En el V Congreso Nacional Indígena celebrado a mediados de octubre del presente año (en el marco de su XX aniversario) el EZLN propuso al CNI lanzar la candidatura independiente de una mujer indígena para los comicios presidenciales a efectuarse en 2018, lo cual será sometido por consulta a las bases indígenas que componen dicho referente, cuyos resultados serán dados a conocer entre el 30 y 31 de diciembre.

Si bien es necesario esperar a ver si es aceptada la propuesta y cómo es planteada en términos de la línea política y los métodos que se establezcan, no obstante, desde la ALS saludamos la iniciativa de plantear la candidatura de una mujer indígena en este país caracterizado por un régimen político autoritario, basado en los partidos burgueses pro-patronales, así como por una cultura machista y racista, con altos niveles de feminicidios, y demás formas de violencia y discriminación hacia la mujer y las comunidades indígenas que aún impera en nuestros días.

Además, las próximas elecciones, tanto locales en 2017 como presidenciales en 2018, se darán en una situación de creciente fractura del régimen, ingobernabilidad institucional e ilegitimidad de los partidos tradicionales, lo que prefigura un escenario en el que la burguesía se muestra incapaz de impulsar una candidatura de consenso y que sea convincente para el pueblo, lo que puede abrir posibilidades inéditas y explosivas en la situación política nacional.

En ese sentido, es imprescindible para toda organización que se reivindique revolucionaria, definir un posicionamiento claro al respecto, pues dicho fenómeno será una prueba de fuego que dividirá aguas entre el sectarismo y el oportunismo, por un lado, y la izquierda revolucionaria, por otro.

Frente a ello, celebramos la iniciativa formulada por el EZLN como un espacio para promover el imprescindible debate de temas largamente aplazados entre la izquierda independiente mexicana y, asimismo, para generar mecanismos que abonen a la agitación y concientización entre la población así como a la articulación organizativa y la movilización conjunta entre los distintos procesos de resistencia al despojo y de lucha en contra del régimen y sus reformas.

Nos encontramos en proceso de discusión para profundizar y detallar nuestra posición respecto a la mejor manera de apoyar esta propuesta e intervenir en el proceso político que se perfila. En subsecuentes documentos buscaremos plantear una posición de principios en lo referente a esta posible candidatura así como el escenario de la lucha de clases hacia 2018, exponiendo brevemente algunas consideraciones generales que iremos desarrollando y concretando en posteriores entregas.

Anuncios