¡Construir comités de acción locales! ¡Presionar a los sindicatos para que se sumen al movimiento! ¡A organizar una huelga general indefinida!

Declaración del Secretariado Europeo de la Corriente Comunista Revolucionaria Internacional (CCRI), 03/12/18.

http://www.elmundosocialista.blogspot.com.br e www.thecommunists.net

  1. Francia está siendo sacudida desde hace semanas por una serie de protestas masivas que se están convirtiendo cada vez más en tumultos violentos. Se trata de una rebelión masiva espontánea llamada Movimiento de los “Chalecos Amarillos” (a causa de sus chalecos de alta visibilidad que todos los conductores están obligados por ley a vestir en sus vehículos) que estalló el pasado 17 de noviembre para protestar contra el aumento de los impuestos del diesel. Además de denunciar los crecientes costos de la vida y la disminución del poder adquisitivo, el movimiento cada vez más está clamando por la dimisión del presidente del país, Emmanuel Macron.
  2. Mientras Macron alega aumentar el impuesto por razones ecológicas, en realidad, esas medidas forman parte de la política de austeridad neoliberal del gobierno, que ataca a la clase trabajadora y los sectores de baja clase media. No es, por lo tanto, sorprendente que el movimiento se concentre en áreas rurales y periferias urbanas, donde las personas dependen fuertemente de sus coches, porque el transporte público está tiene un pésimo servicio.
  3. Los “chalecos amarillos” se convirtieron en un movimiento de masas movilizando a cientos de miles de personas cada semana. De acuerdo con las encuestas, entre el 72% y el 86% de la población apoya estas exigencias, mientras que la popularidad de Macron se encuentra en un nivel aún más bajo. Manifestantes bloquearon carreteras en toda Francia e impidieron el acceso a ciertos centros comerciales, a los depósitos de combustible y aeropuertos. Al mismo tiempo que el gobierno hizo ofertas vacías para realizar negociaciones, el gobierno neoliberal está cada vez más moviéndose hacia la represión brutal contra el movimiento. El sábado, 1 de diciembre, la policía declaró que arrestó a más de 400 personas, más de 133 heridos en París. Cerca de 10,000 latas de gases lacrimógenos y bombas de dispersión fueron disparadas, así como, lanzaron cañones con chorros de agua. Después de estos enfrentamientos, el portavoz del gobierno Benjamín Griveaux indicó que la administración de Macron estaba considerando imponer un estado de emergencia.
  4. El movimiento de los “chalecos amarillos” representa una rebelión masiva espontánea de los trabajadores y de los estratos inferiores de la clase media. Se está movilizando a través de redes sociales, sin embargo, existe una falta de estructuras locales organizadas. Sus líderes no forman parte de partidos políticos, ni siquiera son activistas políticos de larga data, sino que son personas que parecen haber sido accidentalmente empujadas hacia la lucha de vanguardia. El movimiento rechaza la desconfianza generalizada contra los partidos y sindicatos establecidos, el movimiento rechaza la presencia de las banderas sindicales y partidarias durante las manifestaciones (esto se asemeja a fenómenos semejantes, como los sectores libertarios del movimiento Antiglobalización a principios del año 2,000 o la protesta contra los aumentos precios de los billetes de transporte público en Brasil en 2013). En el Departamento Ultramarino de Reunión, una colonia francesa en el Océano Índico, con una población mayoritaria de grupos de ascendencia africana, india, malgache y china, así como una minoría blanca, las protestas ya se transformaron en semi insurgencia, incluso, el gobierno ya impuso un estado de sitio. Aunque, claramente es un movimiento popular dominado por los trabajadores y por la clase media baja, es políticamente confuso que, junto a la falta de estructuras democráticas locales y nacionales y su rechazo de la participación de sindicatos y partidos de izquierda, le dan un carácter populista bastante rudimentario. Sin embargo, es un movimiento de masas populista pequeñoburgués con objetivos legítimos y progresistas que impulsa la oposición a la política de austeridad neoliberal del gobierno (“Macrón es un presidente de los ricos” es un eslogan popular), así como, se establece como la oposición contra la mayoría de los impuestos sobre la gasolina o clamando por la renuncia de Macron.
  5. Vergonzosamente, los líderes reformistas de los sindicatos de la CGT (cercanos al Partido Comunista Francés), así como el CFDT (cerca del partido socialista) se niegan a apoyar el movimiento o incluso sus reivindicaciones. Sin embargo, muchas filiales locales de la CGT y otra gran federación sindical (FO) apoyan las manifestaciones. Importantes partidos de izquierda, como la Francia Insumisa, liderada por Jean-Luc Mélenchon (que recibieron casi 20% en las últimas elecciones presidenciales) o la NPA (Nuevo Partido Anticapitalista), LO (Lucha Obrera), como otros, apoyan el movimiento.
  6. Sin embargo, partidos opositores de derecha como los conservadores y los republicanos, los partidos racistas como Rassemblement National (la Unión Nacional) de Marine Le Pen, así como, los fascistas también están intentando infiltrarse en el movimiento popular. Muchos activistas del movimiento están indignados por los intentos de infiltración de estas fuerzas reaccionarias y hubo un número de casos donde la gente se fue sobre los racistas y los expulsó. Sin embargo, estos intentos continúan y representan un gran peligro para el movimiento. Esto muestra cómo es importante construir estructuras democráticas locales y nacionales y cancelar la prohibición de la participación abierta de los sindicatos y de los partidos (tal cancelación haría más difícil para los grupos de derecha si se infiltrar secretamente en el movimiento).
  7. Los medios de prensa (liberales pro-gobierno) están tratando de retratar el movimiento como un grupo de tontos que son manipulados por “extremistas de derecha y de izquierda y hooligans.” Sectores de la izquierda académica en París (así como de la izquierda europea) comparten ese sentimiento, denunciando a este movimiento popular como “reaccionario” y se niegan a apoyarlo. Obviamente, esos “izquierdistas” académicos son tontos inútiles que tratan a las masas políticamente inexpertas con desprecio. Ellos no son menos criminales que el liderazgo reformista de la CGT. En vez de apoyar la protesta legítima del pueblo contra la austeridad neoliberal y la lucha dentro del movimiento rudimentario y confuso de masas contra las fuerzas de derecha, estos reformistas y centristas tontos prefieren mirar arrogantemente a las personas y dejar el campo para las fuerzas reaccionarias. ¿Pueden afirmar que este movimiento no se degenere y que las fuerzas derechas pueden tener éxito en obtener control sobre el movimiento? No. Pero es una visión pesimista del futuro y ¡no refleja la situación actual! Y si tal degeneración fuese en el futuro, sería culpa no del pueblo, sino del liderazgo reformista de los sindicatos y de la izquierda que no podrían intervenir enérgicamente en un movimiento popular de masas espontánea tan impresionante.
  8. La CCRI propone la siguiente perspectiva para una intervención revolucionaria en el movimiento de los chalecos amarillos:
  • ¡Alto a la represión estatal!
  • ¡Formar comités de acción democráticos a nivel local y una Conferencia Nacional de Delegados de esos comités locales!
  • ¡Retirar la prohibición de la participación de sindicatos y partidos!
  • ¡Presionar a la CGT y otros sindicatos a participar activamente en el movimiento!
  • ¡Por un frente unido de todos los trabajadores y organizaciones de migrantes (sindicatos, LFI, NPA, LO, etc.) con el fin de aislar y perseguir a los provocadores de derecha dentro del movimiento!
  • ¡Cualquier negociación entre los líderes del movimiento y el gobierno debe ser transmitida en vivo por Internet para que sean transparentes!
  • ¡Por una Huelga General Indefinida organizada por el movimiento de masas y por los sindicatos! ¡Por la creación de Comités de Autodefensa para defender el movimiento de la policía y provocadores!
  1. La CCRI está ansiosa por colaborar con activistas revolucionarios en Francia con base en esta perspectiva.

Para nuestro análisis de Francia, remitimos a los lectores a varios documentos del CCRI que publicamos en nuestro sitio en la sección de Europa: https://www.thecommunists.net/Worldwide/Europe/

En particular:

CCRI: https://www.thecommunists.net/home/portugu%C3%AAs/france-pour-la-greve-generale/

Manfred Maier: France: Down with the decrees of the Macron/Philippe government! 17.08.2017, https://www.thecommunists.net/worldwide/europe/france-macron-s-labor-bill/

CCRI: Fight Macron’s Labor Bill: Time to shake France to its very foundations! 28th August 2017, https://www.thecommunists.net/worldwide/europe/fight-macron-s-labor-bill/

CCRI: Presidential Elections in France: Neither Le Pen nor Macron! 05.05.2017, https://www.thecommunists.net/worldwide/europe/france-neither-le-pen-nor-macron/