra fría’”. Sin embargo, caracterizó este conflicto de la siguiente manera: “Del mismo modo, ambas partes estadounidenses están en la misma página con respecto a la tarea de preservar el liderazgo global de los Estados Unidos y devolver a China al estado de nación subordinada, un problema en lo que hasta ahora han fallado«. [22]

Entonces, si el PTS/FT enfatiza que China no es una potencia imperialista y si caracterizan la Guerra Fría como un intento de Estados Unidos de «devolver a China al estado de nación subordinada«, solo puede haber una conclusión: que todo el conflicto reflejaría objetivamente la lucha de China contra su inminente supresión como una semicolonia por el imperialismo estadounidense. Si este fuera realmente el caso, ¿podría uno llegar a otra conclusión que la de que sería el deber de los socialistas ponerse del lado de China contra Estados Unidos en este conflicto?

Otro indicio de que el PTS/FT es propenso al socialimperialismo pro chino es la siguiente declaración en el artículo del balance mencionado anteriormente sobre los debates en la reciente conferencia FIT-U sobre América Latina y los Estados Unidos. En este artículo, el PTS/FT afirman no solo que no caracteriza a “China como un país imperialista más” sino que también indican, aunque algebraicamente, la posible conclusión de esto por sus tácticas. Rechazan explícitamente la idea de que el PTS/FT adopte una posición derrotista en un conflicto militar entre Estados Unidos y China. “Esto, sin embargo, no implica que definamos a China como un país imperialista más o que señalemos que en caso de guerra con Estados Unidos la posición deba ser de “derrotismo” de ambos bandos por igual, sino que deberá verse el enfrentamiento en concreto«. [23]

Si la posición en la guerra entre Estados Unidos y China no es derrotista con respecto a este último, ¿qué posición tomaría el liderazgo del PTS/FT en su lugar? Bueno, para los marxistas solo hay una alternativa al derrotismo, y esta es el «defensismo», en otras palabras, defender a China contra Estados Unidos. Nuevamente, vemos que, si bien la dirección del PTS/FT no llega abiertamente a posiciones socialimperialistas pro-chinas, la lógica objetiva de todo su análisis lo empuja en esa dirección.

Carecer de conceptos y categorías equivale a carecer de ciencia

Como hemos mostrado, la dirección del PTS/FT se niega a dar una caracterización clara sobre China. En numerosos documentos durante varios años, ha afirmado que China no es imperialista sin dar una respuesta positiva, es decir, no ha dicho lo que es. El PTS/FT podría decir que China está en un proceso de transición y que no es posible darle una designación clara. ¡Pero China se volvió imperialista hace ya una década! Durante años, la dirección del PTS/FT ha evitado proporcionar una caracterización de clase clara. ¿Cuánto tiempo los líderes del PTS/FT se sienten incapaces de llegar a una conclusión? Y como hemos mostrado anteriormente, efectivamente niega la posibilidad de que China se convierta en una potencia imperialista antes de una gran guerra con los EE. UU. dado que es poco probable que una guerra de este tipo comience en un futuro cercano, esto podría significar que el liderazgo del PTS/FT continuará rechazando cualquier declaración clara sobre el carácter de clase de China ¡por otro período de años!

¡Tal confusión es totalmente incompatible con un enfoque científico marxista! De hecho, la confusión del liderazgo del PTS/FT, su limitación a la descripción de un fenómeno en lugar de caracterizar su esencia, representa más bien una capitulación al empirismo ecléctico. Es una forma de pensar que está influenciada por el posmodernismo burgués, una ideología completamente contrarrevolucionaria que se ha extendido en las universidades y en los círculos intelectuales en las últimas décadas. Esencialmente, el posmodernismo representa una regresión ideológica, una perspectiva burguesa-idealista que rechaza la posibilidad de reconocer la realidad objetiva (o incluso niega en absoluto su existencia). De ahí que esta tendencia rechace categorías científicas claras y relativiza todo a percepciones subjetivas, individualismo, ejemplos aislados, etc. [24]

Naturalmente, los autoproclamados marxistas como el PTS/FT rechazan ideologías como el posmodernismo. Pero no son conscientes de que, al permitir la confusión y la ambigüedad en cuestiones cruciales durante años y años, se adaptan objetivamente a la influencia del veneno pequeñoburgués posmodernista.

¡Todo esto es completamente ajeno al marxismo! Es imposible ser marxista sin aplicar un método científico que analice desarrollos concretos en su relación entre sí, viéndolos dentro de la totalidad e integrándolos en un sistema de pensamiento de conceptos y categorías interconectados y correlacionados. Hegel señaló una vez: «Entender significa expresar en forma de conceptos«. [25]

De hecho, como dijo Lenin una vez en su Cuaderno de Filosofía, es imposible reconocer la realidad objetiva, avanzar en la ciencia, sin conceptos: “El concepto (cognición) revela la esencia (la ley de causalidad, de identidad, de diferencia, etc.) en el ser (en los fenómenos inmediatos) — tal es en la práctica el CURSO GENERAL de todo conocimiento humano (de toda ciencia) en general.” [26]

Las nociones o categorías son el lenguaje del método, su modo de expresarse. Sin nociones o categorías claras, el método científico está condenado al silencio. Pero sin un método científico -y para los marxistas esto significa sin el método del materialismo dialéctico- es imposible reconocer y comprender la esencia de las cosas y los procesos. La famosa afirmación de Hegel no ha perdido ninguna relevancia: “Por eso el método es el alma y la sustancia, y cualquier cosa es concebida y conocida en su verdad sólo cuando está totalmente sometida al método”. [27]

Por tanto, como explicó Lenin, las nociones son absolutamente necesarias para reconocer la esencia y las leyes del desarrollo de la realidad objetiva. “La formación de conceptos (abstractos) y las operaciones con ellos incluye ya la idea, la convicción, la C O N C I E N C I A del carácter regido por leyes de la conexión objetiva del mundo. Es estúpido distinguir la causalidad de esta conexión. Es imposible negar la objetividad de los conceptos, la objetividad de lo universal en lo particular. Por consiguiente, Hegel es mucho más profundo que Kant, y otros, al investigar el reflejo del movimiento del mundo objetivo en el movimiento de los conceptos. Así como la forma simple del valor, el acto individual de intercambio de una mercancía por otra, incluye ya en forma no desarrollada, todas las contradicciones principales del capitalismo, así la generalización más simple, la primera y más simple formación de conceptos (juicios, silogismos, etc.) denota ya la cognición cada vez más profunda del hombre de la conexión objetiva del mundo. Aquí es donde se debe buscar el verdadero sentido, la significación y el papel de la Lógica de Hegel«. [28]

Un rechazo de tal enfoque marxista científico, como lo vemos en el caso del enfoque del PTS/FT al imperialismo chino, significa permanecer atrapado en la confusión y el empirismo ecléctico. Abram Deborin, el principal filósofo soviético en la década de 1920 (antes de la persecución por parte de la burocracia de Stalin) llamó apropiadamente a este enfoque como «empirismo rastrero«. Tememos que esto también sea una caracterización precisa del método PTS/FT.

¿Algunas consideraciones “pragmáticas”?

Ciertamente, no son solo las consideraciones teóricas (o la falta de ellas) las que llevan a la dirección del PTS/FT a negarse a caracterizar a China como imperialista. Probablemente también exista una consideración pragmática (para usar una palabra cortés) entre sus líderes dada su orientación en Argentina. Como se sabe, el PTS es un componente importante del Frente de Izquierda y de los Trabajadores-Unidad, una alianza electoral que incluye, además del PTS, al Partido Obrero (que fue la fuerza líder en la ahora desaparecida organización internacional CRCI), Izquierda Socialista (la fuerza líder en la organización internacional UIT-CI [29]), así como el Movimiento Socialista de los Trabajadores (la fuerza líder en la organización internacional LIS). FIT-U tiene actualmente 2 diputados en el parlamento nacional y 20 en parlamentos regionales. Si bien la alianza FIT-U está compuesta principalmente por organizaciones centristas, las importantes capitulaciones recientes –el voto de sus diputados en el parlamento regional de Buenos Aires a favor de un proyecto de ley pro-sionista [30] y su apoyo a la política de cierre estatal bonapartista [31]— son importantes capitulaciones de un tipo reformista.

Dado que el PTS se ha convertido en la fuerza más grande dentro de esta alianza en los últimos años, ahora está impulsando la transformación de esta alianza en un solo partido “trotskista” (que probablemente podrían dominar). El segundo componente más grande del FIT-U es el PO. Como se mencionó anteriormente, esta organización centrista se pone del lado de las potencias imperialistas China y Rusia. Por lo tanto, la dirección del PTS/FT podría tener consideraciones oportunistas para no elaborar posiciones que podrían crear “obstáculos innecesarios” para unirse con el PO en un solo partido.

Observamos de pasada que toda la idea de la dirección del PTS de construir un partido «trotskista» sobre una base nacional, es decir, sin tener en cuenta las cuestiones clave de la lucha de clases internacional, es en sí misma algo fundamentalmente ajeno a los principios internacionalistas del marxismo. León Trotsky, quien observó un enfoque similar entre varios partidos centristas en la década de 1930 (a menudo afiliados al llamado Buró de Londres) condenó un enfoque tan nacionalista sin ambigüedades: “La táctica marxista en «un solo país «es tan imposible como la construcción de una sociedad socialista «en un solo país». Cualquier grupo que intente desarrollar una línea política limitada a los problemas nacionales está condenado inexorablemente a la degeneración sectaria”. [32]

En resumen, construir un partido nacional excluyendo temas cruciales de la lucha de clases internacional es una característica del “trotskismo” nacional, no del trotskismo internacionalista auténtico.

Esperamos que los compañeros del PTS/FT avancen en la discusión sobre su posición sobre China para que puedan superar la confusión actual y elaborar un análisis marxista claro. Como seguramente los mismos camaradas saben, la Guerra Fría entre las dos grandes potencias más grandes es un tema crucial para los marxistas de hoy. Fallar en este tema no solo significa permanecer atrapado en un callejón sin salida intelectual, sino que también abre el camino a la adaptación oportunista hacia el socialimperialismo. ¡Esperamos que el PTS/FT corrija pronto este gran error!


[1] Esteban Mercatante: China en el desorden mundial, https://www.laizquierdadiario.com/China-en-el-desorden-mundial

[2] Para algunos documentos críticos sobre el PO, ver p. los siguientes documentos de Michael Pröbsting: Russia and China: Neither Capitalist nor Great Powers? A Reply to the PO/CRFI and their Revisionist Whitewashing of Chinese and Russian imperialism, 28 de noviembre de 2018, https://www.thecommunists.net/theory/russia-and-china-neither-capitalist-nor-great-powers-reply-to-po-crfi/; The Catastrophic Failure of the Theory of “Catastrophism”. On the Marxist Theory of Capitalist Breakdown and its Misinterpretation by the Partido Obrero (Argentina) and its “Coordinating Committee for the Refoundation of the Fourth International”, 27 de mayo de 2018, https://www.thecommunists.net/theory/the-catastrophic-failure-of-the-theory-of-catastrophism/; La nueva ola global de luchas de clases y la consigna de la Asamblea Constituyente

Cómo aplicar una táctica democrática revolucionaria crucial (y cómo no hacerlo): una crítica de las desviaciones oportunistas del PTS/FT y el PO/CRCI con sede en Argentina, 26 de noviembre de 2019, https://www.thecommunists.net/home/espa%C3%B1ol/la-nueva-ola-global-de-luchas-de-clases-y-la-consigna-de-la-asamblea-constituyente/; Algunas reflexiones sobre la escisión en el “Partido Obrero” argentino, 10 de julio de 2019, https://www.thecommunists.net/home/espa%C3%B1ol/algunas-reflexiones-sobre-la-escisi%C3%B3n-en-el-partido-obrero-argentino/; Social-Bonapartism in Argentina. The Partido Obrero (Tendencia) of Jorge Altamira supports the State of Emergency, 29 de abril de 2020, https://www.thecommunists.net/worldwide/latin-america/social-bonapartism-in-argentina/

[3] Para algunos documentos de la CCRI/RCIT sobre el FIT-U, ver, p. RCIT: Una oportunidad para avanzar – ¡Una oportunidad que no debe perderse! Carta abierta a todos los participantes de la conferencia virtual latinoamericana y estadounidense organizada por FIT-U (Argentina) los días 30 y 31 de julio y 1 de agosto, 30 de julio de 2020, https://www.thecommunists.net/home/espa%C3%B1ol/carta-abierta-a-todos-los-participantes-de-la-fit-u-conferencia/; CCRI/RCIT ¡Por una conferencia internacional sobre la lucha contra la crisis capitalista mundial! Carta abierta al Frente de Izquierda y de los Trabajadores Unidad (FIT-U) en Argentina, 31 de marzo de 2020, https://www.thecommunists.net/home/espa%C3%B1ol/carta-abierta-al-fit-u-por-una-conferencia-internacional-sobre-la-lucha-contra-la-crisis-capitalista-mundial/; Michael Pröbsting Omisiones importantes. Algunas observaciones sobre la resolución unitaria final de la conferencia FIT-U Latinoamericana y estadounidense, 3 de agosto de 2020, https://www.thecommunists.net/home/espa%C3%B1ol/algunas-observaciones-sobre-la-resolucion-unitaria-final-de-la-conferencia-fit-u-latinoamericana-y-estadounidense/[4] Sobre el análisis de la RCIT de China y Rusia como grandes potencias y la rivalidad interimperialista, consulte la literatura mencionada en la subsección especial de nuestro sitio web: https://www.thecommunists.net/theory/china-russia-as-imperialist-powers/. En particular, nos referimos a nuestro libro de Michael Pröbsting: Antiimperialismo en la Era de la Rivalidad entre las Grandes Potencias. Los factores detrás de la creciente rivalidad entre los EE. UU., China, Rusia, la UE y Japón. Una crítica del análisis de la izquierda y un esbozo de la perspectiva marxista. RCIT Books, Vienna 2019. El libro se puede leer en línea o descargar gratuitamente aquí: https://www.thecommunists.net/theory/anti-imperialism-in-the-age-of-great-power-rivalry/. (Español: https://www.thecommunists.net/home/espa%C3%B1ol/libro-anti-imperialismo-en-la-era-de-la-rivalidad-de-las-grandes-potencias/) Ver también el capítulo 10 del libro de Michael Pröbsting: The Great Robbery of the South. Continuity and Changes in the Super-Exploitation of the Semi-Colonial World by Monopoly Capital. Consequences for the Marxist Theory of Imperialism, RCIT Books, Vienna 2013, https://www.thecommunists.net/theory/greatrobbery-of-the-south/; Ver también, Michael Pröbsting: Chinese Imperialism and the World Economy. An Essay published in the second edition of The Palgrave Encyclopedia of Imperialism and Anti-Imperialism (Editado por Immanuel Ness and Zak Cope), Palgrave Macmillan, Cham, 2020, https://link.springer.com/referenceworkentry/10.1007%2F978-3-319-91206-6_179-1

[5] Los documentos de la RCIT sobre la Guerra Comercial Global se han recopilado en una subpágina especial de nuestro sitio web: https://www.thecommunists.net/worldwide/global/collection-of-articles-on-the-global-trade-war/; Nuestra posición fundamental se ha resumido en una declaración programática » Guerra comercial global: ¡no al patrioterismo de gran potencia en Occidente y Oriente!» que se ha publicado en 10 idiomas (Español: https://www.thecommunists.net/home/espa%C3%B1ol/guerra-comercial-global-no-al-patrioterismo-de-gran-potencia-en-occidente-y-oriente/. La última declaración de la CCRI/RCIT es: TikTok, Consulate Closures and the Cold War between the U.S. and China. Socialists must oppose all Great Powers! 10 de agosto de 2020, https://www.thecommunists.net/worldwide/global/tiktok-consulate-closures-and-the-cold-war-between-the-u-s-and-china/

[6] Ver, p. G. Zinoviev/V. I. Lenin: El Socialismo y La Guerra (1915), https://www.marxists.org/espanol/lenin/obras/1910s/1915sogu.htm. León Trotsky: La Guerra y La Cuarta Internacional (1934), https://marxists.architexturez.net/espanol////trotsky/ceip/escritos/libro3/T05V225.htm

[7] Ver, p. RCIT: Theses on Revolutionary Defeatism in Imperialist States, 8 de septiembre de 2018, https://www.thecommunists.net/theory/theses-on-revolutionary-defeatism-in-imperialist-states/; Ver también capítulos XVI y XX de nuestro libro: Anti-imperialismo en la Era de la Rivalidad entre las Grandes Potencias.

[8] Ver, p. en el capítulo XXIII de nuestro libro Anti-imperialismo en la Era de la Rivalidad entre las Grandes Potencias, así como el capítulo 13 de nuestro libro The Great Robbery of the South.

[9] Ver, p. en el capítulo VIII y XXIV de nuestro libro Anti-imperialismo en la Era de la Rivalidad entre las Grandes Potencias.

[10] Ver, p. en el capítulo IX y XXV de nuestro libro Anti-imperialismo en la Era de la Rivalidad entre las Grandes Potencias.

[11] Ver, p. en el capítulo X, XI, XXVII y XXVIII de nuestro libro Anti-imperialismo en la Era de la Rivalidad entre las Grandes Potencias.

[12] Para una discusión sobre la ley del desarrollo desigual y combinado, ver, p. Michael Pröbsting: Capitalism Today and the Law of Uneven Development: The Marxist Tradition and its Application in the Present Historic Period, in: Critique: Journal of Socialist Theory, Volume 44, Issue 4, (2016), http://www.tandfonline.com/doi/full/10.1080/03017605.2016.1236483

[13] Vea en esto, por ejemplo. nuestro folleto de Michael Pröbsting: South Korea as an Imperialist Power. On the nature of South Korean monopoly capital and the ensuing programmatic tasks of the workers vanguard, December 2019, https://www.thecommunists.net/theory/study-on-south-korea-as-an-imperialist-power/

[14] Para un análisis histórico, ver p. Michael Pröbsting: Lenin’s Theory of Imperialism and the Rise of Russia as a Great Power. On the Understanding and Misunderstanding of Today’s Inter-Imperialist Rivalry in the Light of Lenin’s Theory of Imperialism, agosto de 2014, http://www.thecommunists.net/theory/imperialism-theory-and-russia/; véase también el capítulo VII (“Grandes potencias imperialistas: algunas comparaciones históricas”) de nuestro libro Antiimperialismo en la era de la rivalidad entre las grandes potencias.

[15] Christian Castillo, Claudia Cinatti: Un primer balance de la conferencia virtual de América Latina y EE. UU. Publicamos a continuación un primer balance de la Conferencia Virtual de Latinoamérica y los Estados Unidos convocada por el Frente de Izquierda Unidad de Argentina, que se realizó entre el 30 de julio y el 1° de agosto., 7 de agosto 2020, https://www.laizquierdadiario.com/Un-primer-balance-de-la-conferencia-virtual-de-America-Latina-y-EE-UU

[16] Hemos tratado este tema más recientemente en el capítulo II de nuestro libro de Michael Pröbsting: The COVID-19 Global Counterrevolution: What It Is and How to Fight It. A Marxist analysis and strategy for the revolutionary struggle, RCIT Books, Abril de 2020, https://www.thecommunists.net/theory/the-covid-19-global-counterrevolution/

[17] Trotskyist Fraction – Fourth International: The United States’ Preparation for Conflict Between World Powers, Document of the XI. Conference, 14 May 2018, https://www.leftvoice.org/the-united-states-preparation-for-conflict-between-world-powers

[18] Fortune Global 500, agosto de 2020, https://fortune.com/global500/ (Los porcentajes del aporte fueron calculadas por nosotros)

[19] Credit Suisse Research Institute: Global Wealth Databook 2018, October 2018, p. 125

[20] Para nuestra crítica de la teoría del subimperialismo remitimos a los lectores a Michael Pröbsting: Semi-Colonial Intermediate Powers and the Theory of Sub-Imperialism. A contribution to an ongoing debate amongst Marxists and a proposal to tackle a theoretical problem, 1 de Agosto de 2019, https://www.thecommunists.net/theory/semi-colonial-intermediate-powers-and-the-theory-of-sub-imperialism/

[21] Saúl Rocca (Izquierda Socialista): La crisis capitalista y el debate sobre el rol de China, 5 de agosto de 2020, http://www.izquierdasocialista.org.ar/2020/index.php/blog/elsocialista/item/17896-la-crisis-capitalista-y-el-debate-sobre-el-rol-de-china

[22] Jimena Vergara: The United States in the Global Crisis: Perspectives for Revolutionary Struggle, 6 de agosto de 2020, https://www.leftvoice.org/the-united-states-in-the-global-crisis-perspectives-for-revolutionary-struggle-organic-crisis-and-unrest-in-the-u-s

[23] Christian Castillo, Claudia Cinatti: Un primer balance de la conferencia virtual de América Latina y EE

[24] Para una extensa crítica marxista del posmodernismo nos referimos a un ensayo que nuestro movimiento publicó hace mucho tiempo: League for a Revolutionary Communist International: Marxism versus Post-Modernism (1997), https://www.thecommunists.net/theory/marxism-versus-post-modernism/

[25] Citado en: V. I. Lenin: Cuadernos Filosóficos, Lenin: Obras Completas, Tomo XLII, Ediciones Cultura Popular, p. 240, https://www.marxists.org/espanol/lenin/obras/oc/akal/lenin-oc-tomo-42.pdf

[26] V. I. Lenin: Cuadernos Filosóficos, Lenin: Obras Completas, Tomo XLII, Ediciones Cultura Popular, p. 306, https://www.marxists.org/espanol/lenin/obras/oc/akal/lenin-oc-tomo-42.pdf

[27] G. W .F. Hegel: La Ciencia de la Lógica, La Idea Absoluta, p. 476, https://cepcritico.files.wordpress.com/2013/01/ciencia-de-la-lc3b3gica-hegel.pdf

[28] V. I. Lenin: Cuadernos Filosóficos, Lenin: Obras Completas, Tomo XLII, Ediciones Cultura Popular, p. 170, https://www.marxists.org/espanol/lenin/obras/oc/akal/lenin-oc-tomo-42.pdf

[29] Ver, por ejemplo. RCIT: Resumen de nuestras principales diferencias con la UIT-CI, octubre de 2015, https://www.thecommunists.net/theory/critique-of-uit-ci/

[30] Ver, p. CCRI/RCIT y CEP: FIT (Argentina): una escandalosa traición a las heroicas masas palestinas, 2 de julio de 2020, https://www.thecommunists.net/home/espa%C3%B1ol/fit-argentina-una-escandalosa-traicion-a-las-heroicas-masas-palestinas/

[31] La RCIT ha publicado más de 50 documentos sobre la crisis del COVID-19 (algunos de ellos en varios idiomas). Todos se recopilan en una página especial de nuestro sitio web: https://www.thecommunists.net/worldwide/global/collection-of-articles-on-the-2019-corona-virus/. En particular, remitimos a los lectores al Manifiesto de la CCRI/RCIT: COVID-19: Una cubierta para una gran ofensiva mundial contrarrevolucionaria. Estamos en un punto de inflexión en la situación mundial, ya que las clases dominantes provocan una atmósfera de guerra para legitimar la construcción de regímenes chovinistas bonapartistas de estado, 21 de marzo de 2020, https://www.thecommunists.net/home/espa%C3%B1ol/covid-19-una-cubierta-para-una-gran-ofensiva-mundial-contrarrevolucionaria/; Además, llamamos la atención sobre nuestro libro de Michael Pröbsting: The COVID-19 Global Counterrevolution: What It Is and How to Fight It. A Marxist analysis and strategy for the revolutionary struggle, RCIT Books, April 2020, https://www.thecommunists.net/theory/the-covid-19-global-counterrevolution/. Véase también del mismo autor un nuevo folleto y un ensayo.The Second Wave of the COVID-19 Counterrevolution. On the ruling class strategy in the current conjuncture, its inner contradictions and the perspectives of the workers and popular resistance, 20 July 2020, https://www.thecommunists.net/worldwide/global/the-second-wave-of-the-covid-19-counterrevolution/; The Police and Surveillance State in the Post-Lockdown Phase. A global review of the ruling class’s plans of expanding the bonapartist state machinery amidst the COVID-19 crisis, 21 May 2020, https://www.thecommunists.net/worldwide/global/police-and-surveillance-state-in-post-lockdown-phase/; Ver también, La contrarrevolución COVID-19 y la traición de la izquierda de la cuarentena29 de junio de 2020, https://www.thecommunists.net/home/espa%C3%B1ol/declaracion-conjunta-la-contrarrevolucion-covid-19-y-la-traicion-de-la-izquierda-de-la-cuarentena/

[32] León Trotsky: La Unificación de la Oposición de Izquierda (1930), https://ceip.org.ar/La-unificacion-de-la-Oposicion-de-Izquierda