Nuevos enfrentamientos y una tercer intifada, surgen en la Palestina ocupada.
A raíz del ataque israelí a la mezquita de Al-Aqsa en Jerusalén, donde hubo 50 palestinos heridos incluyendo un bebé, se han desatado nuevos enfrentamientos entre palestinos e israelíes. En dichos enfrentamientos iniciados el 14 de septiembre, 1734 palestinos han sido arrestados por Israel, 156 de ellos menores de edad, y 84 han sido asesinados. Los medios burgueses a nivel internacional, hacen énfasis en los “ataques terroristas” de palestinos armados con cuchillos a ciudadanos israelíes, pero poco o nada se menciona acerca de las condiciones en las que tienen que vivir los palestinos día con día, a causa de la ocupación israelí.

¿Antisemitismo, terrorismo? ¿Desde el punto de vista de quién?
El sionismo acusa de terrorismo a los jóvenes que han atacado con cuchillos a militares y civiles israelíes, cabe señalar que la mayoría de esos civiles están armados y bajo entrenamiento militar continuo, y entendemos las razones que motivan a los jóvenes a llevar a cabo dichas acciones, sabiendo que en ello ponen en juego su propia vida. El sionismo acusa hoy de “terrorista” a cualquier manifestación de resistencia ante el ocupante, omitiendo que en el pasado grupos de israelíes (el Irgún y la Lehí) enfrentaban a los británicos que los tenían como protectorado y a los árabes para expulsarlos de sus tierras, con métodos violentos (bombas, ataques guerrilleros y asesinatos selectivos) que hoy repudian. No olvidamos la masacre de árabes en Deir Yassin en 1948 por parte de estos grupos sionistas que asesinaron a más de 100 aldeanos palestinos.

Recordemos también que la creación del Estado de Israel se da al término de la segunda guerra mundial como un acuerdo entre las potencias vencedoras (EUA, Reino unido y la URSS). Desde inicios del siglo XX, el imperialismo británico promueve la llegada de colonos judíos al territorio palestino, para contribuir en la creación de un enclave militar para controlar la región de Medio Oriente y el mundo árabe. Después, el imperialismo yankee ha apoyado y fortalecido la ocupación y la política de despojo, opresión, genocidio y limpieza étnica llevada a cabo por los sionistas con el visto bueno de la ONU desde su creación. Para la población palestina esto ha implicado décadas de opresión, un éxodo masivo, falta de derechos, desempleo, hambre, violencia, etc. Particularmente los jóvenes, protagonistas de este levantamiento son nombrados como la generación perdida de Oslo, cuya tasa de desempleo alcanza el 40%, y no conocen otra realidad más que la ocupación.

Mientras los palestinos se defienden con piedras, palos y cuchillos, el ejército de Israel (uno de los ejércitos mejor armados del mundo) ataca día con día a los palestinos. En las últimas semanas, por ejemplo, soldados israelíes abrieron fuego a pescadores palestinos, en la costa de Gaza, dañando sus redes y botes de pesca, hecho que ha ocurrido literalmente miles de veces desde el año pasado. El ejército israelí hace esto para obligar a los pescadores a dejar su profesión que les deja buenos ingresos, para chantajearlos cuando son arrestados, además de obligarlos a que den información y buscar alejarlos de las áreas que contienen gas natural. También se ataca deliberadamente a periodistas palestinos y en general a toda la población.

La reacción contra los ataques con cuchillos demuestra los abusos del Estado Israelí, ya que de inmediato se ordenó la demolición de las casas de las familias de jóvenes palestinos que atacaron a fuerzas de seguridad israelíes, se les ha prohibido volver a construir sus casas, perderán el derecho a seguir viviendo en Jerusalén y se les han conscado sus bienes, todo como pretexto para incrementar la ocupación; además de las ejecuciones preventivas, que permiten asesinar primero y preguntar después, al mínimo indicio de amenaza. La realidad es que los ataques con cuchillos a militares israelíes o ciudadanos armados, son un reflejo de la desesperación de una juventud que está condenada, cuyo verdadero enemigo es el Estado sionista que arma a su población hasta los dientes, la entrena militarmente y la incita a atacar y oprimir a los palestinos.

La solución de los dos Estados es imposible.
La maquinaria imperialista yankee sigue dotando de recursos económicos, militares y de apoyo político a Israel para que este haga y deshaga a su antojo. Los recientes hechos ocurridos en París, fortalecen al sionismo, Netanyahu, Putin, Hollande, Merkel, etc. cierran las para “hacer frente al terrorismo”, léase combatir a las masas en lucha, se atiza también el odio y los ataques en contra de los refugiados, musulmanes, árabes, etc. La contrarrevolución se alinea para evitar que se desate una tercera intifada que se extienda por todo Medio Oriente y llegue Europa desde Grecia. Antes de lo ocurrido en París, Netanyahu y Putin ya se habían reunido para acordar cómo evitar que las masas sirias atraviesen la frontera común y que ataquen al Estado sionista.

El Estado de Palestina no existirá mientras exista el de Israel, los propios funcionarios israelíes han externado públicamente que no hay posibilidades de que exista un Estado Palestino. Quienes propugnan por la solución de los dos Estados, están condenando a los palestinos a vivir bajo una ocupación permanente. La única posible liberación de Palestina, pasa por acabar con la maquinaria opresora que es el Estado de Israel, tirar al sionista Netanyahu, y acabar con su ejército, garante de la ocupación y gendarme de toda la región, esto nada tiene que ver con “antisemitismo”. Acabar con el Estado de Israel no signica acabar con los judíos, sino con el aparato represor y opresor que significa el Estado de Israel. Para ello se requiere, no sólo a los palestinos, sino un levantamiento de las masas de Medio Oriente, bajo una dirección revolucionaria y con el apoyo y solidaridad activa de la clase trabajadora del mundo, en una ofensiva no sólo contra el sionismo, sino contra el conjunto del imperialismo.

¿Con Hamas, con Al Fatah?
La heroica resistencia Palestina, como en la primera y segunda intifadas, se levanta y deende con lo que puede y como puede. Las direcciones de su movimiento han traicionado o son incapaces de llevar la liberación palestina a su triunfo, sólo se dedican a disputarse el control de la Autoridad Nacional Palestina, dependen el programa de los dos Estados para asegurarse el control de lo que pudiera ser un “intento” de Estado Palestino, por supuesto bajo el permanente yugo y control del sionismo. A contracorriente, son los jóvenes quienes se levantan, al margen de estos partidos dominantes e incluso teniendo que enfrentar a las propias fuerzas de seguridad palestinas que en vez de encarar al ejército israelí, contribuyen a quebrar la heroica resistencia palestina. Es sumamente progresivo que estos jóvenes actúen de manera independiente, y rebasando a sus propias direcciones traidoras, fundamentalistas o conciliadoras, enfrentándose ellos al ejército y a los ciudadanos armados, así como en Siria. Lo que hace falta son armas y forjar una dirección revolucionaria internacionalista, que lidere la lucha palestina y contribuya a su liberación.

¡Por una Palestina, única, laica, democrática y no racista! ¡Por un gobierno palestino obrero y campesino!
La lucha contra el Estado sionista, no sólo es tarea de los palestinos, sino del conjunto de las masas árabes, tanto de los palestinos exiliados, como toda la clase trabajadora de Medio Oriente, que está viviendo la barbarie. El avance de la contrarrevolución y del Daesh (“el que pisa a otro”, conocido como Estado islámico o ISIS), sólo lo pueden frenar y derrotar los explotados y oprimidos de Medio Oriente, con la solidaridad internacionalista. La liberación Palestina va de la mano con la lucha por una Federación de Repúblicas Árabes Socialistas, construyendo el Partido internacional que se ponga a la cabeza de las masas árabes y explotadas del mundo y lleve al triunfo su ímpetu revolucionario.

Ahora más que nunca, el internacionalismo a la manera de Lenin, Luxemburgo, Marx, Trotsky, de las brigadas internacionalistas que apoyaron la revolución española; es fundamental. El pueblo Palestino no puede ni debe dar esta lucha solo, más ahora que abiertamente se coordina y cierra las la contrarrevolución para aplastar las masas y evitar una tercera intifada que se extienda en Medio Oriente y el mundo.

¡Armas para la resistencia Palestina!
¡Por la destrucción del Estado sionista de Isræl!

ls8111sin-titulo

Anuncios