Karla Flores

El sistema capitalista se apropia de los recursos naturales haciendo una explotación intensiva de estos, causando despojo y destrucción al ambiente. Tal es el caso del agua que es un recurso vital y que se buscan nuevas formas de comercializarla internacionalmente a través de la llamada Agua Virtual, donde los beneficiados son países con gran desarrollo industrial o petrolero pero con recursos hídricos escasos para producir alimentos, bienes o servicios y utilizan su riqueza para obtenerlos de otros países.

LOS PROYECTOS HIDRÁULICOS EN CONTRA DE LA POBLACIÓN
En los 30´s el objetivo de la construcción de presas era aumentar la capacidad de almacenamiento para ampliar la superficie de irrigación, generar electricidad y por último dotar de agua potable a la población. Este modelo de prioridades para el agua persiste sólo que ahora ya no se favorece al campo, ahora se favorece totalmente a las empresas privadas que pueden concesionar grandes caudales para utilizar el agua como mejor les convenga. El golpe es implacable con una Reforma Energética que se basa en la creciente generación de energía, métodos de extracción de hidrocarburos, extracción de minerales y energía renovable, en los cuales, se hará uso y abuso del agua nacional.

Los transvases corresponden a la transferencia de agua por bloque de una cuenca hidrológica a otra; el proyecto del Acueducto Independencia, acordado y comenzado a construir sin consultar a la tribu Yaqui, pretende trasvasar alrededor de 60 millones de metros cúbicos de agua de la cuenca del Río Yaqui a la del Río Sonora. Para defender el agua, los Yaquis bloquearon durante meses la principal autopista del noroeste y realizaron caravanas a Ciudad de México. Dos de sus líderes Fernando Jiménez Gutiérrez y Mario Luna estuvieron encarcelados acusados de secuestro. Los Yaquis siguen en la lucha, denunciando que 5 000 hectáreas de su territorio están muertas y que la salinización y el cauce del río Yaqui se redujo dramáticamente.

La CONAGUA pretende imponer proyectos de este tipo privatizando la tierra y el agua de las comunidades, la PROFEPA ha jugado muy bien su papel, guardar silencio ante la destrucción del ambiente. Para el proyecto del Zapotillo (Tabla 1, Proyectos), la construcción del Trasvase y su explotación serían por 25 años y estaría en manos de la empresa española ABENGOA.

CONAGUA ADMINISTRA Y SACMEX REGULA
La Ley de Aguas Nacionales promulgada en 1992, publicada dos años antes del TLC, deja en claro lo que en la Constitución no se plasmó: el agua puede privatizarse y hacerse de ella una mercancía, considerándola como un recurso vital, escaso y de alto valor económico (Artic. 9).

Recordemos la iniciativa de Ley de Aguas Nacionales de febrero del 2015 mal llamada “Ley Korenfeld”, donde se pretende brindar la total concesión a privados para construir y operar la infraestructura hidráulica; con ello, la dotación, regulación, calidad y presión del agua es de CONAGUA, avalada por las SEMARNAT y por el Ejecutivo Federal

En la Ciudad de México el agua potable llega mediante dos sistemas: el sistema Cutzamala, que pasa por la cuenca del Cutzamala-Lerma y llega a la Cuenca del Valle de México y, el otro, es el sistema Lerma que llega desde la cuenca Lerma mediante un sistema de presas interconectadas y que se necesita bombear el agua debido a la diferencia de altitud, lo mismo para el Cutzamala. El acceso al agua potable sigue una política clasista de racionar el agua a las colonias marginadas, incluso, dejarlas sin agua por meses consecutivos, como es el caso de Iztacalco e Iztapalapa.

Se indica en las estadísticas que en la CDMX el 97% de las viviendas tiene acceso al agua potable; este dato queda opacado, ya que la forma de disponibilidad (el monopolio de las pipas, en donde más de 24,512 habitantes hacen uso de estas a precios elevados), la frecuencia y calidad, indican lo contrario.

El GDF estableció cortes técnicos y un sistema de racionamiento para administrar la escasez del agua y reparaciones al Sistema Cutzamala, que quedó plasmado en la Ley de Aguas del DF; hoy los cortes van en aumento, como el ocurrido en febrero de este año en el cual, más de 13 delegaciones se quedaron sin agua casi una semana ante el desabasto que va creciendo, y colonias sin agua por meses hoy salen a las calles a protestar y reclamarle al SACMEX su política de regular el agua y ofrecerla solo a quienes puedan pagar por ella.

La sobre-explotación de acuíferos para la extracción de agua potable en la CDMX genera problemas de hundimientos afectando las tuberías de agua potable y agua residual, generando grietas en el suelo como son las de Chalco, Iztapalapa y Aeropuerto; con el impulso de la política desmedida de crecimiento de las ciudad de forma vertical, sin una adecuada planeación que tenga contemplada la disponibilidad de los servicios básicos, el problema de desabasto de agua se recrudecerá.

Ante organismos como la CONAGUA, SEMARNAT, SACMEX y la PROFEPA que benecian a la industria privada, conformemos comités de lucha por el agua y por un desarrollo planicado de las diferentes ciudades y regiones del país.

¡Sigamos el valeroso ejemplo de la tribu Yaqui y junto a ellos luchemos por el agua!
¡En contra de la Reforma Energética que despoja y se adueña de los recursos naturales!

Anuncios