Jorge Alcocer

Durante el 2 de septiembre del año pasado, entre 200 a 300 millones de trabajadores se fueron a huelga general convocada por los sindicatos que se movilizaron ante las medidas del gobierno derechista hindú de Narendra Modi.

Debido a que el mandatario dio avance a los proyectos neoliberales con la entrada de empresas privadas en explotaciones mineras; sectores industriales, transportistas y de oficinistas bancarios paralizaron en varios estados de la India con el llamado de sindicatos a detener la actividad económica en varias regiones.

Días previos a la huelga general, el gobierno indio intentó evitar la huelga general con el anuncio del aumento al salario mínimo hasta las 350 rupias diarias equivalente a 4 euros al día, sin embargo fue rechazada por los sindicatos ya que afecta a miles de trabajadores en sus condiciones laborales.

La huelga puede abrir pauta al inicio de una nueva acumulación de fuerzas que lleven a mejoras sociales tanto para los trabajadores de la India y los trabajadores de Asia; pero también es indicio de nuevos aires en el movimiento obrero no solo en el continente asiático sino a nivel internacional ¡Construyamos un Partido Mundial de la Revolución Socialista!

 

Anuncios