Xóchitl Katari

2001: LA PRIMERA VICTORIA DE ATENCO SOBRE EL AEROPUERTO

La construcción de un aeropuerto internacional en Texcoco es un proyecto que los empresarios vienen impulsando desde 2001 cuando el entonces presidente Vicente Fox decretó la expropiación de tierras ejidales en Atenco y Texcoco pretendiendo pagarles a los campesinos la mísera cantidad de 7.20 pesos p/m2. La indignación de los ejidatarios fue inmediata pues, acompañados de estudiantes y trabajadores, con machete en mano, levantaron un gran movimiento triunfante que logró echar abajo esos decretos a través de bloqueos carreteros, retención de vehículos y funcionarios, amparos y movilizaciones masivas hacia el Zócalo de la CDMX.

La batalla no fue fácil, en 2006 siendo Enrique Peña Nieto gobernador del EDOMEX, trató de vengarse brutalmente de la derrota sufrida y golpear de paso a la Otra Campaña del EZLN, dejando un saldo de dos jóvenes asesinados, varios heridos y presos políticos así como 11 mujeres violadas por la Policía Federal, de lo cual aún exigimos justicia. Diecisiete años después de la victoria del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra (FPDT) el régimen vuelve a tratar de imponer la construcción del Aeropuerto en Texcoco, provocando, otra vez, el rechazo de los pueblos de la región y de organizaciones sociales; sin embargo, ahora, el panorama presenta una nueva pieza, o más bien, un dique para el movimiento social que no existía en 2001: el gobierno de López Obrador.

 NAICM: GANANCIAS PARA LOS RICOS, DESPOJO PARA LOS POBRES

¿Es realmente necesario para el pueblo mexicano la construcción de un nuevo Aeropuerto? No. Según Parametría, 70% de los mexicanos no ha usado el avión como transporte, la mayoría usamos transporte público terrestre, ese sí, completamente sobresaturado. Entonces, ¿a quién beneficia este nuevo Aeropuerto sea en Texcoco o en Santa Lucía? Al magnate de Carlos Slim y a gansters priístas del grupo Atlacomulco (como Melgarejo Haddad y Hank González) en el proyecto de Texcoco o la compañía de Rioboó en el caso de que se realice en Santa Lucía.

El NAICM representa miles de millones de pesos en ganancias para los empresarios a costa de los trabajadores y campesinos, particularmente en Texcoco, al ser la obra ineficiente e irracional más ambiciosa y cara para el país tanto por los sobre costos de su construcción (que aumentaron 70% más del presupuesto de 2014 a 2018, resultando que actualmente nos costará cerca de 300,000 millones de pesos -y se prevé que siga creciendo la cifra-) como por el jugosísimo negocio para las inmobiliarias y constructoras que significará la edificación de oficinas y viviendas aledañas así como la manutención del Aeropuerto en Texcoco cuyos costos para el Estado serán bárbaros debido al relleno del subsuelo lacustre que ¡necesitará por toda su vida de uso para evitar su hundimiento! Es algo inviable para el propio Estado por lo que al mediano plazo estaremos viendo las lamentables consecuencias de este tipo de construcciones fraudulentas como el desastre del socavón de Morelos pero en mayores dimensiones. El NAICM es una tragedia monumental anunciada.

Ahora bien, ¿quién pagará los altísimos costos de toda esta obra? Nosotros, los trabajadores. Al ser una obra pública está siendo pagada con nuestros impuestos, peor aún, el gobierno de Peña Nieto, sin consultar a ningún trabajador, tomó el dinero de sus ahorros guardados en las AFORES para pagar el 45% de esta obra. Es un cínico robo hacia los trabajadores a quienes no harán partícipes de las ganancias, pero sí de las pérdidas como ocurrió con el FOBAPROA en 1990 cuando el entonces presidente Salinas desvió el dinero del pueblo para rescatar a los bancos privados. Pero el oprobio no queda ahí, además de saquear a los trabajadores, los empresarios también pretenden obtener sus ganancias despojando violentamente de sus tierras,  cerros y agua a los pueblos de Texcoco y del oriente de la CDMX, sin ningún beneficio real y a largo plazo para los más pobres pues el despilfarro de recursos naturales será irreversible ocasionando, a su vez, una catástrofe ambiental terrible para todo el Valle de México.

Esta región actualmente funciona como un regulador hídrico, es decir, los bosques y montañas alrededor de la zona metropolitana son captadores de lluvia y filtran el agua; pero áreas lacustres, como el Lago Nabor, están siendo eliminadas por los empresarios para que la migración de las aves no afecten al tráfico aéreo, los dueños del dinero prefieren devastaciones ecológicas antes que dejar sus ganancias. Pero lo más absurdo es que el terreno escogido por estos empresarios para construir el NAICM se hunde y se mueve, por lo que para evitar su hundimiento los señores del dinero están destruyendo los cerros, ¡desapareciéndolos para convertirlos en relleno del aeropuerto!, ¡100 cerros que se encuentran en el corredor Edomex-Tlaxcala serán devorados por las constructoras! ¡Tenemos que detenerlos! La barbarie que esto representa para el ecosistema y la identidad de los pueblos no queda ahí, incluye el temor de la gente alrededor de estas montañas, como Tezoyuca, por el riesgo de que sus viviendas colapsen ante la extracción masiva del tezontle que compone sus tierras por eso tenemos que solidarizarnos en la defensa de sus recursos naturales, tierras y hogares.

Como dijo Nacho del Valle, dirigente de Atenco, con este aeropuerto el progreso sólo será para unos cuantos, y agregamos, en perjuicio de muchos. Si realmente el gobierno y las empresas tuvieran la voluntad de generar beneficios para los pueblos de la zona, tendrían mínimo que permitirles el usufructo de las actividades comerciales vinculadas al aeropuerto, a través de una compensación vitalicia y justa acordada con las propias comunidades, como lo establece el artículo 27 constitucional. Finalmente, con la eliminación de este hábitat, en la ciudad y municipios aledaños sufriremos aún más de las inundaciones y, paradójicamente, también de mayor desabasto de agua, ya que el gobierno pretende desviarla hacia la Aerotrópolis, urbe nueva que incluye el proyecto del NAICM; además, propiciará mayor contaminación atmosférica, problemas de tráfico y movilidad así como la falta de acceso a vivienda (pues las rentas aumentarán) y servicios básicos;. Por ello, como trabajadores de la ciudad y del campo ¡tenemos que unirnos para lograr la cancelación del nuevo aeropuerto! 

La realidad es que la voracidad de los capitalistas en tiempos de crisis aumenta así como sus formas más aberrantes de saquear nuestros recursos y explotar al pueblo trabajador, campesino e indígena. Buscan condenarnos a depender como país del turismo, desmantelando nuestra industria y nuestro campo. Incluso, la creación de empleos de los que hablan EPN y Obrador que supuestamente traerán estos megaproyectos se quedan en ilusiones pasajeras ya que solo serán temporales (mientras dure la obra), precarizados (bajos salarios y sin estabilidad laboral) y terciarizados (mayoritariamente en servicios). Cuando lo que el pueblo necesita tanto en el conjunto del país como, específicamente, para la zona en que se pretende construir el aeropuerto, son inversiones productivas para el campo y la industria, que generen empleos perdurables así como servicios básicos que mejoren las condiciones de vida de la población al mediano y largo plazo.

En resumen, el NAICM no es una obra pública necesaria ni benéfica para el pueblo, es una obra irracional, de muerte y de mayor pobreza para los trabajadores que obedece solo a las ganancias privadas para los capitalistas nacionales e internacionales. Por lo que, en este periodo, es una batalla estratégica dentro de la lucha de clases en este país, que debemos ganar (junto a la cancelación de las Reformas Estructurales), pues el triunfo o la derrota que logremos sobre el asunto del Aeropuerto marcará en buena medida la correlación de fuerzas entre el movimiento popular y el régimen, durante la siguiente administración; o “mandarán los empresarios o el pueblo” como dijo muy acertadamente Trinidad del Valle del FPDT, frente a la casa de campaña de López Obrador. Debemos impulsar la organización y la lucha independiente para que sea el pueblo el que defina el rumbo próximo del país.

LA CONSULTA ANTIDEMOCRÁTICA DE OBRADOR

La posición de Obrador con respecto al NAICM ha sido cambiante dependiendo del momento político en el que se encuentre. Tanto, en su primer acto de campaña en Chihuahua (abril, 2018) como en videos que circularon durante la misma, AMLO afirmó categóricamente que de ganar la presidencia cancelaría la obra en Texcoco; sin embargo, ahora como presidente electo, escondido en su falso discurso de imparcialidad, según afirma, dejará la decisión en manos de una consulta. Lo cierto es que, como habíamos anunciado en anteriores números de Lucha Socialista, el gobierno burgués-populista de Obrador resultará inestable ya que estará en medio de la presión de las dos grandes clases sociales: empresarios capitalistas y clase trabajadora. En el caso del nuevo aeropuerto son 3 bloques en disputa: Carlos Slim junto con el grupo Atlacomulco que van por Texcoco; Rioboó y socios por Santa Lucía, y los pueblos por defender sus recursos naturales. Obrador ha declarado que está por apoyar a la burguesía representada por Rioboó a quien ya antes le ha dado varias concesiones en la CDMX (como los segundos pisos del Periférico). En cualquier caso, su posición es a favor de la burguesía y no de la población que resultará afectada, sea que se construya el aeropuerto en Texcoco o en Santa Lucía (opción de la cual sólo cuenta con los peritajes técnicos pero no con estudios de impacto ambiental y social).

Entonces, ¿por qué Obrador no deja tanta especulación mediática y resuelve ya,la cancelación del NAICM?, ¿no se supone que 30 millones de votos lo respaldan como jefe del Ejecutivo? Evidentemente esto muestra que Obrador no quiere romper con las otras fuerzas políticas como el PRI y ciertos sectores empresariales, entre otras razones, por los compromisos generales que Obrador ha hecho con el régimen y que lo han llevado a trastabillar en el tema. Si Obrador se mantuviera firme con sus promesas de campaña, que incluye la cancelación de contratos en donde hallara elementos de corrupción, bastarían las irregularidades que diferentes organismos como la Auditoría Superior de la Federación (ASF) han documentado sobre el NAICM en Texcoco para que lo cancelara (el 70% de contratos los otorgó el gobierno federal de manera  directa, sin licitación; pagos irregulares a contratistas, cambios de uso de suelo, etc).

En vez de ello, lanzará la Consulta que se efectuará entre el 25 y 28 de octubre como instrumento para distensar la presión del movimiento social y, a su vez, legitimar y posicionar los intereses de los empresarios ligados al proyecto de Santa Lucía frente al bloque de Slim-Atlacomulco, prefiere un instrumento legal fácilmente impugnable que apoyarse con el movimiento social (como ya se lo hizo saber a sus colaboradores , advirtiéndoles que no tienen por qué apoyara los pueblos en resistencia) con el temor de que el pueblo organizado lo rebase por izquierda. Como Agrupación de Lucha Socialista (ALS) rechazamos por completo el apoyo a cualquiera de las dos burguesías, ¡Ni Texcoco, ni Santa Lucía! como pueblo necesitamos tierra para cultivar, trabajo estable, vivienda segura, escuelas y hospitales públicos, ¡no más aeropuertos para ricos ni megaproyectos que sólo benefician a los empresarios y funcionarios corruptos!

Asimismo rechazamos la consulta del gobierno de AMLO por  antidemocrática, ilegal y vulnerar los derechos de los pueblos, ya que se dará en un contexto de desinformación y coacción con sólo 1 pregunta amañada, ¿Texcoco o Santa Lucía?, es decir, ¿cuál proyecto de despilfarro y corrupción preferimos? No nos pregunta si necesitamos o no el aeropuerto. Si bien los mecanismos de consulta son necesarios en cualquier obra pública, para que realmente sea democrática (como lo establecen el convenio 169 de la OIT y el artículo 2 de la Constitución Mexicana) debe ser informada objetivamente, vinculante según los procedimientos de ley, hecha de buena fe y consultarse directamente a los pueblos afectados quienes, bajo sus usos y costumbres, tendrían que desplegar sus propios mecanismos de consulta, toma de decisiones y mecanismos de ejercicio, como las asambleas.

Mientras AMLO promueve la consulta y la ilusión de que a través de las instituciones podrá resolver el conflicto a favor de los pueblos en Texcoco, buscando contener la organización del pueblo para defenderse, personajes del régimen ya han planteado que impugnarán los resultados de la consulta por ser ilegal, y han aplicado una represión continua a quienes se oponen al Aeropuerto como el asesinato a quemarropa del Ing. Jesús J. Ramos Arriola, defensor del cerro de Tenayo, y las agresiones (una de ellas armada) de grupos de choque pagados por las empresas constructoras contra pobladores de la región, dejando el mensaje de que los empresarios avanzarán, independientemente de los resultados de la consulta. Como ALS rechazamos firmemente estas agresiones contra los pueblos en resistencia y responsabilizamos al gobierno de EPN y del Edomex, así como a los empresarios del bloque Slim-Atlacomulco, de cualquier otro ataque futuro.

CAMPAÑA MASIVA DE LOS DE ABAJO CONTRA EL AEROPUERTO DE LA BURGUESÍA

Por su parte, la oposición hacia el NAICM crece con los pueblos de Atenco, Texcoco, Tezoyuca, Tlapacoya, entre otros, así como asambleas y comités vecinales de distintos municipios circundantes e investigadores, organizaciones sociales y estudiantiles que se han sumado a la campaña #Yo prefiero el Lago lanzada por la Plataforma Organizativa de Pueblos Unidos contra el Nuevo Aeropuerto, encabezada por el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra (FPDT), quienes después de varias movilizaciones a la Casa de Transición de AMLO, foros, brigadas y otras actividades, han obligado a su gabinete a abrir una serie de encuentros y recorridos, lo cual celebramos. Pero, a diferencia de los foros impulsados por el gobierno próximo como los educativos y los de pacificación que han contado con la presencia directa de López Obrador, en el primer encuentro sobre el aeropuerto, AMLO estuvo ausente enviando solo a sus futuros secretarios; por ello, es fundamental exigir la participación directa del presidente electo en estos encuentros dado que, con su cargo en el poder ejecutivo tiene la responsabilidad y facultad de anular los decretos expropiatorios y contratos del NAICM y la Aerotrópolis.

No obstante, las actuales resistencias contra el Aeropuerto, entre las cuales también sobresalen los pueblos, comunidades y organizaciones ligadas al Congreso Nacional Indígena-Concejo Indígena de Gobierno (CNI-CIG), no han logrado hasta ahora unificarse en un solo movimiento que pase a la ofensiva. El factor Obrador, sigue generando dudas y diferencias tácticas sobre los pasos a seguir entre dos polos extremos: un sector que espera ilusoriamente que AMLO tome una definición a favor del pueblo y otro que rechaza todo acercamiento con el Gobierno recién electo. Como ALS, denunciamos tanto a sectores oportunistas que maniobran para que los pueblos se movilicen lo menos posible y confíen únicamente en las vías jurídicas del Estado, como a otros referentes de lucha que, bajo una política sectaria, igualmente dividen y debilitan al movimiento contra el Aeropuerto. ¡Dejemos atrás esas políticas oportunistas y sectarias!, ¡Avancemos unidos como clase trabajadora y campesina! La historia en este mismo país con el FPDT de la mano con el zapatismo, con los estudiantes y otras organizaciones nos demostraron en 2001 que nuestro triunfo depende de que los campesinos, sectores populares y trabajadores ganemos la correlación de fuerzas, contra el empresariado y el gobierno, en las calles. Por ello, ¡organicemos una segunda victoria frente al aeropuerto de los ricos!

No podemos confiar en los resultados de una consulta amañada que, aunque se ganara, no garantizaría que el empresariado acepte perder sus inversiones y desista de construir el NAICM. Necesitamos confiar en nuestras propias fuerzas como pueblo organizado, por ello, como Agrupación de Lucha Socialista (ALS) consideramos fundamental organizar la resistencia y asumir la iniciativa a través de la realización de un Encuentro de Pueblos contra el Despojo en continuación al primer encuentro realizado en Tlanixco, donde concentremos fuerzas inmediatas en echar abajo el Nuevo Aeropuerto para así ganar condiciones favorables para las luchas locales de los diferentes pueblos en defensa de sus territorios y recursos naturales. Un Encuentro donde se constituya un Frente Nacional contra el Despojo encabezado por los compañeros del FPDT y el CNI en unidad, sin sectarismos ni oportunismos de ningún tipo, ya que aquí está en riesgo la situación de toda la región y las condiciones de la lucha a nivel nacional; un Frente que sume fuerzas mediante la articulación con otros sectores en lucha, que impulse brigadas de difusión en los pueblos afectados y zona metropolitana, comités y guardias para defenderse de los ataques paramilitares, movilizaciones centrales, bloqueos carreteros y todo aquello que los pueblos nos han enseñado desde las batallas de 2001 y 2006.

Desde la ALS celebramos la campaña #YoPrefieroElLago y nos hemos sumado a ella para llevarla directamente a los pueblos y trabajadores con el fin de contribuir a su organización. Consideramos muy importante que esta campaña crezca, se vuelva masiva y sume la solidaridad a nivel nacional e internacional con múltiples actividades de difusión no solo en las redes sociales sino en las calles, poblados, barrios y escuelas para combatir la desinformación del régimen. Salgamos combativamente en unidad a movilizarnos el 25/oct a las 16 hrs en la marcha convocada del Ángel a Revolución. ¡Te invitamos a sumarte con la Agrupación de Lucha Socialista y otros colectivos hermanos como el Colectivo Acción y Resistencia a las actividades de difusión y movilización!

 

Marcha 25 octubre

Anuncios