¡Por la construcción de Concejos Populares y de Trabajadores! ¡Abajo el régimen del presidente Jovenel Moise! ¡Por un Gobierno de los Trabajadores y Campesinos pobres!

Pronunciamiento de la Corriente Comunista Revolucionaria Internacional (CCRI), 21/Julio/18.  www.thecommunists.net

  1. Una insurrección popular ha derribado el gobierno de Haití del Primer Ministro Jack Guy Lafontant. Lafontant fue obligado a renunciar el 14 de julio días después de las violentas protestas masivas. Trabajadores y pobres controlaron de manera efectiva las calles en la ciudad capital de Port-au-Prince así como en la ciudad de Cap-Haïtien. Además las masas bloquearon carreteras y detuvieron la vida pública en otras ciudades provinciales del norte, en la meseta central y en el sur. Al menos siete personas murieron y docenas de negocios fueron saqueados o destruidos. En resumen, se ha abierto una situación revolucionaria en Haití.
  2. Este levantamiento popular comenzó después de que el gobierno reveló una propuesta para eliminar los subsidios al combustible que a su vez aumentarían los precios del combustible: 38% para la gasolina, 47% para el diesel y 51% para el queroseno. Este aumento del precio habría tenido consecuencias brutales dado que la mayoría de la gente está obligada a cocinar con carbón y queroseno porque no tienen acceso al suministro de gas. Como resultado de la revuelta, el gobierno se vio obligado a retirar este plan. Sin embargo, las protestas continuaron hasta la renuncia del primer ministro Lafontant.
  3. La eliminación de los subsidios a los productos derivados del petróleo ha sido una de las condiciones de un acuerdo que el gobierno firmó con el Fondo Monetario Internacional (FMI) en febrero. Haití enfrenta una devastadora trampa de la deuda, resultado de siglos de colonialismo y dominación imperialista. En la actualidad, el país está agobiado por una deuda pública de aproximadamente US $ 3 mil millones, de los cuales $ 1 mil millones representa deuda interna y $ 2 mil millones de deuda externa. El FMI explota esta situación para aplicar programas de austeridad brutales.
  4. En la historia de Haití, los maestros imperialistas a menudo podían contar con la ayuda de leales lacayos locales. El más destacado ha sido el notorio clan Duvalier con los asesinos dictadores “Papa Doc” y “Baby Doc”. Hoy, Haití está gobernado por el presidente Jovenel Moise, un hombre de negocios corrupto que llegó al poder por elecciones fraudulentas en 2015 y 2016, que fueron en gran parte boicoteadas por la población. Moise es un lacayo burgués de las potencias imperialistas.
  5. El régimen de Moise no podría sobrevivir sin el apoyo económico, político y militar de las potencias capitalistas extranjeras. Un pilar de esto es la llamada Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití (MINUSTAH, recientemente rebautizada como MINUJUSTH). La MINUSTAH comenzó su ocupación de Haití en 2004 después del golpe de estado iniciado por los Estados Unidos contra el presidente Jean-Bertrand Aristide. La MINUSTAH incluye alrededor de 5,000 fuerzas militares y policiales, dirigidas por unidades del ejército de Brasil. Esta misión siempre ha sido una fuerza proimperialista para salvaguardar a los gobernantes reaccionarios en Haití. La misión MINUSTAH ha recibido el apoyo de varios gobiernos “progresistas” como los de Lula de Brasil, Kirchner de Argentina o Morales de Bolivia, lo que demuestra una vez más el carácter proimperialista de que estas fuerzas.
  6. Como resultado de siglos de dominación imperialista y explotación capitalista, gran parte de la población de Haití vive en una población de extrema pobreza. Alrededor del 60% de la población de Haití vive con menos de $ 2 por día y son extremadamente vulnerables a los aumentos en el precio de los bienes y servicios. Por otro lado, el 10% más rico de los haitianos recibe el 70% de los ingresos totales del país.
  7. La Corriente Comunista Revolucionaria Internacional (CCRI) recibe con gran satisfacción la insurrección popular de los trabajadores y campesinos en Haití. Es otro eslabón de una cadena de levantamientos populares que hemos visto en los últimos 6 meses en todo el mundo y que podría ser el preludio de una nueva fase política mundial de crisis, inestabilidad y agitación revolucionaria. Las revueltas masivas en Nicaragua, en Palestina, Siria, Jordania, Irak, Yemen, Túnez, Marruecos y en Irán demuestran que la clase trabajadora y las masas populares en un número cada vez mayor de países ya no están preparados para aceptar la explotación y la opresión capitalista.
  8. Es de crucial importancia que los trabajadores y los campesinos pobres en Haití utilicen la crisis actual de la clase dominante. El levantamiento que derrocó al gobierno de Lafontant fue en gran medida espontáneo. Sin embargo, para deshacerse del régimen del presidente Jovenel Moise, las masas deben organizarse en los trabajadores y los consejos populares en los lugares de trabajo, barrios, escuelas y universidades. Tales consejos deben dirigir la lucha y organizar una huelga general. Para defenderse del aparato de represión, los consejos deben crear milicias populares.
  9. Las principales demandas de la lucha deben ser la cancelación de la deuda externa, la creación de un programa de empleo público, la expropiación de la burguesía parasitaria y la nacionalización de los sectores clave de la economía bajo control obrero. La lucha también debería tener como objetivo derribar el régimen de Moise y su reemplazo por un gobierno de trabajadores y campesinos pobres. El programa de la revolución obrera en Haití puede basarse en la orgullosa tradición de este país que fue el lugar del único levantamiento exitoso de esclavos en la historia moderna. Liderados por el ex esclavo Toussaint L’Ouverture, las masas oprimidas de Haití libraron una lucha de liberación de 1791 a 1804 que creó un estado libre de esclavitud y gobernado por no blancos y ex cautivos.
  10. Lo más importante es que los socialistas deben avanzar en la construcción de un partido revolucionario a nivel nacional e internacional. Solo ese partido puede dar la dirección necesaria para esas luchas. Solo ese partido puede transmitir el programa socialista a las masas. Por lo tanto, la tarea central de todas las fuerzas revolucionarias consistentes es centrarse en la construcción de dicho partido. La CCRI insta a todos los revolucionarios en Haití a luchar juntos por la fundación de tal partido.

*¡Victoria al levantamiento popular de los trabajadores y campesinos pobres          en Haití! ¡Abajo el régimen del presidente Jovenel Moise!
* ¡Cancelar todas las deudas extranjeras!
* ¡Por un programa de empleo público bajo el control de los trabajadores y la organización popular! ¡Tal programa podría abolir el desempleo y la pobreza y ayudar a reconstruir el país! ¡Debería financiarse expropiando a la élite rica!
* ¡Organiza una huelga general indefinida! ¡Para la formación de trabajadores y consejos populares en los lugares de trabajo, barrios, escuelas y universidades!
* ¡Por un gobierno de los trabajadores y campesinos pobres!

Secretariado Internacional de la CCRI

Nota: Se pueden leer muchos más artículos sobre América Latina en nuestra página: https://www.thecommunists.net/worldwide/latin-america/

Anuncios