Organizar Comités de Acción! ¡Por una huelga general y una insurrección popular para derribar el régimen! ¡Por un gobierno obrero y del campesinado pobre!

Declaración de la Corriente Comunista Revolucionaria Internacional (RCIT), 9 de marzo de 2019, www.thecommunists.net

  1. Estamos presenciando el comienzo de la revolución argelina. Desde el 22 de febrero, decenas de miles de personas se han manifestado todos los días contra la candidatura del presidente Abdelaziz Bouteflika para un quinto mandato. Las manifestaciones masivas, incluida una huelga estudiantil, han tenido lugar en Argel (donde las protestas han sido prohibidas desde 2001), Oran y Constantine, así como en otros pueblos y ciudades. La gente está cantando consignas como “Hey Bouteflika, no habrá un quinto término”, “Al-shaab yureed isqat al-nidham!” (“La gente quiere la caída del régimen” – ¡un eslogan cantado muchas, muchas veces desde el comienzo de la Revolución Árabe hace 8 años!), “Esto es una república, no una monarquía”, y “La gente rechaza a Bouteflika y Said” [su hermano y consejero]. Incluso la prestigiosa Organización Nacional de Mujahideen, veteranos que lucharon junto a Bouteflika en la guerra de independencia de 1954-1962 contra Francia, ha pedido a la gente que se una a las protestas.
  2.         Bouteflika, de 82 años, es un dictador enfermo que tomó el poder en 1999. Sufrió un derrame cerebral en 2013 y no ha hablado en público desde entonces. Pasa la mayor parte de su tiempo en hospitales en Francia y Suiza. Argelia ha sido una dictadura capitalista y militar desde 1991, cuando el comando del ejército canceló la elección que un partido islamista estaba a punto de ganar. Siguió una década de represión bárbara en la que se calcula que unas 200,000 personas murieron cuando las fuerzas de seguridad aplastaron la insurgencia. Hoy en día, Bouteflika es una marioneta senil para su hermano, Said, y un puñado de poderosos generales.
  3.         Las protestas se han desencadenado, como todos los demás casos de la Revolución árabe, por la combinación del aumento de la pobreza y la desigualdad, así como por una dictadura agonizantemente corrupta. La mitad de la población son menores de 30 años, pero más de una cuarta parte de ellos están desempleados. El país sigue siendo una semicolonia capitalista que depende del mercado mundial imperialista. El petróleo, el gas y los productos relacionados representan aproximadamente el 30% del producto interno bruto de Argelia, y aproximadamente el 95% de las exportaciones del país. Cuando las protestas masivas estallaron en 2011, como parte de la Revolución Árabe, el régimen pudo pacificarlas a través de un programa de políticas sociales estatales. Esto incluyó el subsidio de alimentos básicos, aumentos salariales y la creación de oportunidades de empleo dentro del sector público. Sin embargo, con el precio del petróleo en constante descenso desde 2014, el margen del régimen para tales maniobras se ha vuelto mucho más limitado.
  4.         ¡La Corriente Comunista Revolucionaria Internacional (RCIT, por sus siglas en inglés) acoge con gran satisfacción el comienzo de la Revolución argelina y envía sus más cálidos saludos a los trabajadores y estudiantes heroicos! Nosotros decimos: ¡Victoria a la insurrección popular! ¡Adelante a la segunda ola de la revolución árabe! Los acontecimientos en Argelia, combinado con la lucha de liberación en curso en Siria, las protestas masivas en Sudán, Argelia, Túnez, Irak, Jordania, Irán y el Líbano, confirman la evaluación de la RCIT de que: estamos presenciando una renovación del proceso revolucionario en el Medio Oriente.
  5.         La RCIT afirma que la tarea crucial e inmediata es que los trabajadores, los estudiantes y los campesinos pobres deben organizarse en comités de acción en los lugares de trabajo, vecindarios, universidades y pueblos. Dichos comités deben debatir y decidir los próximos pasos de la lucha y las demandas del movimiento. Deben elegir delegados hacia un Congreso Nacional. El movimiento debe dar un paso adelante y lanzar una huelga general de alcance nacional e indefinido. Debe hacer un llamamiento a los soldados y a la policía para que no disparen a la gente, sino que giren sus armas contra los generales. Debe exigir a la federación sindical, UGTA, que apoye plenamente el movimiento. Asimismo, debe llamar a un boicot a las elecciones fraudulentas programadas para el 18 de abril. Además, es urgente crear comités de autodefensa para luchar contra cualquier represión.
  6.         Dicha huelga general a nivel nacional y las manifestaciones masivas regulares pueden abrir paso a una insurrección popular y al derrocamiento de Bouteflika y de toda la élite gobernante. Es crucial reemplazar no solo a un dictador senil sino también a toda la élite gobernante, es decir, al comando del ejército capitalista que está estrechamente relacionado con los sectores más ricos de la burguesía.
  7.         La RCIT plantea la creación de un Gobierno de trabajadores y campesinos pobres basado en comités de acción populares. El pueblo insurgente debe convocar una Asamblea Constituyente Revolucionaria. Dicha asamblea, controlada por los consejos populares, y custodiada por milicias populares, debe discutir el futuro político del país. Un gobierno obrero y campesino que expropie a los ricos y las corporaciones multinacionales y planifique la economía sobre una base socialista. También debe otorgar plenos derechos nacionales y culturales a las personas bereberes. Del mismo modo, debe oponerse a todas las grandes potencias imperialistas, incluidos los Estados Unidos, Francia, China o Rusia. Además, debe apoyar las luchas de liberación popular en Siria, Palestina, Túnez, Jordania, Irán, Yemen y otros países así como trabajar para extender la revolución a todo el mundo árabe y en todo el resto de África.
  8.         La RCIT envía sus más cálidos saludos a los valientes activistas de nuevas iniciativas organizativas como Tous Contre le cinquième mandat o Mouwatana. Sin embargo, instamos a los activistas a unirse en un partido revolucionario, tanto en Argelia como a nivel internacional, basado en un programa de liberación socialista y de solidaridad con las luchas de los trabajadores y oprimidos en otros países. ¡Únete a la RCIT para abordar esta gran tarea!

* ¡Construir comités de acción en lugares de trabajo, barrios, universidades y pueblos!

* ¡Elegir delegados para un congreso nacional!

* Crear comités de autodefensa!

* Organiza una huelga general! ¡Victoria a la insurrección popular!

* ¡Boicotear las elecciones!

* Por una Asamblea Constituyente Revolucionaria!

* Por un gobierno obrero y campesino pobre!

* ¡Adelante a la segunda ola de la revolución árabe!

¡Viva la revolución mundial socialista!

* ¡Por un partido revolucionario como parte del

Partido de la Revolución Mundial!

**

Secretariado Internacional de la RCIT

Anuncios