Pronunciamiento de la Corriente Comunista Revolucionaria-CCR, Sección brasileña de la Corriente Comunista Revolucionaria internacional-CCRI.

A principios de abril, 159 personas fueron arrestadas en una fiesta supuestamente promovida por milicianos en un suburbio de la ciudad de Río de Janeiro. El término “milicia” en Río de Janeiro está relacionado con prácticas ilegales de grupos formados en comunidades urbanas de bajos ingresos, como los barrios periféricos y favelas, bajo la pretensión de combatir el delito de narcotráfico. Estas milicias son formadas por policías, bomberos, vigilantes, guardias carcelarios y oficiales militares, jubilados o en actividad. Estos grupos obtienen lucros con los recursos financieros derivados de la extorsión de la población y la explotación clandestina de gas, televisión por cable, máquinas tragaperras, crédito personal, bienes inmuebles, etc. Muchos de los barrios marginales de la ciudad de Río de Janeiro están siendo comandados por el narcotráfico o por estas milicias.

El periodista Fernando Brito del sitio web http://www.tijolaço.com.br informa que, de los 159 encarcelados en la fiesta, 139 no tenían antecedentes penales ni ninguna investigación que los involucra en actividades delictivas, por lo tanto, deberían ser puestos en libertad de inmediato. Pero no lo fueron. Los medios de comunicación corrieron a entrevistar al Ministro de Seguridad, Raúl Jungmann, que sorprendentemente dijo que “estas personas tienen que explicar lo que estaban haciendo allí, en una fiesta de la milicia, en una fiesta de bandidos.” Madres, mujeres, hijos de los 139 arrestados por haber ido a dicha fiesta piden que sean liberados inmediatamente, porque ir a una fiesta, sea lo que sea, no es un crimen. O mejor dicho, no lo era.

En Brasil los procedimientos judiciales actuales son típicos del régimen de excepción: usted como ciudadano tiene que demostrar que es inocente, ya que por anticipado dicen que usted es culpable. Eso no es más que una confirmación de que estamos viviendo en un estado policial. El asesinato de la concejal de la ciudad de Río de Janeiro por el Partido Socialismo y Libertad (PSOL), Marielle Franco, mujer negra, residente de la favela, homosexual y defensora de los oprimidos, mostró para qué y para quién está sirviendo la intervención militar decretada por el debilitado presidente Michel Temer.

El golpe parlamentario que derrocó a la Presidenta Dilma Rousseff a la luz de las presuntas maniobras fiscales no sólo ha allanado el camino para las llamadas medidas económicas estructurales neoliberales, sino también ha estado destruyendo los pocos derechos democráticos de los ciudadanos. En otras palabras, para evitar la resistencia de la clase obrera y oprimida contra las medidas de ajuste fiscal, la clase dominante siente la necesidad de endurecer el régimen. Por parte de la clase dominante, de la burguesía nacional y del imperialismo no hay más espacio para gobiernos de conciliaciones y reformistas como el PT o incluso cualquier otro partido de izquierda.

La condena y arresto del ex Presidente Lula da Silva, sin pruebas concretas, sólo fue posible porque durante el proceso encabezado por el juez Sergio Moro se ignoraron varias garantías de los derechos individuales, como el no acceso a las pruebas, grabaciones ilegales, cerceamento de defensa, falsos testimonios de denunciantes, etc. y para confirmar la excepción, la amenaza explícita del comandante general del ejército nacional de intervención militar en caso de que el Tribunal Supremo Federal otorgara el hábeas corpus al ex Presidente. El proceso fraudulento que condujo a la detención del ex Presidente Lula da Silva puede resumirse de la siguiente manera: 1) condenado por ser supuestamente dueño de un apartamento Triplex, pero los registros oficiales señalan que el propietario y la empresa constructora es de la OEA. 2) por lo cual se hizo una supuesta reparación en el apartamento por valor de $1 millón, incluyendo ascensor privado, pero el movimiento MTST ocupó la semana pasada el triplex por unas horas y, sorpresa, no hubo reparación y el ascensor simplemente no existe. Los tradicionales medios de comunicación golpistas liderados por la notoria Rede Globo ignora la información. Las repercusiones negativas del fraude se están extendiendo por todo Brasil y el mundo en la campaña internacional “¡Lula Libre!”. Lula da Silva es hoy uno de los presos políticos más famosos del mundo. Sin embargo, lo más importante para el régimen es impedir la candidatura del político que tiene casi el 40% de la intención de votos válidos para el Presidente de la República en las elecciones de octubre.

Las elecciones presidenciales están previstas para la primera semana de octubre bajo una fuerte crisis política y económica. El producto interno bruto brasileño (PIB) creció sólo 1.0% en 2017, es la primera alza después de dos años consecutivos de retracción. El sector industrial y de ventas se está estancando. El desempleo alcanza casi el 12% de la población activa, totalizando 2 millones de trabajadores desempleados. Reafirmamos una vez más que los 14 años de los gobiernos de PT, con Lula da Silva y Dilma Rousseff nunca expresaron un programa revolucionario que apuntara a la destrucción del sistema capitalista. Por el contrario, en alianza con la burguesía el gobierno de Lula hizo la segunda reforma de pensión de 2003, inició la privatización de las carreteras federales, los aeropuertos, envió tropas a Haití, terratenientes fueron subvencionados, al igual que empresas automovilísticas, garantizó ganancias a Bancos privados, etc.

Estos gobiernos son reformistas, precisamente porque su poder depende en gran medida del apoyo popular entre los trabajadores, así como los campesinos pobres, los pobres urbanos o los niveles medios inferiores, están obligados a hacer varias concesiones a expectativas de sus simpatizantes populares. Esto generalmente resultará en ciertas reformas sociales, programas de subsidios estatales para los pobres urbanos o rurales, reformas democráticas que limitan en cierta medida el poder del aparato represivo del Estado, las reformas económicas o políticas que  hacen reducir el dominio de las potencias imperialistas extranjeras, etc. Por supuesto, tales gobiernos no ponen en peligro el sistema capitalista y se vuelven perjudiciales para la clase obrera y los oprimidos en el sentido de que desmovilizan las luchas. Sin embargo, al mismo tiempo, pueden provocar la agresión de la clase dominante, porque tales gobiernos populares pueden convertirse en un obstáculo temporal a la cruel ofensiva de los capitalistas, y éste es el caso actual de la situación política de Brasil. El régimen de los golpistas neoliberales, guiado por el imperialismo norteamericano, quiere poner fin a los derechos económicos políticos y sociales ganados en los últimos 70 años. Quieren el Estado mínimo para los trabajadores, pero ese Estado únicamente puede servir a los intereses de la burguesía nacional e internacional. Nosotros de la CCR reafirmamos la llamada a los partidos reformistas y socialistas, sindicatos y organizaciones de base (p.ej. pt, PCdoB, CUT, MST, PSOL) para establecer inmediatamente un frente único para organizar una lucha masiva contra los ataques reaccionarios. Necesitamos la creación de comités de acción en fábricas, sindicatos, favelas, barrios periféricos para organizar a las masas y planificar democráticamente la lucha. Necesitamos un Congreso Nacional de delegados de todos los partidos y organizaciones de masas, así como de los comités de acción para organizar la lucha. Llamamos a la creación de comités de autodefensa que son esenciales para resistir a las bandas fascistas y la represión estatal.

Sin tener ninguna ilusión sobre la limitación de la democracia burguesa y el sistema parlamentario corrupto, defendemos incondicionalmente todos los derechos democráticos contra los golpistas militares e institucionales. Combinamos tal defensa de los derechos democráticos con el llamamiento por una Asamblea Constituyente Revolucionaria  con delegados electos por los trabajadores y sectores populares que debatan y construyan propuestas para resolver los grandes problemas del pueblo brasileño.

Hacemos un llamamiento a todos los activistas que están de acuerdo con nuestro análisis y estrategia para la importante situación actual para unir fuerzas y unirse a nosotros en nuestros esfuerzos para construir un partido revolucionario!

* ¡No la criminalización de las manifestaciones políticas y la criminalización de los movimientos sociales!

* ¡La seguridad pública no es el papel de las fuerzas armadas! ¡Por la cancelación de la intervención militar federal en el estado de Río de Janeiro!

* ¡Por la creación de comités de acción en fábricas, sindicatos, barrios, favelas y regiones periféricas en defensa de nuestros derechos y contra el gobierno de los golpistas y contra cualquier intervención militar!

* ¡Por los comités de autodefensa de los trabajadores y los pobres en los vecindarios y periferias!

* ¡Abajo el dispositivo constitucional que permite al ejército intervenir en asuntos políticos!

* ¡Por la Asamblea Constituyente Revolucionaria!

 

Anuncios