Tracio Sánchez.

 Durante el pasado V Congreso Nacional Indígena, el EZLN lanzó la propuesta de conformar un Consejo de Gobierno que creara las condiciones para, entre otras cosas, lanzar a una mujer representante de los pueblos indígenas como candidata independiente a las próximas elecciones. En la pasada edición de Lucha Socialista, saludamos esta propuesta e incluso asistimos a la segunda sesión del quinto congreso para aportar y ser parte de este proceso.

 Como organización, estamos acostumbrados a analizar, ser críticos y autocríticos, tanto del movimiento social en general, como de nuestra organización en particular. No lo hacemos por estar compitiendo o saber quién tuvo la razón o no. Lo hacemos porque, creemos, es el mejor método para sacar las lecciones adecuadas para la lucha y resistencia. Por eso, quisiéramos plantearles tres hechos que creemos se nos hacen importantes señalar.

 El primero es sobre los tiempos, si bien nosotros partimos de que ustedes son los que definen el momento de su lucha, creemos importante recordar que las elecciones serán en el 2018 pero la recolección de firmas para el registro es antes; dicha recolección debe tener un alcance nacional y por eso es importante acompañarla de una campaña y la creación de comités promotores que vayan generando las condiciones necesarias, entre otras cosas.

 El segundo problema es que, tanto las organizaciones pequeña como las grandes (caso del EZLN), necesitamos hacernos de las demandas y reivindicaciones inmediatas que afectan a la mayoría de la población, esto es lo que algunos definimos como dirección o referente; lo decimos porque a pesar de negarlo reiteradamente, para muchos el EZLN es una de las direcciones del movimiento de izquierda. El mejor ejemplo fue durante la pasada jornada de lucha magisterial, el solo pronunciamiento de solidaridad de la comandancia zapatista, permitió inyectarles mayor confianza a los profesores que por primera vez salían a luchar, como sucedió principalmente en el norte del país. El propio AMLO hizo lo mismo (acto en reforma el mismo día de la marcha de Ayotzi), aunque su intención no era que el magisterio ganara, sino garantizar el apoyo del magisterio hacia las elecciones, pues recordemos que a los pocos días fueron las elecciones en Oaxaca. Ambos casos catapultaron al movimiento, con la diferencia de que el segundo lo hizo de manera oportunista.

 En el caso de las pasadas jornadas de movilización contra el gasolinazo fue una importante oportunidad para que la dirección zapatista le disputara la hegemonía a las viejas direcciones oportunistas. Si el EZLN hubiera lanzado un llamado a la población movilizada para organizarse y resistir, éstas tendrían más confianza en su propia lucha porque saben que cuentan con el respaldo de los indígenas zapatistas. Pero, ¿qué fue lo que sucedió? que los activistas de MORENA contuvieron la movilización convenciendo a la gente en esperar a las elecciones y la legalidad. No faltó disposición para luchar, sino que faltó orientación y objetivos que solo organizaciones con la experiencia y tradición del EZLN pueden aportar.

 Esto nos lleva al último punto, para nosotros es importante contar con un conjunto de demandas y reivindicaciones que estén organizadas a través de un escrito, manifiesto, declaración o, como nosotros le decimos programa, lo de menos es el nombre. El contar con esta herramienta le permitirá  a la mayoría de los explotados y oprimidos del campo y la ciudad movilizarse por objetivos concretos, es decir debemos decirles que no solo lucharemos en contra del despojo a los pueblos indios, sino que además nos oponemos al gasolinazo, y que para ello es necesario disputar el poder, entre otras cosas.

 Cuando los zapatistas chiapanecos se levantaron en armas, también lo hicieron con una declaración (programa) donde llamaban a luchar a todo el pueblo hasta la caída de Salinas y su TLC. La primera declaración de la selva lacandona contenía una serie de reivindicaciones mínimas que solo serían satisfechas a través de la caída del régimen y Estado capitalista, por eso miles salieron a las calles en apoyo al EZLN. Tampoco los estamos obligando a ser la dirección (aunque creemos que deberían de ser parte de ella), pues son de las pocas organizaciones con la autoridad para ayudar en organizar y coordinar a todo ese conjunto de pequeños colectivos que tratan de resistir y luchar aisladamente a lo largo y ancho del país.

 Por último quisiéramos reiterar, en ningún momento estamos condicionando nuestro apoyo, la Agrupación de Lucha Socialista seguirá movilizándose a favor del EZLN a pesar de las diferencia que tengamos, incluso hemos tomado la decisión de seguir levantando la candidatura independiente de la compañera aun cuando no se haya conseguido el registro legal, quizás nuestra única diferencia es que nosotros sí levantaremos un programa para que la mayoría de los de abajo cuenten con una herramienta de lucha en su  camino hacia su liberación y emancipación.

598050249_640

¡Viva el Consejo de Gobierno y la candidata indígena!

¡Fuera Peña y los partidos del pacto!

¡Por un gobierno indígena, obrero, campesino y popular!

¡No a las reformas estructurales!

¡Por un Frente Nacional para organizar la lucha y resistencia en el campo y la ciudad!