Xóchitl Katari

  1. La lucha magisterial en defensa de la educación pública, venía de un golpe fuerte previo a la pandemia, con la aprobación de la contrarreforma educativa (15/05/19) por el gobierno de la 4T que preserva el espíritu neoliberal de la de Peña Nieto. Aunque hayan eliminado la evaluación punitiva, a los trabajadores de la educación nos dejan en un estado de excepción legal, persiste la inestabilidad laboral para muchos, deja abierta las puertas a la iniciativa privada, no garantiza ni plazas ni la continuidad de las escuelas normales, entre muchas otras tropelías. Si a EPN le costó un sexenio avanzar en su aprobación e implementación, no lo logró del todo por el feroz combate de la CNTE, ahora, esta reforma educativa fue lograda a pocos meses del sexenio de AMLO con la aprobación por el Congreso de la iniciativa presentada por AMLO e impulsada, principalmente por el Consejo Coordinador Empresarial; bajo la complicidad de los charros del SNTE y aprovechando la desmovilización de la CNTE. Desde entonces, esto derivó en una mayor intromisión de los empresarios como Carlos Slim y Grupo Salinas en la educación pública: con capacitaciones dentro de los procesos de ingreso; el contrato de seguros de las escuelas al consorcio de Salinas Pliego; el manejo de las becas para los estudiantes; la eliminación, en los hechos, de plazas automáticas para los egresados de las normales, etc. Y, más recientemente, la entrega de la educación a los monopolios privados de las comunicaciones.
  2. La educación pública presencial está en severa crisis y en reordenamiento dirigido por los capitalistas de las telecomunicaciones en complicidad con el gobierno de la 4T. Si bien, los gobiernos ya venían desmantelando la educación pública desde la década de los ochentas con las políticas neoliberales, la aprobación de la contrarreforma educativa el año pasado sumado al confinamiento masivo decretado por el gobierno de la 4T por la pandemia de covid-19 terminaron por acelerar a pasos agigantados su privatización, la flexibilización laboral de los maestros y el desmembramiento de su comunidad escolar, atomizando a millones de estudiantes y maestros en sus casas. Si bien, son necesarias las medidas sanitarias, el pésimo manejo de la pandemia por parte del gobierno federal, a través, de la Secretaría de Salud, ha llevado a un alargamiento mayor del confinamiento que en otros países de Latinoamérica. Como sabemos la pandemia ha develado el gran avance de la política sistemática de los capitalistas en el desmantelamiento de la educación y salud públicas para su lucro, en contubernio con los gobiernos anteriores y actuales, a tal grado que, hay miles de escuelas sin agua potable. La tendencia más inmediata e impulsada en, al menos, los países semicoloniales es la llamada educación híbrida (la combinación de clases presenciales y en línea). Tendencia impulsada por las grandes burguesías transnacionales y nacionales de las telecomunicaciones: Google, Microsoft, Grupo Imagen, Televisa y Grupo Salinas. Basta ver el crecimiento económico que han tenido sus acciones en plena depresión económica combinada con el confinamiento masivo: Microsoft subió 31%, Apple 45% y Google 11% (Forbes, agosto 2020). El cierre de los planteles por la pandemia le ha permitido a los gobiernos de diferentes niveles ahorrarse muchísimo dinero público en mantenimiento que, sin embargo, ahora, se lo darán a los corporativos privados de las telecomunicaciones en vez de invertirlo en infraestructura para las escuelas públicas. Entre la improvisación con la que ha actuado la SEP, la única instrucción insistente del Srio de Educación, Moctezuma Barragán, ha sido que el regreso a las aulas será hasta que el semáforo esté en verde, consideramos que esto ha sido porque a) no están dispuestos a cargar con el coste político de una sola escuela que se convierta en foco de infección y b) por el jugoso negocio que representan los contratos firmados entre la SEP y los monopolios televisivos y de internet. Sin embargo, veamos si, incluso, esta indicación de regreso hasta semáforo verde, está tambaleando por las declaraciones de Moctezuma de que algunos estados como Chiapas, los harían asistir a aulas en semáforo amarillo.
  3. En síntesis, la reorientación educativa efectuada por la dupla corporativos-gobierno de la 4T: 1) profundiza la privatización y mercantilización educativa, al poner los contenidos, métodos, medios y fines de la educación al servicio de los grandes capitales; 2) acelera la imposición del modelo de competencias centrado en las TIC’s, la tecnificación curricular y la capacitación laboral de mano de obra flexible y súper explotable; 3) genera esquemas de des-profesionalización docente, bajo regímenes de excepción y flexibilidad (superexplotación) laboral, con riesgo de reducción de la planta docente, convirtiéndonos, además, en meros facilitadores sin un rol pedagógico real; 4) al largo plazo (como era el objetivo político de la reforma peñista) busca desestructurar a los sujetos sociales de la educación (magisterio, estudiantado y comunidades), para facilitar el control efectivo del sistema educativo por parte de la dupla Estado-empresariado (Estado de y para los empresarios capitalistas). Por lo tanto, todos estos hechos palpables nos muestran una vez más, que los maestros no pueden confiar en el gobierno de AMLO, no es un gobierno del pueblo pobre; por el contrario, ha mostrado ser un gobierno a favor de la burguesía nacional y norteamericana. 
  4. Los monopolios televisivos mexicanos habían caído en el descrédito y perdido influencia mediática en comparación a sus años gloriosos lo que trajo como consecuencia descensos en sus ingresos; sin embargo, el mismo AMLO que declaró que no iba a rescatar a ninguna empresa en esta crisis económica, acaba de rescatar a los monopolios de Televisa y TV Azteca con contratos de 450 millones de pesos ($15 por alumno), regalando como mercado cautivo una audiencia de millones de niños y adolescentes y un canal más para la televisora del Ajusco. Inmediatamente los activos de las televisoras subieron a las nubes. ¿No estamos en austeridad republicana como ha repetido el presidente?, ¿desde cuándo las televisoras hacen estos pactos sin pedir nada a cambio?, ¿no estaban las televisoras detrás de Mexicanos Primero y toda la ultraderecha pro-empresarial que impulsó la Contrarreforma Educativa de Peña Nieto? El acuerdo “educativo”, es en realidad un acuerdo comercial y político entre AMLO, la SEP y los duopolios televisivos, que se fraguó mucho antes de las campañas de 2018; la visita de Obrador a Donald Trump, acompañado de empresarios, figurando los dueños de los monopolios de las comunicaciones, sólo ratificó los pactos del gobierno a dichos empresarios nacionales e internacionales. 
  5. En todo esto, ¿cuál será el papel de los maestros?, ¿técnicos, asesores, auxiliares educativos? En la primera etapa del confinamiento, en un clima de incertidumbre, improvisación y ausencia de una estrategia educativa coherente de la SEP (a pesar de que tuvieron el tiempo), los maestros y maestras fuimos quienes logramos terminar el ciclo escolar con nuestros alumnos, tratando de generar el mínimo conocimiento, a marchas forzadas y con nuestros propios recursos técnicos, por muy limitados que fueran. A pesar de estos comprometidos esfuerzos, en general, la SEP presionó a los maestros para pasar a todos los alumnos de cualquier forma para aparentar que todo funcionaba bien. Algunos advertimos desde abril que era mejor dar por terminado el ciclo escolar y evaluar con lo que los alumnos ya habían trabajado hasta ese momento, porque no existían condiciones materiales para continuar. Sin embargo, la SEP se aferró y terminó siendo una simulación con el programa “Aprende en Casa”. En esta segunda etapa de inicio de ciclo escolar 2020-2021, con la versión redoblada de “Aprende en Casa 2”, la SEP definitivamente terminó excluyendo a los docentes de su materia de trabajo sobre todo a nivel básico y los confinó a ser supervisores y “apoyos” de lo que ahora las televisoras y una minoría selecta de “expertos educativos”, empezó a encargarse. Tal era la actitud triunfalista de su Secretario Educativo, (ex empleado de TvAzteca) que llegó a lanzar la propuesta de ¡invitar a conductores show-man de dichas televisoras para aparecer en las clases! Tuvo que recular por las múltiples críticas, pero aún son cambios cosméticos. La única formación que ha dado la televisión comercial y, que se espera también de los consorcios digitales, es modelar a niños y adolescentes como leales consumidores, obedientes plenos del sistema. Las primeras semanas del programa Aprende en Casa II fueron un caos sumado a la resistencia de algunos profesores para defender nuestra materia de trabajo, por lo que, se asoma el total fracaso de dicho programa. 
  6. Si los capitalistas recargan la crisis económica sobre los hombros de la clase obrera, la SEP traslada la crisis educativa sobre las espaldas de los trabajadores de la educación, así como de madres y padres de familia a quienes agrega a su ya pesada jornada laboral la responsabilidad para asegurar que sus hijos estén frente a la pantalla televisiva o computadora, o bien, endeudándose para comprar la tecnología que han dictado los monopolios para acceder o brindar una educación. Mientras tanto, las consecuencias ya empezaron,  según cifras de la SEP, 2.5 millones de alumnos de educación básica desertaron en el pasado ciclo escolar (El País, agosto 2020); mientras que, la misma ONU ha anunciado que a nivel mundial la generación de la pandemia, será una generación perdida en términos educativos. 
  7. ¿Qué hacer ante esta crisis de la educación pública? La sección XXII de Oaxaca y la CETEG de Guerrero de la CNTE fueron los primeros contingentes en rechazar públicamente, la educación de las televisoras y anunciaron que no la acatarían, por el contrario, impulsaron su propio calendario y programas educativos junto a sus comunidades; como Agrupación de Lucha Socialista (ALS) saludamos estos esfuerzos, al igual que las resistencias locales en otros estados. Sin embargo, estamos convencidos que, mientras la mayoría de las direcciones seccionales sigan confiando en Obrador y nos mantengan desmovilizados, como gremio seguiremos débiles, ¡las únicas fuerzas en las que podemos confiar son en las propias como trabajadores de la educación y en nuestros hermanos de clase!, ¡en nuestros estudiantes y padres/madres de familia! Organizados y movilizados. ¡Así la CNTE ha ganado muchas batallas y se ha colocado como un referente de esperanza para la clase explotada de este país!
  8. Se requiere una reapropiación organizada de manera colectiva de los procesos educativos desde los actores directos de la educación y no desde las cúpulas empresariales y burocráticas que están pasando por encima de las comunidades escolares. Docentes, estudiantes, familias y comunidades; con apoyo de investigadores y especialistas en materia educativa, necesitamos organizarnos para formular un Plan Nacional Emergente de la Educación, la CNTE es la que tendría la capacidad estructural y moral para llamar a un Congreso Nacional Educativo ante la crisis para definir dicho plan. Necesitamos definir desde abajo, de manera democrática, colectiva y organizada, el futuro inmediato y a largo plazo de una educación emancipadora. 
  9. En sí mismo, no es erróneo utilizar los medios de comunicación masiva, sean los tradicionales (radio y TV) o las actuales plataformas electrónicas y virtuales sino la clave es quiénes dirigen ese proceso, con qué intereses y para qué fines, ello, sin olvidar de que su uso no puede suplir los procesos pedagógicos de socialización y aprendizaje que ocurren en los espacios físicos públicos y que son esenciales para el humano como ser social. Hay que pasar de los foros virtuales de diagnóstico y análisis a la acción organizada en distintas modalidades (incluyendo la presencial con las medidas sanitarias) para impulsar la movilización magisterial y popular, encaminada a recuperar colectiva y organizadamente los espacios y procesos pedagógicos, apuntando a lograr la expropiación de las telecomunicaciones bajo un control democrático de los trabajadores, organismos magisteriales y diversos sectores de las comunidades educativas y sociales, como lo hicieron heroicamente las mujeres de la APPO en el conflicto oaxaqueño de 2006. Ante los programas excluyentes y privatizadores de la SEP, ¡fortalezcamos los proyectos educativos alternativos de la CNTE! como las Escuelas Altamiranistas en Guerrero, el PTEO en Oaxaca, las Escuelas Alternativas en Michoacán, y diversos proyectos pedagógicos locales.

Detengamos la farsa educativa de la SEP, con una huelga nacional del magisterio, estudiantado y normalismo, para luchar por una transformación desde abajo del sistema educativo, por recuperar nuestras conquistas laborales, por defender las normales al servicio de las comunidades rurales, por re-apropiarnos de nuestros espacios y procesos pedagógicos y poner la educación al servicio de las necesidades e intereses del pueblo mexicano.

 ¡Fuera las manos de los monopolios televisivos de la educación!

¡Abajo la contrarreforma educativa!

¡Por la lucha efectiva en las calles para frenar la simulación educativa de la SEP e impulsar un modelo educativo en beneficio del pueblo!