Por Manuel Sandoval Coto*

En la prensa nacional han comenzado a aparecer voces críticas, desde todos los sectores sociales, frente a lo que se considera es improvisación, lentitud y falta de orientación del gobierno para enfrentar la crisis abierta por el corona virus. Pese al éxito mediático inicial del Dr. Salas, promovido por Ignacio Santos como la figura masculina de autoridad “necesaria” frente a la crisis, se comienzan a hacer evidentes los palos de ciego que está dando el gobierno, situación que tiene como trasfondo un desconcierto creciente y muy pocas perspectivas en la burguesía costarricense. Tal y como trataremos de demostrar en ésta y otras notas, la gravedad de la crisis actual a nivel internacional (con visos de que se está iniciando una recesión peor que la del 29) es que deja a la burguesía costarricense sin ningún modelo de desarrollo económico viable para que el país se recupere. Continuar desmantelando el Estado, el único programa que ha venido levantando frente a la crisis fiscal, sólo va a profundizar el proceso recesivo del país y la crisis social que se incuba.

La burguesía costarricense venía reaccionando ante el deterioro de la situación económica en el último período, con una ofensiva violenta para descargar la crisis fiscal sobre los hombros del pueblo trabajador. Previamente a lanzar la reforma fiscal, la burguesía hizo un consenso para tolerar la evasión fiscal multimillonaria de los grandes empresarios.

La solidaridad contra el corona virus a la que han llamado, no debe engañar a nadie. El intento para sostener el consumo interno, impidiendo un empobrecimiento violento de los sectores populares con los subsidios del Plan Proteger, es de alcance muy limitado y en unos meses, cuando la crisis fiscal explote con más fuerza aún en el marco de una profunda recesión, dará paso al programa de la UCCAEP, de reducción violenta de los salarios y las pensiones de todos los trabajadores.

Marcelo Prieto al asumir el Ministerio de la Presidencia dijo que no le parecía eliminar el salario escolar, pero fue claro en que estaba de acuerdo con el impuesto solidario a los salarios y las pensiones. Es probable que se le esté nombrando en este puesto clave, con un acuerdo implícito con algunas fracciones legislativas de la oposición de que el proyecto viene con el nuevo Directorio legislativo que se nombre el 1° de mayo. Las dificultades para encontrar plata “raspando la olla” (transfiriendo partidas de varias institucione y dejando de pagar las anualidades) prácticamente lo están haciendo inevitable. ¿Por qué?

Porque los préstamos externos que están aprobando con toda celeridad se destinan en lo fundamental a pagar intereses de la deuda interna. Para continuar enriqueciendo a los detentadores de bonos del Estado (en gran medida en manos de los empresarios que defraudan al fisco) se está colocando una cuerda en el cuello al país, para que los organismos financieros internacionales nos estrangulen a corto plazo.

No hay por eso que engañarse cuando la ministra de Planificación reconoce que el salario escolar es parte del ingreso regular del trabajador y habría que compensarlo si se elimina. La muchacha, que está comenzando a sacar las uñas, lo que nos dice es que “la raspada de la olla” no va por aquí, por ahora, porque legalmente es enredado. Ayer, en la edición nocturna de Notiséis, anunció más bien que la próxima semana se estarán concretando los proyectos para refundir 30 instituciones estatales con duplicidad de funciones y economizarse un 0.8% del PIB. Esta economía (240 000 millones de colones) significa, evidentemente, despidos en masa como los de JAPDEVA. (Institución desmantelada para permitirle a ATM Terminals que cobre tarifas más altas y sea uno de los principales puntos de embarque hacia Europa de la droga sudamericana.

Triste papel el de Patricia Mora, la ministra del Frente Amplio en el INAMU, que la semana pasada señaló que con el desvío de transferencias estaban provocando un “cierre técnico” de la Institución, para no decir que van a provocar despidos masivos.

Mario Devandas, representante del movimiento sindical, está denunciando que la Junta Directiva de la Institución se reunió ayer por la tarde con el Presidente, el Ministro de Hacienda y el Presidente del Banco Central, para discutir la situación catastrófica de las finanzas de la Caja, y los dos últimos se negaron rotundamente a analizar las propuestas de Macaya y compañía, bastante moderadas e insuficientes. La crisis del la Caja es resultado de las deudas del gobierno y los empresarios. El gobierno le adeuda al Fondo de Enfermedad y Maternidad la suma estratosférica de 1 billón 655 mil millones de colones (1, 655 000 000 000), y lo curioso es, que en esta coyuntura bajaron la base impositiva sobre la que se establece la cotización patronal. Un regalo más a los grandes empresarios, como las condonaciones periódicas de deudas.

Pareciera que el gobierno busca que la Caja quiebre para imponer una salida: aumentar la cuota obrera. Es curioso cómo la burguesía de este país, pese al empobrecimiento que han tenido los sectores asalariados, que se refleja en el endeudamiento asfixiante en que nos encontramos, sigue creyendo que se le puede seguir jalando el rabo a la ternera.

La ternera tiene que darles una buena patada. Por eso, venciendo el miedo al corona virus y los 3 000 muertos que anunció el Ministro Salas, este 1° de mayo hay que salir a las calles. No podemos rendirnos ante la atomización y el miedo que promueven las burguesías, para evitar la protesta social.

¡DEFENDAMOS LA SALUD DEL PUEBLO!

¡QUE EL GOBIERNO PAGUE LAS DEUDAS CON LA CAJA, METIENDO EN CINTURA A LOS EVASORES FISCALES!

¡CÁRCEL Y EXPROPIACIÓN DE BIENES A LOS EVADORES DEL FISCO Y LOS PATRONOS MOROSOS CON LA CAJA!

¡NI UN SOLO DESPIDO MÁS EN LAS INSTITUCIONES PÚBLICAS Y LAS GRANDES EMPRESAS!

¡MORATORIA EN EL PAGO DE LA DEUDA PÚBLICA, PARA FINANCIAR OBRAS PÚBLICAS QUE DEN TRABAJO A LOS DESEMPLEADOS!

¡REDUCCIÓN DE LAS TASAS DE INTERÉS PARA DAR CRÉDITO BARATO A LAS PEQUEÑAS EMPRESAS Y LOS CAMPESINOS!

*El documento que compartimos es una colaboración del compañero Manuel Sandoval, profesor jubilado de Costa Rica.