Iliada Brianderella

El DACA es un programa impulsado por Obama durante su administración que protegía a los migrantes indocumentados conocidos como “dreamers”, es decir, que llegaron a EUA siendo niños (alrededor de 2 millones).  El programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia o (DACA por sus siglas en inglés) ofrecía a los beneficiarios trabajos con permisos temporales, licencia de conducir y un número de seguridad social. El 76% de los beneficiados son mexicanos, pero tenían que cumplir ciertos requisitos como: haber entrado al país antes de los 16 años de edad, además de tener un máximo de edad  de  31 años para antes del 2012 (hace 5 años cuando se implementó el programa), estar escolarizados o licenciados en el ejército y no tener alguna condena. A pesar de que el programa no garantiza tener la tarjeta de residencia permanente y condiciona la oferta de becas en universidades para los migrantes a cambio de servicio militar, mínimamente los protegía de la deportación y se les ofrecía como permiso de trabajo.  Cabe destacar que la medida no comenzaría sino hasta marzo del 2018, ahorita ya han terminado las nuevas solicitudes y la posibilidad de renovación y el permiso para los migrantes indocumentados de viajar.

Para entender las implicaciones de estas medidas, tendríamos que comprender en primer lugar que muchos de los trabajadores para grandes empresas como Apple y Facebook son “dreamers” de la misma manera que una gran cantidad de alumnos de universidades como Harvard. Se estima por ahora que la economía que sostienen los “dreamers” al interior de Estados Unidos es de 460 mil millones de dólares lo que implicaría una baja en la ya inestable economía americana. Empezando por el hecho de que una vez terminados los permisos de empleo aquellos que no tengan derecho a renovación serán “suspendidos” hasta nuevo aviso ya que por ahora la parte del empleo con respecto a las leyes del DACA ha quedado escueta.  Se estima un aproximado de 30,000 desempleos por mes, creando un cortocircuito en los impuestos que ya pagaban los dreamers para contribuir en sus comunidades, implicando a su vez un alza de 24. 6 millones en el costo de seguridad social. Sin mencionar, la afectación de que estas medidas tendrán en las remesas hacia México.  Por otro lado, abogados como  Butch Otter de Idaho han  amenazado con demandar a Trump si no termina el programa.

Hasta ahora los ya deportados se han enfrentado al desempleo y a la negligencia por parte de la administración de Peña Nieto debido a que no quiere afectar los intereses de Donald Trump durante la renegociación del TLC.  Además de que no se ha manejado la situación de la educación de los deportados aun contando con el programa PROBEM de la SEP, pareciera que no se ha logrado la comunicación correcta entre las universidades o preparatorias en las que estudiaban y las escuelas nacionales.  Más que nada porque la página mexterior, la página que creó la SEP para ‘asistir a los estudiantes que han hecho su carrera en el extranjero’ se maneja para aquellos interesados en continuar sus estudios de manera nacional pero no se ha manejado un programa de localización y regularización de estudiantes deportados.  Es obvio que las respuestas de Enrique Peña Nieto, Aurelio Nuño se han quedado en el populismo con una supuesta ayuda a los estudiantes deportados, sin mencionar la nula respuesta de Alfonso Navarrete Prida con respecto a los deportados desempleados, es por esto que se hace necesario un llamado a los sindicatos nacionales e internacionales a unir fuerzas en apoyo a los indocumentados.

Desde el anuncio de finalizar el DACA se han hecho manifestaciones apoyadas incluso por personajes mediáticos y empresarios en contra de las medidas de restricción del DACA impulsadas por Jeff Sessions, reconocido ultraderechista.  Sin embargo, por este lado hace falta generar un movimiento en solidaridad con los “dreamers” denunciando las medidas supremacistas y anti migratorias de la administración de Trump que a su vez exija la legalización de los migrantes. ¡Combatamos la política xenófaba y racista del Gobierno de Trump! ¡Organicemos la lucha por los derechos migrantes en ambos lados de la frontera! ¡Abajo el muro fronterizo y todas las medidas anti-migrantes del gobierno norteamericano!

Anuncios