Xóchitl Katari. Pronunciamiento de la Agrupación de Lucha Socialista (ALS). 08/marzo/2020.

Este Día Internacional de la Mujer está marcado dolorosamente por el incremento de la violencia y los feminicidios. En México, particularmente, la indignación se ha multiplicado ante los últimos asesinatos de mujeres generando una nueva ola de protestas feministas con la exigencia de justicia en la capital del país y en algunas provincias.

Ingrid y Fátima, son solo dos rostros que lamentablemente representan a miles de mujeres y niñas que han sido asesinadas en el anonimato: 10 cada día. Según cifras oficiales, desde la administración de F. Calderón hasta la actual de AMLO, han sido asesinadas 30,748 mujeres en situaciones de tortura. ¿Qué hace posible las dimensiones de esta tragedia?  y los culpables, ¡¿dónde están?! Según diversas organizaciones, entre ellas, México Evalúa y el Índice Global de Impunidad, afirman que el 90% de delitos denunciados en el país no se resuelven, pero esta cifra de impunidad puede llegar hasta el 99% ya que solo se denuncian 5 delitos por cada 100. Por lo que, las instituciones de justicia y de los gobiernos de los tres niveles sobreviven entre la sangre de miles de mujeres y jóvenes. Los responsables son los partidos en el poder el PRI, PAN y PRD que alimentaron a este monstruo de impunidad y corrupción. En la actualidad, el gobierno federal, con Obrador a la cabeza, ha desestimado la violencia contra la mujer y, en general, contra la población más pobre desatada por el crimen organizado. Por su parte, las autoridades de las universidades públicas dejaron acumular los reclamos por acoso dentro de sus escuelas; ahora el problema les estalló en las manos. 

Las movilizaciones y paros universitarios feministas ha visibilizado con gran fuerza la violencia hacia las mujeres como un problema impostergable a erradicar. Así, han obligado a diferentes autoridades a reformar sus legislaciones para incluir sanciones a quienes acosen y abusen de las mujeres, así como, sumar programas educativos en materia de género dentro de las universidades como la UNAM y la UAEM. Por su parte, los diputados, tardíamente y por la presión social, han aumentado de 60 a 65 años de prisión la pena por feminicidio; pero eso seguirá siendo letra muerta si no aplican sus propias leyes contra los criminales, si no combaten la impunidad en las instituciones de justicia, si los funcionarios siguen discriminando a las mujeres que denuncian como lo muestran los nulos casos de expulsión de profesores acusados por acoso sexual de las instituciones educativas y si no proseguimos la movilización y la organización por nuestros derechos que pasan por combatir la impunidad. ¡Fuera funcionarios corruptos y encubridores de agresores contra las mujeres!

Paro del 9/M: La lucha de las mujeres es de clase, No sólo de género.

¡Fuera oportunistas burgueses!

La jornada del 8 y 9M de este año convocado por colectivos feministas y organizaciones sociales ya ha levantado grandes expectativas y una oportunidad para externar de manera masiva la indignación de mujeres y hombres en contra de la violencia que padecemos todos los días, particularmente, las mujeres. Desde la Agrupación de Lucha Socialista (ALS) celebramos esta jornada de lucha y, como cada año, ¡saldremos a las calles a reivindicar el Día Internacional de las Mujeres Trabajadoras y enarbolar nuestras demandas más sentidas!

Sin embargo, el llamado inicial por parte de las feministas al #ParodeMujeres 9M de este 2020, se distingue por completo al de años anteriores, debido a que se halla atravesado por la actual coyuntura en México donde hay una disputa por el poder entre los partidos de la burguesía. Los partidos del PRI-PAN-PRD desbancados en las elecciones de 2018 por el voto de castigo de la población han encontrado terreno fértil en la convocatoria del Paro del 9/M para montarse de manera oportunista en la actual ola feminista. Como ALS, denunciamos su oportunismo ya que ellos mismos, como funcionarios, dejaron crecer el problema, han defendido  a los patrones en perjuicio de las trabajadoras y han reprimido brutalmente a las mujeres que exigieron justicia para ellas y sus pueblos (como, p. ejemplo, en Atenco, 2006). Los intereses de las mujeres burguesas como M. Zavala ¡nunca serán los mismos de las mujeres de la clase trabajadora del campo y la ciudad! 

En este tenor, la convocatoria específica #Undíasinnosotras lanzada por el grupo Brujas del Mar (cuya vocera, Arussi Unda, ha sido asociada a Felipe Calderón por varios medios), que invita a no asistir al trabajo, ni a la calle, ni de “compras” y, por lo tanto, nos llama a permanecer en casa (donde se nos ha confinado por siglos), resulta un medida errada, ¡un retroceso para las mujeres que durante décadas hemos luchado para ganar nuestro lugar en la calle y demás espacios públicos! Por lo tanto, como ALS, ¡rechazamos por completo convertir el paro en una convocatoria individualizada y voluntarista que desmoviliza a las mujeres y nos orienta al autoencierro!, ¡No a la desmovilización de la derecha! Desde la ALS apoyamos el paro feminista del 9M, ¡organizado desde abajo y a la izquierda! Nuestros derechos como mujeres los hemos arrancado a los patrones, al Estado y al machismo, parando colectivamente la producción y movilizándonos, sin pedirles permiso. Hacerlo significaría legitimar su poder sobre nuestras decisiones. 

Este 9M tampoco debemos dejarle a la derecha el campo abierto para que capitalicen el descontento ante la violencia; autodenominadas “feministas” (como Margarita Zavala), pretenden posicionar una agenda conservadora para la mujer, y desviar el proceso hacia sus propios intereses económicos y políticos. Si no reconocemos eso y no nos diferenciamos, con nuestros propios métodos y reivindicaciones de lucha, estaríamos abonando ingenuamente a intereses ajenos a nuestras demandas como mujeres de abajo. Por ello, debemos disputarles la convocatoria, deslindándonos claramente de ellos y rebasarlos por  izquierda para impulsar una gran jornada de movilización independiente con nuestro propio programa y métodos de lucha contra la violencia, el feminicidio y la precariedad laboral. En ese sentido, reivindicamos protestas como las que están llamando algunos colectivos feministas frente a las oficinas del PAN para deslindarse y denunciar públicamente su oportunismo.

9M: ¡Paramos, nos organizamos y nos movilizamos JUNTOS!

Entonces, ¿cómo nos podemos diferenciar, desde el feminismo y el movimiento independiente de las mujeres, respecto al PRI-AN y demás sectores de la derecha que buscan montarse y capitalizar la convocatoria del 8 y 9/marzo?

¡Movilizándonos, apropiándonos de las calles, organizando a nuestras hermanas y hermanos de clase! Paremos de manera efectiva, realicemos asambleas donde haya las condiciones para preparar el paro, hagámonos presentes en nuestros trabajos, escuelas y barrios para realizar asambleas con nuestros compañeros y compañeras para acordar qué medidas organizadas colectivamente para cuidarnos, como las brigadas de autodefensa mixtas. Organicemos charlas y actividades de denuncia. Eso no lo hace la derecha, eso lo hacemos el pueblo cuando decidimos organizarnos. 

Necesitamos construir una movilización amplia de mujeres el 9M que inunde de morado y verde las principales plazas del país para denunciar justo a todos esos partidos criminales y machistas. ¡Ningún partido burgués en el movimiento feminista y de mujeres! Retomemos los métodos tradicionales del pueblo trabajador como las recientes movilizaciones en América Latina, llevemos a cabo bloqueos, metros populares, brigadas informativas, cercos en las sedes de las instituciones que han sembrado la impunidad. 

Necesitamos conformar un programa en común de lucha por las reivindicaciones más sentidas de las mujeres como el combate a la violencia y el feminicidio; la conquista de estabilidad laboral y mejores condiciones de trabajo; acceso a servicios básicos y prestaciones sociales; educación sexual, métodos anticonceptivos y por la despenalización del aborto en todo el país; contra los megaproyectos millonarios que nos despojan de los recursos de nuestros territorios y contra la militarización y represión contra nuestros pueblos.

Es necesario que mujeres y hombres conscientes sumemos fuerzas para lograr la liberación de la mujer en todos los ámbitos y nos organicemos en comités de lucha. Pero también necesitamos visualizar que hasta no derribar al capitalismo, las mujeres seguiremos explotadas y oprimidas. Por lo que, nuestra liberación va de la mano con la emancipación de la clase obrera en su conjunto y a nivel internacional.

88060066_851773281950023_5415719044588240896_n¡NI UNA ASESINADA MÁS!

¡POR UN MOVIMIENTO DE MUJERES REVOLUCIONARIO, CLASISTA, INTERNACIONALISTA Y SOCIALISTA!