Jorge Alcocer

La renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte impuesta por el presidente Donald Trump remarca la crisis del imperialismo norteamericano debido a que no ha logrado extraer las suficientes ganancias de sus neocolonias, incluyendo a México donde no se ha podido generar un gran crecimiento económico sino, al contrario, solo ha dejado afectaciones al campesinado, los obreros y sectores populares en México debido al abandono paulatino del campo y la industria nacional, la privatización de servicios y extranjerización empresas, además de los discursos agresivos en contra de México venidos del mandatario estadounidense.

El fin del mandato de Enrique Peña Nieto dejará al país en una incertidumbre económica después de su “administración” junto a las fallidas reformas estructurales implementadas con el Pacto por México, que solo afectan a los trabajadores y campesinos del país; por su parte, la renegociación del TLCAN también afecta a la burguesía nacional que se ve desplazada de los grandes beneficios y subordinada a  los grandes capitales trasnacionales; los únicos puntos positivos para el gobierno mexicano son la Inversión Extranjera Directa que se ha duplicado en nuestro país donde en el 2012 alcanzó su punto máximo de 22, 000 millones, junto con los montos de las remesas, las importaciones y las exportaciones.

Pero esto lo que muestra que el único resultado de más de 30 años de TLCAN ha sido una mayor dependencia económica y política de México hacia el imperialismo norteamericano, como el ejemplo del calificativo puesto al embajador de Corea del Norte como persona non grata debido a las tensiones nucleares mientras, por otro lado, la diplomacia mexicana se puso a la cabeza del embate contra Venezuela, mostrando el sobajamiento de la ,burguesía nacional representada por el Gobierno Federal a los intereses de la burguesía internacional.

La renegociación del TLCAN no será con la finalidad de defender los derechos y conquistas sociales de los trabajadores en México sino, por el contrario, que serán afectados por peores condiciones laborales como menos prestaciones, más devaluaciones, menos empleo y más violencia.

El TLCAN es un tratado imperialista para, en el caso de México, inundar su mercado, ceder la mayor parte del territorio a empresas transnacionales, desmantelar el campo mexicano con las importaciones del agro norteamericano, desindustrializar el país a partir de la competencia desigual contra la importación de manufactura extranjera, el congelamiento de los salarios, acabando con las prestaciones laborales para mantener mano de obra barata “competitiva”, sobreexplotación de los recursos naturales y la pérdida de soberanía alimentaria y de seguridad.

Concluyendo, la renegociación sólo busca solidificar la presencia de EUA y Canadá en toda América Latina contra la competencia de China y otras potencias, los grandes monopolios buscan la mejor repartición de nuestros recursos naturales y acrecentar la explotación del pueblo mexicano. Por ello, desde la Agrupación de Lucha Socialista denunciamos que la renegociación solo beneficiará a los intereses monopólicos trasnacionales y continuará minando las condiciones de vida y de trabajo de la gran mayoría del pueblo mexicano, por lo que sostenemos ¡Abajo el TLCAN y todos los tratados imperialistas!

Anuncios