Tracio Sánchez

En las pasadas semanas hemos sido testigos de la salida a luchar de diversos sectores del proletariado mexicano. Trabajadores agrícolas, burócratas de las delegaciones del DF, obreros de la Modelo en zacatecas y de Honda en Jalisco, así como el paro en el Instituto de educación Media Superior, son solo algunos ejemplos.

La cervecería Modelo tiene una planta en el municipio de calera en el estado de Zacatecas y desde que la transnacional de capital belga y brasileño compró a la empresa se ha dedicado a atacar las conquistas de los trabajadores, solo un ejemplo, cuando la planta se abrió en 1987 tenía a 5 mil empleados y solo quedan menos de 1500. El 5 de mayo pasado la mayoría de los obreros de la planta decidió abandonar sus labores y concentrarse en la entrada de la fábrica para protestar contra el sindicato y la patronal porque les descontaron el 50% a su reparto de utilidades.

El 22 de septiembre más de 250 trabajadores instalaron un plantón en la entrada de la fábrica para detener los intentos de los líderes charros de aliar a su sindicato a la CTM; de inmediato, directivos de la empresa comenzaron a amenazar a los obreros con despidos si no se disciplinaban. Como las amenazas no sirvieron de mucho, la burguesía pidió ayuda al gobernador del estado Miguel Alonso Reyes quien mandó a su secretario de seguridad, Gral. Jesús Pinto Ortiz, mismo que el 2 de octubre ocupó la fábrica con cientos de elementos armados y apoyado por tanquetas que se colocaron en los distintos puntos de accesos a la planta.

La respuesta de los cerveceros fue inmediata y contundente, al día siguiente estallaron en huelga, ante la negativa de resolver sus demandas decidieron trasladarse a la capital del
país y el lunes en la mañana instalaron un plantón en la plaza central; el gobierno intentó desalojarlos pero la organización y determinación del proletariado hizo que desistiera, obligando a la empresa a negociar al día siguiente. No solo fue detenido el intento de la patronal de alar su sindicato a la CTM, además logro que detengan los despidos y la destitución de los líderes sindicales.

En cuanto a la ensambladora Honda el conflicto comenzó en el 2010 cuando la empresa firmó un contrato de protección con la CTM, los trabajadores respondieron creando un sindicato independiente. A partir de esta fecha los obreros no solo han tenido que enfrentarse a su patrón sino que también contra el gobierno que se niega a reconocer legalmente a su gremio. En abril de 2013 se fueron a paro, la razón fue que durante el reparto de utilidades la CTM obtuvo entre 300 y 400 pesos por trabajador, solo dos días bastaron para doblegar a la transnacional que se tuvo que sentar a negociar con el sindicato independiente que obtuvo para la base un promedio de 17 mil pesos por compañero.

El 5 de febrero fueron detenidos por fuerzas policiacas 4 ex trabajadores que repartían propaganda a las afueras de la planta, durante este periodo más de diez dirigentes del sindicato fueron despedidos pero gracias a la solidaridad de clase de sus compañeros, varios de ellos han logrado su reinstalación. Sin embargo el 15 de octubre se realizaron las elecciones para ver quien se quedaba con la titularidad del contrato colectivo entre la CTM y el Sindicato de Trabajadores Unidos Honda México, resultando perdedor el sindicato independiente. Los charros además de contar con el apoyo de la empresa, logro que el gobierno aceptara el padrón de trabajadores de más de 2500 aliados cuando el número de trabajadores no es mayor a 1700. Estos son solo dos ejemplos que demuestran la disposición de la clase obrera para salir a luchar por sus demandas, pero es necesario que el proletariado mexicano se unifique pues se comienza configurar como tendencia la lucha de diversos sectores obreros por independencia y democracia sindical; pero que también debe ir hacia una independencia política, la vinculación de las luchas gremiales con la lucha política y con la articulación de las luchas de la clase obrera a nivel internacional; en ese sentido, hacemos un llamado a los trabajadores a solidarizarse con acciones concretas internacionalistas en apoyo a las masas árabes; llamamos a los sindicatos que se reclaman independientes y democráticos a movilizarse contra el ataque imperialista en Siria y Medio Oriente. Desde hace dos años el magisterio democrático se viene movilizando contra la reforma educativa-laboral, los mineros continúan resistiendo los ataques de la patronal y la reciente huelga general en el valle de San Quintín plantean la urgente necesidad de unificar y extender la lucha: pelear por contratos colectivos, en contra de las contrataciones individuales; disputarle el reconocimiento al gobierno, arrebatarle el sindicato a las centrales corporativas y el liderazgo a los dirigentes burocráticos, desarrollando organismos de representación y participación desde las bases como forma para democratizar los sindicatos. Es necesario que la clase obrera acaudille a los explotados y oprimidos del país para romper el aislamiento y dispersión en la que nos encontramos a través de la formación de un Frente Nacional de Lucha que genere las condiciones a un Paro General. Este frente deberá estar integrado por todos los sectores que hoy por cualquier razón se enfrentan a la burguesía y su gobierno.

¡Viva el Sindicato de Trabajadores Unidos honda México!
¡No más despidos en la Modelo!
¡Abajo el charrismo sindical!
¡Por la unidad internacionalista de la clase obrera!

Anuncios